“Co­mer bien no es si­nó­ni­mo de hacer die­ta y pa­sar ham­bre”

El Dia de Cordoba - - Programación Televisión - Marta Pé­rez-Mi­ya­res

–¿Vi­vi­mos en­ga­ña­dos? –Vi­vi­mos per­sua­di­dos por mu­chos fac­to­res que lle­van al con­su­mo de los ul­tra­pro­ce­sa­dos y que ha­cen que co­ma­mos co­mi­da in­sa­na sin dar­nos cuen­ta, con co­mes­ti­bles lle­nos de mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad, in­nu­me­ra­bles pun­tos de ven­ta tan­to en el supermercado co­mo a la hora de co­mer fue­ra e in­clu­so en el pro­pio hos­pi­tal. Es­tán por to­das par­tes y son co­mo una dro­ga.

–Al fin y al ca­bo, los ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos son to­do un ne­go­cio. –Efec­ti­va­men­te, hay in­clu­so far­ma­cias que ven­den be­bi­das azu­ca­ra­das y, por su­pues­to, las ba­rri­tas sus­ti

Las mar­cas te avi­san de que no quie­ren que les ha­gas ma­la pu­bli­ci­dad, pe­ro yo no en­ga­ño a na­die ”

tu­ti­vas ri­cas en pro­teí­nas, que no son co­mi­da, en las que mi­ras los ingredientes y son a ba­se de ce­rea­les, adi­ti­vos y de­más. Por su­pues­to, no es una cons­pi­ra­ción pa­ra ma­tar­nos, sino un ne­go­cio con mu­chí­si­mos in­ter­me­dia­rios que lle­gan in­clu­so a lu­ga­res don­de se su­po­ne que quie­ren cui­dar­te. –¿Exis­ten cien­tí­fi­cos y ex­per­tos pa­ga­dos pa­ra no ha­blar so­bre es­tos efec­tos per­ju­di­cia­les?

–Sí, in­tro­du­cen so­bre to­do con­fu­sión, pa­ra que no es­tén muy cla­ros los efec­tos de es­tos ali­men­tos, de for­ma que fi­nan­cian es­tu­dios o pa­gan a ex­per­tos pa­ra de­cir que lo im­por­tan­te son las ca­lo­rías, por ejem­plo. Así pue­des co­mer de to­do si te con­tro­las las ca­lo­rías y ha­cen que sea lo mis­mo que desa­yu­nes galletas o fru­tos se­cos, cuan­do no es así, ya que al­gu­nos tie­nen com­po­nen­tes be­ne­fi­cio­sos y otros no. Es así co­mo las em­pre­sas in­ten­tan pro­te­ger­se pa­ra que la gen­te al final no se­pa qué es lo que es­tá co­mien­do.

–¿Es la po­bla­ción in­fan­til la más vul­ne­ra­ble? –Cla­ro, les in­tere­sa te­ner sus pri­me­ros clien­tes fi­de­li­za­dos desde bien pe­que­ños. ¿Por qué pien­sa que les po­nen re­ga­los y mu­chas ofer­tas? Lo mis­mo ocu­rre con los ado­les­cen­tes, les po­nen sus re­fe­ren­tes y con­si­guen que es­te gru­po de po­bla­ción, más vul­ne­ra­ble y sin ac­ti­tud crí­ti­ca pa­ra cui­dar­se, com­pre más ul­tra­pro­ce­sa­dos. Exis­te una ne­ce­si­dad ur­gen­te de edu­car a nues­tros hi­jos desde el co­le­gio, in­di­cán­do­les cla­ra­men­te qué es co­mi­da sa­lu­da­ble y qué no.

–Ha­bla en su li­bro de los ma­lin­fluen­cers .

–Las re­des so­cia­les hoy en día se han pues­to más de mo­da gra­cias a los inf luen­cers y es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­tes son las ins­ta­ma­mis o los ins­ta­pa­pis, más en es­te ca­so las ma­dres, que ex­po­nen el día a día de sus hi­jos en las re­des so­cia­les.

En es­te ca­so los se­gui­do­res son otros pa­dres y ma­dres a los que les ha­cen pro­mo­cio­nes a ve­ces ocul­tas o no de­cla­ra­das de co­mi­da in­sa­na, lo cual tie­ne un im­pac­to ne­ga­ti­vo y bas­tan­te cruel en la so­cie­dad, co­mo po­drá ima­gi­nar.

–¿De ver­dad pien­sa que nos es­tán si­len­cian­do?

–Lo que ocu­rre es que, cuan­do lle­gas a te­ner gran im­pac­to, las mar­cas te avi­san de que no quie­ren que les ha­gas ma­la pu­bli­ci­dad, pe­ro yo no es­toy en­ga­ñan­do a na­die. Lo úni­co que ha­go es leer la eti­que­ta, la más pe­que­ña, de­jan­do cla­ro que ba­jo la evi­den­cia cien­tí­fi­ca no son sa­lu­da

bles. Por con­tra, hay mu­cha co­mi­da real que se es­tá ago­tan­do en los su­per­mer­ca­dos mu­cho an­tes por­que las re­co­mien­do, co­mo el yo­gur na­tu­ral sin azú­car, cho­co­la­te ne­gro 85%, hu­mus, gua­ca­mo­le, que tam­bién se ven be­ne­fi­cia­dos.

–¿Estamos bio­ló­gi­ca­men­te adap­ta­dos a es­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos?

–No, son muy re­cien­tes y un cla­ro ejem­plo es que aún vi­vi­mos con ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, co­mo nues­tras abue­las, que no los con­su­mían en su ju­ven­tud. De ahí que nues­tro cuer­po no es­té ca­pa­ci­ta­do pa­ra co­mer tan­tos pro­duc­tos de es­te ti­po y pro­vo­quen efec­tos ad­ver­sos o en­fer­me­da­des cró­ni­cas y no trans­mi­si­bles ca­da vez más. Ha­bla­mos de al­gu­nos ti­pos de cán­cer, la dia­be­tes ti­po dos, las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, al­gu­nas en­fer­me­da­des men­ta­les, que ca­da vez apa­re­cen an­tes, con 30 y 40 años, y que tie­ne mu­cho que ver con nues­tros há­bi­tos, es­pe­cí­fi­ca­men­te la ali­men­ta­ción.

–¿Y la sa­lud men­tal? –So­mos lo que co­me­mos, ya que for­ma par­te de nues­tro cuer­po y, por tan­to, de nues­tro ce­re­bro. La de­pre­sión es una en­fer­me­dad mul­ti­fac­to­rial don­de hay mu­chas cau­sas im­pli­ca­das y ca­da vez hay más es­tu­dios que re­la­cio­nan la ma­la ali­men­ta­ción con nues­tro es­ta­do aními­co. Lo que ocu­rre es que ten­de­mos a com­pen­sar ese es­ta­do co­mien­do es­tos pro­duc­tos tan pla­cen­te­ros a cor­to pla­zo y abu­san­do de ellos, cuan­do en reali­dad cuan­to más co­mes peor te vas a sen­tir, crean­do así un círcu­lo vi­cio­so del que es di­fí­cil es­ca­par.

–¿Es di­fí­cil de­jar los ul­tra­pro­ce­sa­dos y con­ver­tir­se en un real­foo­der?

–No hay que pen­sar que co­mer bien es si­nó­ni­mo de hacer die­ta pa­san­do ham­bre o pri­ván­do­nos de mu­chas co­sas, tie­nes que apren­der a uti­li­zar una amplia ga­ma de ali­men­tos: fru­tos se­cos, le­gum­bres, ver­du­ras, frutas, pes­ca­do, car­ne, hue­vo o ce­rea­les in­te­gra­les. Y des­pués, sa­ber co­ci­nar­los de for­ma de­li­cio­sa y co­mer­los pa­ra lle­var una die­ta va­ria­da y con co­mi­da real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.