Pe­que­ño pe­ro ma­tón C

El Dia de Cordoba - - Deportes -

UAN­DO a un en­fer­mo sin cu­ra co­mo era mi ca­so, in­yec­ta­do por la lo­cu­ra del fútbol, apa­sio­na­do de mi afec­ción, me ha­bla­ron por pri­me­ra vez del nú­me­ro 21, me vi­nie­ron mu­chas ideas a la ca­be­za: el dor­sal de Zi­da­ne en la Ju­ven­tus, el de Luis En­ri­que en el Ba­rça o tam­bién el gran pal­ma­rés de la Se­lec­ción Sub-21 a ni­vel eu­ro­peo. Sin em­bar­go, aquel 21 me co­gió des­pre­ve­ni­do…

El mé­di­co hi­zo un apar­te con mi mu­jer y con­mi­go y nos ex­pli­có con pa­cien­cia que el cro­mo­so­ma 21 es “pe­que­ño pe­ro ma­tón”, así lo di­jo. Y es que sien­do uno de los cro­mo­so­mas más pe­que­ños que exis­te en el cuer­po de una per­so­na es uno de los que os­ten­ta ma­yor in­fluen­cia so­bre el ge­no­ma hu­mano. Es tan ca­pri­cho­so que cuan­do, en vez de dos, te­ne­mos tres (tri­so­no­mía del par 21) nues­tro as­pec­to men­tal y fí­si­co es dis­tin­to al que has­ta aho­ra yo ha­bía en­ten­di­do co­mo nor­mal.

Cuan­do fi­nal­men­te nos ha­bló de Sín­dro­me de Down, yo sa­bía que aquel mo­men­to iba a cam­biar nues­tra re­la­ción, nues­tra men­ta­li­dad y nues­tras vi­das. Lle­var den­tro un ni­ño con Sín­dro­me de Down fue, tras el shock ini­cial que su­pu­so, una ex­pe­rien­cia in­só­li­ta pa­ra no­so­tros que re­sul­tó ser la más ma­ra­vi­llo­sa de nues­tra exis­ten­cia.

Fue­ron me­ses de mu­chí­si­ma ilu­sión por ver­le pron­to y por pri­me­ra vez la ca­ra a nues­tro hi­jo. Los mé­di­cos nos pu­sie­ron en va­rias oca­sio­nes de ejem­plo a otros pa­dres que atra­ve­sa­ban por la mis­ma ex­pe­rien­cia. A los doc­to­res le gus­tó la for­ma có­mo mi mu­jer y yo ha­bía­mos afron­ta­do el em­ba­ra­zo. Pe­ro, en reali­dad, no­so­tros lo úni­co que hi­ci­mos, an­tes y des­pués de con­ver­tir­nos en ex­per­tos en cro­mo­so­mas, fue amar­lo desde el pri­mer mo­men­to.

El na­ci­mien­to de Ger­mán fue el ins­tan­te más emo­cio­nan­te de to­da mi vi­da. Cuan­do al fin lo tu­ve en­tre mis bra­zos, aquel ni­ño me pa­re­ció el ser más gua­po e in­creí­ble que nun­ca ha­bía vis­to, a pe­sar de que no pa­ra­ba de llo­rar y ya au­gu­ra­ba in­fi­ni­tas no­ches en vela.

Ger­mán cre­cía más rá­pi­do de lo que nos hu­bie­se gus­ta­do y de­jó de ser un be­bé pa­ra ser un ni­ño en­can­ta­dor, lleno de sen­ti­mien­tos bo­ni­tos, in­quie­tu­des a las que cons­tan­te­men­te in­ten­ta­ba po­ner res­pues­ta y una ale­gría des­bor­dan­te. Pe­ro, so­bre to­do, Ger­mán era un ni­ño enor­me­men­te in­te­li­gen­te. Es­to úl­ti­mo lo di­je una vez en una char­la con otros pa­dres y va­rios de ellos me mi­ra­ron con una ex­pre­sión que yo in­ter­pre­té co­mo una mez­cla de sor­pre­sa y com­pa­sión. Sin em­bar­go, yo ha­bla­ba muy en se­rio.

El día que Ger­mán me di­jo que que­ría ju­gar al fútbol lo re­cuer­do aho­ra con un sin­sa­bor agri­dul­ce. Fe­liz por­que no te­nía du­das de que iba a dis­fru­tar ju­gan­do, pe­ro con te­mor por sa­ber si eso era lo me­jor pa­ra él. ¿Qué pa­dre no hu­bie­se ins­cri­to a Ger­mán en un equi­po? Yo, desde lue­go, lo hi­ce. Mi pri­mer en­cuen­tro con el pre­si­den­te del club no fue to­do lo ra­zo­na­ble que de­bió ser. Él se sor­pren­dió con es­tré­pi­to so­bre lo que le es­ta­ba pro­po­nien­do. Sí, le res­pon­dí, quie­re ju­gar al fútbol. Sí, le di­je, no sa­be ju­gar. Y sí, le vol­ví a res­pon­der, tie­ne Sín­dro­me de Down. El pre­si­den­te se ras­có la ca­be­za. Co­mo lo vi du­bi­ta­ti­vo, qui­se acla­rar­le al­go las ideas. “Su co­mi­da pre­fe­ri­da son las sal­chi­chas y le en­can­ta bai­lar en su cuar­to”, le di­je. “¿Y eso qué tie­ne que ver?”, me res­pon­dió. “Bueno, co­mo veo que ha mos­tra­do in­te­rés en sa­ber có­mo es mi hi­jo, pues le cuen­to más co­sas so­bre él… ¿o esas no le in­tere­san?”.

Ger­mán se hi­zo en po­co tiem­po im­pres­cin­di­ble en su equi­po. Ape­nas era ca­paz de coor­di­nar­se bien pa­ra gol­pear con acier­to, pe­ro era sin du­da el co­ra­zón y el al­ma de aquel gru­po de chi­cos y chi­cas ale­vi­nes. A los par­ti­dos asis­tía ca­da vez más gen­te y cuan­do Ger­mán sal­ta­ba al cam­po se for­ma­ba un cla­mor de ví­to­res en la gra­da. Su son­ri­sa res­plan­de­cía más que nun­ca y no­so­tros ani­má­ba­mos ca­da ac­ción, sin im­por­tar­nos si le da­ba o no a la pe­lo­ta. En do­ce par­ti­dos Ger­mán ha­bía ju­ga­do ca­si to­dos ellos, ja­más ha­bía mar­ca­do un gol, nun­ca ha­bía da­do un buen pa­se, pe­ro sus pro­gre­sos eran evi­den­tes y, so­bre to­do, con­ta­gia­ba su fe­li­ci­dad al res­to de com­pa­ñe­ros.

El peor mo­men­to de su cor­ta ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta lle­gó. Ger­mán sal­tó pa­ra in­ten­tar ca­be­cear un ba­lón y tras fa­llar se gol­peó en la ca­be­za con el sue­lo. Yo de dos sal­tos me plan­té en el cam­po y fui el pri­me­ro en lle­gar has­ta él. Ha­bía per­di­do el co­no­ci­mien­to, pe­ro es­ta­ba bien… res­pi­ra­ba con nor­ma­li­dad. Lo pu­se en po­si­ción de se­gu­ri­dad y a los po­cos mi­nu­tos re­cu­pe­ró la cons­cien­cia. La am­bu­lan­cia lo tras­la­dó al hos­pi­tal y le die­ron el al­ta aquel mis­mo día. Só­lo fue un sus­to.

Al mar­tes si­guien­te, lle­vé a Ger­mán con nor­ma­li­dad al en­tre­na­mien­to, pe­ro en la en­tra­da el en­tre­na­dor me es­ta­ba es­pe­ran­do. El pre­si­den­te que­ría ver­me. “¿Có­mo que Ger­mán de­be de­jar el equi­po?”, di­je. “Sí, los otros ni­ños y pa­dres es­tán asus­ta­dos”. “¿Y mi hi­jo tie­ne la cul­pa?”. “No, pe­ro es un ni­ño muy es­pe­cial y el club no pue­de asu­mir el ries­go a que le pa­se al­go ju­gan­do al fútbol”. Aque­llo de muy es­pe­cial me do­lió co­mo si me atra­ve­sa­ran con un sa­ble de pun­ta afi­la­da por mi­tad del es­tó­ma­go. No qui­se dis­cu­tir con aquel hom­bre. En reali­dad, no que­ría que Ger­mán es­tu­vie­se en un lu­gar don­de lo con­si­de­ra­ran muy es­pe­cial.

No sa­bía có­mo de­cir­le a Ger­mán que no iría­mos más a ju­gar y que qui­zás ten­dría que de­jar el fútbol. Era una gran in­jus­ti­cia, el fútbol ha­bía sido su gran ilu­sión al le­van­tar­se ca­da ma­ña­na. Pa­sa­dos unos días re­ci­bí una lla­ma­da. Era de otro club. Se ofre­cían a que Ger­mán ju­ga­ra con ellos. “¿Có­mo se ha en­te­ra­do?”, le di­je. “Ger­mán es co­no­ci­do de to­dos, que­re­mos que es­té con no­so­tros y que nos con­ta­gie su ale­gría de ju­gar. Con no­so­tros Ger­mán se­gui­rá son­rien­do”. Aque­llas pa­la­bras fi­na­les me cau­ti­va­ron y me con­ven­cie­ron. “Por su­pues­to que sí”, le con­tes­té. Col­gué. Ape­nas pa­sa­ron diez mi­nu­tos y el te­lé­fono vol­vió a so­nar. Era el pre­si­den­te de otro club. Diez equi­pos me lla­ma­ron en los si­guien­tes tres días y to­dos que­rían que Ger­mán ju­ga­ra con ellos. ¿Hay al­gu­na for­ma me­jor de de­mos­trar a un pa­dre el ca­ri­ño ha­cia su hi­jo? Sí, la hay…. En el par­ti­do de su de­but, to­dos sus nue­vos com­pa­ñe­ros sal­ta­ron al cam­po con una ca­mi­se­ta del equi­po con el mis­mo nom­bre, “Ger­mán”. Pe­ro cuan­do no pu­de evi­tar emo­cio­nar­me fue cuan­do se die­ron la vuel­ta. En la es­pal­da, to­dos lu­cían el mis­mo dor­sal, el 21.

A los par­ti­dos asis­tía ca­da vez más gen­te y cuan­do Ger­mán sal­ta­ba al cam­po se for­ma­ba un cla­mor de ví­to­res en la gra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.