EL DESPERTAR DEL PAR­LA­MEN­TO BRI­TÁ­NI­CO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

LA sa­ga Bre­xit ha te­ni­do más cam­bios abrup­tos en su guión que Jue­go de Tro­nos y su fi­nal no apa­re­ce con cla­ri­dad en el ho­ri­zon­te. El 29 de mar­zo se con­fir­mó por ter­ce­ra vez el fra­ca­so del acuer­do de The­re­sa May con la Unión Eu­ro­pea, si bien en es­ta oca­sión los Co­mu­nes lo re­cha­za­ron só­lo por 58 vo­tos, en lu­gar de las es­tre­pi­to­sas de­rro­tas an­te­rio­res. En es­tas cir­cuns­tan­cias, la tra­di­cio­nal ima­gen bri­tá­ni­ca de so­sie­go ha que­da­do en en­tre­di­cho y ha mos­tra­do la pro­fun­da trans­for­ma­ción de sus pi­la­res cons­ti­tu­cio­na­les.

El sis­te­ma de checks and ba­lan­ces, mo­da­li­dad bri­tá­ni­ca del prin­ci­pio de se­pa­ra­ción de po­de­res, ha ex­pe­ri­men­ta­do cam­bios im­pre­de­ci­bles ha­ce unos años. El 18 de mar­zo, el spea­ker de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, John Ber­cow, re­cha­zó que el Go­bierno so­me­tie­se por ter­ce­ra vez a vo­ta­ción el acuer­do de May con la Unión Eu­ro­pea. Ber­cow ase­gu­ró que el Ma­nual de Prác­ti­ca Par­la­men­ta­ria Ers­ki­ne May im­pe­día re­que­rir a la Cá­ma­ra Ba­ja que con­si­de­ra­se una pre­gun­ta que ya ha­bía si­do for­mu­la­da en la mis­ma se­sión. La res­pues­ta de la pri­me­ra mi­nis­tra fue acu­sar a los miem­bros del Par­la­men­to de en­tre­te­ner­se en as­pec­tos pro­ce­di­men­ta­les, en un dis­cur­so so­lem­ne­men­te pro­nun­cia­do des­de su re­si­den­cia ofi­cial. Di­cha de­cla­ra­ción no só­lo fue con­tra­pro­du­cen­te, ya que sub­es­ti­mó que ne­ce­si­ta­ba el apo­yo del Par­la­men­to pa­ra la apro­ba­ción del acuer­do, sino que re­pre­sen­tó una vul­ne­ra­ción del mo­de­lo bri­tá­ni­co ba­sa­do en el res­pe­to en­tre eje­cu­ti­vo y le­gis­la­ti­vo. Un dis­cur­so in­cen­dia­rio en el que se pre­sen­ta­ba a los par­la­men­ta­rios co­mo los ene­mi­gos del pue­blo ya pue­de ca­ta­lo­gar­se co­mo un mo­men­to des­afor­tu­na­do en la his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal de es­te país. Prue­ba de ello son las ame­na­zas de muer­te re­ci­bi­das por miem­bros del

le­gis­la­ti­vo, que nos de­be­rían aler­tar fren­te a es­te ti­po de ale­ga­tos.

Pa­ra quie­nes im­par­ti­mos De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en las uni­ver­si­da­des bri­tá­ni­cas, los úl­ti­mos me­ses han mos­tra­do que una de las ba­ses más só­li­das de es­te or­de­na­mien­to, el prin­ci­pio de Su­pre­ma­cía Par­la­men­ta­ria, re­co­no­ci­do du­ran­te la Re­vo­lu­ción Glo­rio­sa en 1688-89, tie­ne fi­nal­men­te una apli­ca­ción prác­ti­ca. A lo lar­go de es­tos años co­mo do­cen­te en el Reino Uni­do, mu­chos de mis alum­nos me han plan­tea­do si en reali­dad di­cha pri­ma­cía co­rres­pon­día al Go­bierno, pues­to que el sis­te­ma elec­to­ral de los Co­mu­nes, the first past the post, pro­pi­cia ma­yo­rías abru­ma­do­ras del eje­cu­ti­vo. Es­ta apre­cia­ción ha si­do in­cues­tio­na­ble has­ta el co­mien­zo del Bre­xit, pe­ro lo pre­sen­cia­do des­de en­ton­ces ha si­do un for­ta­le­ci­mien­to del po­der le­gis­la­ti­vo fren­te al Go­bierno. Al igual que el Rey Ar­tu­ro, el Par­la­men­to, guar­dián dur­mien­te, siem­pre po­día despertar, y ello ha re­sul­ta­do evi­den­te es­tos me­ses. Op­cio­nes al­ter­na­ti­vas al plan de May fue­ron de­ba­ti­das, y que­dó cons­tan­cia de que se es­tá for­jan­do una co­la­bo­ra­ción en­tre dipu­tados de di­fe­ren­tes fuer­zas po­lí­ti­cas.

Na­tu­ral­men­te, las di­fe­ren­cias en­tre el par­ti­do con­ser­va­dor y el par­ti­do la­bo­ris­ta con­ti­núan, pe­ro la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca nun­ca más po­drá en­ten­der­se ex­clu­si­va­men­te en es­tas cla­ves. De he­cho, la di­vi­sión en­tre re­mai­ners y lea­vers co­bra en la ac­tua­li­dad igual im­por­tan­cia, y ten­drá im­pac­to en fu­tu­ras elec­cio­nes. La crea­ción de un gru­po in­de­pen­dien­te, in­clu­yen­do a los la­bo­ris­tas Chu­ka Umum­na y Ch­ris Les­lie, ade­más de las con­ser­va­do­ras An­na Soubry y Sa­rah Wo­llas­ton, es una prue­ba de es­te cam­bio sus­tan­cial.

Ade­más de las tras­cen­den­ta­les trans­for­ma­cio­nes le­ga­les y po­lí­ti­cas, el Bre­xit ha pro­du­ci­do un des­ga­rro so­cial, con mu­chos ciu­da­da­nos frus­tra­dos an­te una sa­li­da ti­bia de la Unión, y mu­chos otros cons­ter­na­dos an­te la pér­di­da de su iden­ti­dad eu­ro­pea, lo cual ex­pli­ca que mi­llo­nes de bri­tá­ni­cos ha­yan sus­cri­to la pe­ti­ción pa­ra anu­lar la sa­li­da del Reino Uni­do de es­te or­ga­nis­mo su­pra­na­cio­nal.

Aun cuan­do la de­rro­ta del vier­nes ha si­do me­nos abul­ta­da que las an­te­rio­res, la au­to­ri­dad de la pri­me­ra mi­nis­tra ha que­da­do da­ña­da irre­ver­si­ble­men­te. Es­ta per­cep­ción de in­te­ri­ni­dad de la cabeza del eje­cu­ti­vo com­pli­ca más el pro­ce­so. La ines­ta­bi­li­dad per­sis­te, pues­to que re­sul­ta­rá muy com­pli­ca­do con­se­guir con­sen­so par­la­men­ta­rio an­tes del 12 de abril, fe­cha pro­pues­ta por los so­cios eu­ro­peos pa­ra que el Reino Uni­do plan­tee una al­ter­na­ti­va via­ble, o por el con­tra­rio, sal­ga sin acuer­do. El prin­ci­pio de su­pre­ma­cía par­la­men­ta­ria es el co­ra­zón de la Cons­ti­tu­ción bri­tá­ni­ca, pe­ro si el po­der le­gis­la­ti­vo no ofre­ce res­pues­ta, ca­da vez co­bra más fuer­za la po­si­bi­li­dad de que sean los ciu­da­da­nos quie­nes in­di­quen có­mo sa­lir de es­te laberinto.

El ‘Bre­xit’ ha pro­du­ci­do un des­ga­rro so­cial, con ciu­da­da­nos frus­tra­dos an­te una sa­li­da ti­bia de la Unión, y otros cons­ter­na­dos an­te la pér­di­da de su iden­ti­dad eu­ro­pea

ROSELL

JA­VIER GAR­CÍA OLIVA

Se­nior Lec­tu­rer in Law, The Uni­ver­sity of Man­ches­ter Lec­tu­rer in Spa­nish Law, The Uni­ver­sity of Ox­ford

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.