EL PA­PA DE LOS ATEOS

El Dia de Cordoba - - Opinión - MAG­DA­LE­NA TRI­LLO @mag­da­tri­llo

ES­TA­MOS tan huér­fa­nos de re­fe­ren­tes que el me­ro he­cho de es­cu­char a un per­so­na­je pú­bli­co ha­blar con lu­ci­dez y cohe­ren­cia se con­vier­te en no­ti­cia. Más aún si el en­tre­vis­ta­dor ha per­sis­ti­do du­ran­te tres años has­ta con­se­guir el en­cuen­tro, si la ini­cia­ti­va par­te de una te­le­vi­sión pri­va­da –teó­ri­ca­men­te su­je­ta a la ti­ra­nía de las au­dien­cias y el es­pec­tácu­lo– y si, con po­cas ho­ras de di­fe­ren­cia, la es­pe­ra­da en­tre­vis­ta al Pa­pa com­par­te pro­ta­go­nis­mo con la his­to­ria de un có­mi­co su­bien­do pel­da­ños a la pre­si­den­cia de Ucrania.

De­jo a un la­do la re­li­gión pe­ro no los va­lo­res; apar­to la ideo­lo­gía pe­ro no la po­lí­ti­ca. No cuan­do nos so­bran pa­ya­sos. Y ac­to­res de se­rie B. Y so­bre­ac­tua­ción. El es­cán­da­lo de Pe­pe Gri­llo en Italia no fue más que el prin­ci­pio; en Es­pa­ña nos han em­pe­za­do a dar pis­tas con la con­fec­ción de las lis­tas pa­ra las ge­ne­ra­les y lo ter­mi­na­re­mos de com­pro­bar en ma­yo. Lo vis­lum­bran tam­bién en Ale­ma­nia cuan­do con­vier­ten en un asun­to de Es­ta­do edu­car con­tra los ar­gu­men­tos sim­plis­tas, lo sa­ben en Fa­ce­book cuan­do se con­vier­ten en ada­li­des de la lu­cha con­tra las fa­ke news y lo su­fren los bri­tá­ni­cos cuan­do has­ta tie­nen que in­ven­tar pa­la­bras pa­ra re­tra­tar el sin­sen­ti­do del Bre­xit. Lo apren­dí ayer: prep­pers ( pre­pa­ra­cio­nis­tas), ciu­da­da­nos que aco­pian ví­ve­res y me­di­ci­nas por si una sa­li­da brus­ca de Eu­ro­pa los lle­va al caos.

Siem­pre son los con­tex­tos los que dan la me­di­da de las co­sas. Tal vez por eso el Pa­pa –el de los cre­yen­tes y el de los ateos– su­pera el es­cru­ti­nio de Jor­di Évo­le en La Sex­ta a gol­pe de sin­ce­ri­dad, de iro­nía y de hu­ma­ni­dad. El ar­te de la en­tre­vis­ta siem­pre es com­par­ti­do en­tre quien pre­gun­ta y quien responde. Por eso Fran­cis­co, así a se­cas, sin ma­yo­res al­ha­ra­cas, sa­bién­do­se fa­mo­so (“¿y qué?”), pre­fie­re re­nun­ciar al po­pu­lis­mo ba­ra­to del aquí y del aho­ra pa­ra des­gas­tar­se en los cam­bios com­ple­jos y pro­fun­dos. ¿Pu­do ha­ber más au­to­crí­ti­ca? Por su­pues­to. ¿Es­qui­vó los jar­di­nes que el pe­rio­dis­ta le pu­so en el ca­mino? Con mu­cha ele­gan­cia… Pe­ro apli­que­mos no­so­tros tam­bién sen­ti­do co­mún: por muy ar­gen­tino que sea el Pa­pa, no po­de­mos pe­dir­le que di­ga que “Mes­si es Dios”; ni que no vea “ra­ro” que un ni­ño se de­cla­re gay; ni que ad­mi­ta el abor­to aun en ca­so de vio­la­ción; ni que no me­ta la pa­ta equi­pa­ran­do el “fe­mi­nis­mo” al “ma­chis­mo con fal­das”…

Pe­ro pu­do adoc­tri­nar y no lo hi­zo. Pu­do re­fu­giar­se en la de­ma­go­gia y lo evi­tó. ¿Con el Pa­pa se pue­de con­ver­sar y dis­cre­par? Por­que eso es mu­cho más de lo que nos per­mi­ten nues­tros po­lí­ti­cos; más in­clu­so de lo que nos per­mi­ti­mos co­mo so­cie­dad.

Con el Pa­pa se pue­de con­ver­sar y dis­cre­par... Y eso es mu­cho más de lo que nos per­mi­te cual­quie­ra de nues­tros po­lí­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.