La Igle­sia se pos­tu­la con­tra­ria a la im­pu­ni­dad de los abu­sos

El je­fe de los obis­pos es­pa­ño­les re­co­no­ce que “la in­hu­ma­ni­dad del fe­nó­meno” con­tra me­no­res es “más es­can­do­lo­sa” en el cle­ro

El Dia de Cordoba - - Sociedad - Agen­cias MADRID

El pre­si­den­te de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ri­car­do Bláz­quez, re­co­no­ció que los abu­sos a me­no­res, “por res­pe­to a quie­nes han pa­de­ci­do es­ta ac­ción abo­mi­na­ble, no pue­den que­dar im­pu­nes” y ad­mi­tió que no se pue­de “can­ce­lar” el pa­sa­do, pe­ro sí “afron­tar­lo”.

En el dis­cur­so inau­gu­ral de la Asam­blea Ple­na­ria de la CEE, Bláz­quez se re­fi­rió al en­cuen­tro en Ro­ma con­vo­ca­do por el pa­pa Fran­cis­co en fe­bre­ro pa­ra abor­dar la pro­tec­ción de me­no­res en la Igle­sia y la pe­de­ras­tia, una cues­tión que ca­li­fi­có de “gra­ve, hu­mi­llan­te y do­lo­ro­sa”.

Re­cor­dó Bláz­quez las pa­la­bras del Pon­tí­fi­ce en las que ha­bla de los abu­sos a me­no­res co­mo un pro­ble­ma uni­ver­sal y trans­ver­sal, y ad­vir­tió de que “la uni­ver­sa­li­dad de es­ta pla­ga”, a la vez que con­fir­ma su gra­ve­dad, no dis­mi­nu­ye su “mons­truo­si­dad” den­tro de la Igle­sia.

Se­gún el pa­pa Fran­cis­co –di­jo Bláz­quez–, la pri­me­ra ver­dad que emer­ge de los da­tos dis­po­ni­bles es que quien co­me­te los abu­sos o las vio­len­cias (fí­si­cas, se­xua­les o emo­ti­vas) son so­bre to­do los pa­dres, los pa­rien­tes, los ma­ri­dos de las mu­je­res ni­ñas, los en­tre­na­do­res y los edu­ca­do­res.

Sí re­co­no­ció el je­fe de los obis­pos es­pa­ño­les que la “in­hu­ma­ni­dad de es­te fe­nó­meno a es­ca­la mun­dial es aún más gra­ve y más es­can­da­lo­so en la Igle­sia, por­que con­tras­ta con su au­to­ri­dad mo­ral y su cre­di­bi­li­dad éti­ca”

Bláz­quez hi­zo así un lla­ma­mien­to a que los de­li­tos de pe­de­ras­tia no que­den im­pu­nes: los abu­sos son “ins­tru­men­ta­li­za­ción de me­no­res y pue­den ser tam­bién de­li­tos, que por res­pe­to a quie­nes han pa­de­ci­do es­ta ac­ción abo­mi­na­ble no pue­den que­dar im­pu­nes”.

Bláz­quez des­ta­có que la víc­ti­ma, la fa­mi­lia, la Igle­sia y la so­cie­dad exi­gen que no se ocul­ten es­tos abu­sos, que sean juz­ga­dos, que no que­den im­pu­nes y “que se cor­te la di­fu­sión de es­te mal”, por­que “el per­dón de los pe­ca­dos por Dios no exi­me del cas­ti­go por los de­li­tos co­me­ti­dos”.

“El pa­sa­do no po­de­mos can­ce­lar­lo, pe­ro po­de­mos afron­tar­lo pu­ri­fi­can­do la memoria a tra­vés de la con­ver­sión, de la re­pa­ra­ción de los he­ri­dos y de la pre­ven­ción de ca­ra al fu­tu­ro”, avi­só Bláz­quez, quien ape­ló a la res­pon­sa­bi­li­dad de los sa­cer­do­tes de pro­te­ger a los me­no­res y con­tri­buir a que se ha­ga justicia.

Bláz­quez apro­ve­chó pa­ra di­ri­gir­se a los ca­tó­li­cos es­pa­ño­les an­te las elec­cio­nes y pi­dió a la so­cie­dad que ten­ga en cuen­ta “la de­fen­sa de la vi­da hu­ma­na des­de el ama­ne­cer has­ta el oca­so, des­de la con­cep­ción has­ta el fin na­tu­ral”.

Bláz­quez avi­sa de que la “uni­ver­sa­li­dad de es­ta pla­ga” no mi­ti­ga su “mons­truo­si­dad”

VÍC­TOR LERENA / EFE

El pre­si­den­te de la Conferencia Episcopal, Ri­car­do Bláz­quez (izq­da.), con­ver­sa con el ar­zo­bis­po de Madrid, Car­los Oso­rio, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.