Ma­nos ten­di­das en­tre dos cam­peo­nes

Marc Már­quez y Va­len­tino Ros­si pa­re­cen fir­mar la paz con un cor­dial sa­lu­do en la an­te­sa­la del po­dio

El Dia de Cordoba - - Deportes - J. A. Lla­dós (Efe) T. DE RÍO HON­DO

Marc Már­quez (Rep­sol Hon­da RC 213 V) se ad­ju­di­có en Ar­gen­ti­na una vic­to­ria de cas­ta y de ple­na au­to­ri­dad en un cir­cui­to que, co­mo él di­jo, es de “blan­cos y ne­gros”, pues o ga­na, co­mo su­ce­dió en 2014, 2016 y 2019, o se es­tre­lla por uno u otro mo­ti­vo víc­ti­ma de las cir­cuns­tan­cias, aun­que al me­nos, de Ter­mas de Río Hon­do se fue con la mano es­tre­cha­da por Va­len­tino Ros­si (Ya­maha YZR M 1).

No se sa­be muy bien si fue fru­to de la ten­sión del fi­nal de ca­rre­ra o real­men­te mo­ti­va­da por am­bos pa­ra po­ner paz en­tre las dos es­tre­llas más gran­des del fir­ma­men­to Mo­toGP, pe­ro en la an­te­sa­la del po­dio y an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión se es­tre­cha­ron las ma­nos. Al­go es al­go.

357 días des­pués de la po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da en el GP de Ar­gen­ti­na 2018, y 206 des­pués de que Már­quez le ten­die­ra la mano en San Ma­rino y Ros­si ne­ga­se con la cabeza, el ita­liano fe­li­ci­tó al es­pa­ñol por su vic­to­ria con un apre­tón de ma­nos.

En cual­quier ca­so lo que se pu­do ver en pis­ta es que con apén­di­ce o sin él, cuan­do to­do es­tá en su si­tio y el cir­cui­to le es fa­vo­ra­ble, Marc Már­quez es prác­ti­ca­men­te inal­can­za­ble y en es­ta oca­sión el pi­lo­to de Rep­sol Hon­da lo de­mos­tró con una con­tun­den­cia que ni él mis­mo re­cuer­da, ca­si diez se­gun­dos de di­fe­ren­cia.

El fin de se­ma­na co­men­zó muy ten­so en­tre to­dos los fa­bri­can­tes, so­bre to­do en­tre Du­ca­ti y Hon­da pues los pri­me­ros que­rían ce­rrar cuan­to an­tes el ca­pí­tu­lo de su apén­di­ce y los se­gun­dos no da­ban su bra­zo a tor­cer. Un in­for­me el jue­ves, de­ne­ga­do, y otro el vier­nes, con un gi­ro gra­ma­ti­cal de­ter­mi­nan­te, per­mi­tie­ron a los in­ge­nie­ros del Rep­sol Hon­da es­tar al­go más tran­qui­los to­do el fin de se­ma­na pues ya tie­nen, si quie­ren, per­mi­so pa­ra mon­tar su spoi­ler, sea pa­ra en­friar el neu­má­ti­co, lo­grar más car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca o ma­yor re­sis­ten­cia del bas­cu­lan­te, pues al fi­nal to­do ha de­pen­di­do del co­lor del cris­tal con el que se ha mi­ra­do.

Así las co­sas, el cam­peo­na­to se po­ne in­tere­san­te, pe­ro con la lle­ga­da aho­ra de Aus­tin to­do au­gu­ra que Már­quez con­se­gui­rá in­cre­men­tar un po­co su ven­ta­ja en la pro­vi­sio­nal del mun­dial en un cir­cui­to de las Amé­ri­cas en el que des­de 2013 lo ha ga­na­do ab­so­lu­ta­men­te to­do.

No se han pro­du­ci­do sor­pre­sas. El de Rep­sol Hon­da sa­bía que po­día y te­nía que ga­nar en Ar­gen­ti­na y lo hi­zo y, por de­trás de él, lo que se es­pe­ra­ba: Va­len­tino Ros­si y An­drea Do­vi­zio­so, de­jan­do cla­ro que ellos se­rán sus dos gran­des ri­va­les.

Ma­ve­rick Vi­ña­les, que es­tu­vo en ese gru­po has­ta el fi­nal, cuan­do le ti­ró el ita­liano Mor­bi­de­lli, no pu­do en nin­gún mo­men­to en­se­ñar­le la rue­da a sus ri­va­les, por lo que to­da­vía tie­ne tra­ba­jo por de­lan­te pa­ra es­tar a su ni­vel.

Jor­ge Lo­ren­zo fa­lló es­tre­pi­to­sa­men­te en la sa­li­da y se vio úl­ti­mo en la pri­me­ra vuel­ta. Re­mon­tó, pe­ro sin ex­ce­si­va efi­ca­cia, y al fi­nal la duo­dé­ci­ma pla­za fue más pre­mio del me­re­ci­do..

Las Su­zu­ki die­ron la de cal y la de are­na, és­ta con Joan Mir, quien se tu­vo que re­ti­rar con pro­ble­mas téc­ni­cos sin ha­ber des­ta­ca­do en de­ma­sía y la de cal fue pa­ra Álex Rins, quien des­de la de­ci­mo­sex­ta pla­za re­mon­tó con sol­tu­ra pa­ra pe­lear­se has­ta el fi­nal por la cuar­ta con el aus­tra­liano Jack Mi­ller, an­te el que su­cum­bió por muy po­co, y es cuar­to en el cam­peo­na­to.

El ita­liano fe­li­ci­tó al es­pa­ñol tras su con­tun­den­te vic­to­ria en Ter­mas de Río Hon­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.