POR UN MO­DE­LO TU­RÍS­TI­CO SOS­TE­NI­BLE

El Dia de Cordoba - - Opinión -

EL Con­se­jo Mun­dial de Via­jes y Tu­ris­mo (WTTC por sus si­glas en in­glés) ha con­men­za­do su XIX cum­bre anual en Se­vi­lla con el ali­cien­te, en­tre otras co­sas, de la asis­ten­cia del ex pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Ba­rack Oba­ma, que hoy se ve­rá con un Pe­dro Sán­chez ya en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Du­ran­te es­tos días, Se­vi­lla y Andalucía se con­ver­ti­rán en el epi­cen­tro de una de las in­dus­trias eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes del mun­do, cu­ya con­tri­bu­ción al desa­rro­llo y al PIB es­pa­ñol es in­cues­tio­na­ble. En con­cre­to, la ciu­dad his­pa­len­se aco­ge­rá a más de 1.650 con­gre­sis­tas en­tre los que fi­gu­ran re­pre­sen­tan­tes de más de 140 gran­des com­pa­ñías del sec­tor tu­rís­ti­co mun­dial, en es­pe­cial más de 110 pre­si­den­tes o al­tos di­rec­ti­vos, de­le­ga­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les de más de 40 paí­ses y per­so­na­li­da­des co­mo, ade­más del ya ci­ta­do Oba­ma, el ex pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de México Fe­li­pe de Jesús Cal­de­rón. Es­ta ci­ta, asi­mis­mo, se con­ver­ti­rá pro­ba­ble­men­te en una in­men­sa lon­ja don­de se ce­rra­rán ne­go­cios mi­llo­na­rios. En la an­te­rior ci­ta de la WTTC, que tu­vo lu­gar en Bue­nos Ai­res, se acor­da­ron inversiones por ca­si 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en Ar­gen­ti­na.

La cum­bre del WTTC de­be ser­vir pa­ra pro­mo­cio­nar nues­tra tie­rra co­mo un lu­gar pri­vi­le­gia­do de tu­ris­mo, con una ofer­ta úni­ca de na­tu­ra­le­za, sol, pa­tri­mo­nio, an­tro­po­lo­gía, de­por­te y gas­tro­no­mía. De otra ma­ne­ra no se en­ten­de­rían los es­fuer­zos rea­li­za­dos por las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Más allá de los dis­cur­sos mar­ca­dos por la tu­ris­mo­fo­bia, es­te sec­tor es fun­da­men­tal pa­ra mu­chas comarcas an­da­lu­zas y no apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de la cum­bre del WTTC se­ría una irres­pon­sa­bi­li­dad im­per­do­na­ble.

Sin em­bar­go, el even­to tam­bién de­be­ría ser­vir pa­ra rea­li­zar una re­fle­xión so­bre el fu­tu­ro de una ac­ti­vi­dad que tam­bién –ig­no­rar­lo se­ría de ne­cios– es­tá pro­vo­can­do, tan­to en Andalucía co­mo en el res­to del mun­do, im­por­tan­tes pro­ble­mas am­bien­ta­les y cul­tu­ra­les. El tu­ris­mo, co­mo to­das las in­dus­trias exis­ten­tes, de­be avan­zar ha­cia un mo­de­lo que res­pe­te el me­dio ambiente, mi­ni­mi­ce los re­si­duos y emi­ta el me­nor CO2 po­si­ble. Es de­cir, de­be apor­tar desa­rro­llo y bie­nes­tar a las po­bla­cio­nes, pe­ro tam­bién co­la­bo­rar con la des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía. Al mis­mo tiem­po, tie­ne que res­pe­tar el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co, no des­na­tu­ra­li­zar los es­pa­cios his­tó­ri­cos y evi­tar la ex­pul­sión de las po­bla­cio­nes de sus lu­ga­res tra­di­cio­na­les de re­si­den­cia. En re­su­men, de­be avan­zar ha­cia un mo­de­lo sos­te­ni­ble.

El tu­ris­mo del fu­tu­ro de­be ser res­pe­tuo­so con el me­dio ambiente y el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y an­tro­po­ló­gi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.