LA GE­NE­RA­CIÓN DE QUÉ

El Dia de Cordoba - - Opinión - NOE­LIA SANTOS @noe­dix

LA ge­ne­ra­ción más pre­pa­ra­da de la his­to­ria es el tí­tu­lo de un cuen­to que no exis­te. Los cha­va­les de la épo­ca no te­nía­mos or­de­na­dor has­ta bien em­pe­za­do el ins­ti­tu­to [con mu­cha suer­te (o di­ne­ro)] y los mó­vi­les no te­nían más fun­ción que lla­mar y no­so­tros no lla­má­ba­mos. El te­ma es­tá tan ma­ni­do que ya ape­nas apa­re­ce en nues­tras con­ver­sa­cio­nes de bo­te­llón –la reunión co­mo ex­cu­sa y el al­cohol co­mo con­tex­to, o al re­vés–, pe­ro yo lo no­to in­trín­se­co, co­mo la de­cep­ción.

Echo la vis­ta atrás y no­to la obli­ga­to­rie­dad de sa­car­se una ca­rre­ra mi­rán­do­me des­de el pu­pi­tre del co­le­gio, y có­mo vas a de­cir­le que no. Y mi­ra el ma­lo de la cla­se que va a aca­bar en una FP.

La ge­ne­ra­ción en la que nos en­glo­báis (por­que no­so­tros aquí he­mos di­cho po­quí­si­mo) es­tá ha­cién­do­se ma­yor con la pro­me­sa de un triun­fo tra­du­ci­do en pi­so, co­che y Sri Lan­ka y a ver có­mo aca­báis ex­pli­cán­do­nos que al fi­nal no va a po­der ser. Que pa­ra no­so­tros ha­cer­se ma­yor era cum­plir los 30 y yo no sé vo­so­tros, pe­ro yo te­nía 12 años y pen­sa­ba en los 30 y me ima­gi­na­ba mí­ni­mo en un ado­sa­do con una co­ci­na gi­gan­te y yo de mo­men­to no sé ni co­ci­nar.

Que no so­mos el do­min­go de las ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro he­mos te­ni­do mu­chos lu­nes por la ma­ña­na

Que no di­go que no es­te­mos pre­pa­ra­dos, que pre­pa­ra­dos es­ta­mos. Que yo en el bo­te­llón del sá­ba­do –el al­cohol co­mo ex­cu­sa, la reunión co­mo con­tex­to, o al re­vés– mi­ro al­re­de­dor y to­do lo que veo es bueno, lo me­jor, las me­jo­res, los me­jo­res. Pe­ro que no os de­cep­cio­néis si con­se­gui­mos me­nos de lo que de no­so­tros se es­pe­ra­ba, que se es­pe­ra­ba mu­cho y al fi­nal los llo­ros. Que agra­de­ce­mos in­fi­ni­ta­men­te el im­pa­ga­ble es­fuer­zo que hi­cis­teis, que lo po­co o lo mu­cho que con­quis­ta­mos tam­bién tie­ne vues­tra ban­de­ra, pe­ro de­jad­nos lle­gar a los 30 que­ján­do­nos y asu­mien­do una de­cep­ción que es úni­ca­men­te nues­tra.

Lo he­mos te­ni­do fá­cil y lue­go di­fí­cil y lue­go com­pli­ca­dí­si­mo y a lo me­jor no he­mos sa­bi­do ges­tio­nar la si­tua­ción. Que no lle­va­mos la que­ja den­tro, que sa­be­mos so­bre­po­ner­nos, que lo es­ta­mos con­si­guien­do, que no so­mos el do­min­go de las ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro es que he­mos te­ni­do mu­chos lu­nes por la ma­ña­na. La ge­ne­ra­ción más pre­pa­ra­da de la his­to­ria no so­mos, y no os ven­gáis aba­jo cuan­do lo des­cu­bráis. No­so­tros, por suer­te, lo he­mos sa­bi­do an­tes de lle­gar a los 30 y, aho­ra sí, es­ta­mos apren­dien­do a ges­tio­nar­lo. Y lo va­mos a con­se­guir. Nos lla­méis co­mo nos lla­méis. Yo mi­ro al­re­de­dor y lo ten­go cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.