EL PA­PA EN TE­LE­VI­SIÓN

El Dia de Cordoba - - Opinión - EDUAR­DO OS­BOR­NE www.pai­sa­jeur­bano.org

LA otra no­che pu­de ver la en­tre­vis­ta que Jor­di Évo­le le hi­zo al pa­pa Fran­cis­co pa­ra La Sex­ta, y he se­gui­do con in­te­rés las di­fe­ren­tes reacciones que ha sus­ci­ta­do en­tre la gen­te, par­ti­cu­lar­men­te en­tre los que se ma­ni­fies­tan cris­tia­nos prac­ti­can­tes. Y co­mo se po­día es­pe­rar és­tas re­sul­tan ser muy dis­pa­res, des­de los que se lle­van las ma­nos a la cabeza por lo que con­si­de­ran una fri­vo­li­dad ra­ya­na en te­me­ri­dad la de es­te Pa­pa pa­ra sen­tar­se an­te un ti­po co­mo aquel, anate­ma de la peor ca­la­ña pa­ra un sec­tor

na­da des­pre­cia­ble de es­pec­ta­do­res, a los que, sin em­bar­go, ven en la ac­ti­tud dia­lo­gan­te de Fran­cis­co una mues­tra de evan­gé­li­ca va­len­tía den­tro de los tiem­pos que co­rren.

Al­go de te­me­ri­dad hay, des­de lue­go, en la ac­ti­tud de ex­po­ner­se de esa ma­ne­ra tan es­pon­tá­nea y di­rec­ta an­te el in­te­rro­ga­to­rio, a ra­tos pre­vi­si­ble, a ra­tos tram­po­so, del pe­rio­dis­ta ca­ta­lán, más preo­cu­pa­do por sa­car­le al­gu­na de­cla­ra­ción que arro­pe el ma­ni­do dis­cur­so de la in­te­lec­tua­li­dad pro­gre que por pro­fun­di­zar en otras cues­tio­nes más re­ve­la­do­ras de la con­di­ción hu­ma­na. En es­te sen­ti­do, y da­do lo ex­cep­cio­nal de te­ner a dos me­tros de ti a to­do un Pa­pa de Ro­ma dis­pues­to a con­ver­sar lar­go y ten­di­do, bien po­dría ha­blar­se de oca­sión per­di­da.

Si qui­zás con­si­guió al­go de lo que pre­ten­día en asun­tos co­mo la in­mi­gra­ción o el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je (en reali­dad, le hu­bie­ra bas­ta­do al en­tre­vis­ta­dor co­no­cer la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia, y du­do que cual­quier Pa­pa an­te­rior hu­bie­ra di­cho co­sa muy dis­tin­ta), sin em­bar­go pin­chó en hue­so con el (ob­se­si­vo) te­ma de los res­tos de Fran­co, y con es­tré­pi­to des­pués cuan­do le in­qui­rió por el abor­to. Guar­do en la men­te la ex­pre­sión tran­qui­la del Pa­pa pre­gun­tán­do­le: ¿Es lí­ci­to eli­mi­nar una vi­da hu­ma­na pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma?

De cual­quier for­ma, re­co­noz­co mi des­con­cier­to por es­ta for­ma de ma­ne­jar la co­mu­ni­ca­ción por par­te de la más al­ta dig­ni­dad de la Igle­sia uni­ver­sal, y se­rá por es­tos tiem­pos con­vul­sos, pe­ro no ter­mino de ver la ne­ce­si­dad de me­ter­se en esa ra­to­ne­ra me­diá­ti­ca con muy po­co que ga­nar y mu­chí­si­mo que per­der. Y me pa­re­ce bien que un Pa­pa del si­glo XXI abor­de con de­ter­mi­na­ción y va­len­tía asun­tos so­cia­les que a to­dos nos in­te­rro­gan, pe­ro en­tien­do que exis­ten otros for­ma­tos e in­ter­lo­cu­to­res más idó­neos pa­ra lle­var al de­ba­te pú­bli­co las ten­sio­nes siem­pre vi­gen­tes en­tre las ra­zo­nes del cie­lo y el mun­do te­rre­nal ca­da vez más se­cu­la­ri­za­do.

Guar­do en la men­te al

Pa­pa pre­gun­tan­do: ¿Es lí­ci­to eli­mi­nar una vi­da hu­ma­na pa­ra re­sol­ver un pro­ble­ma?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.