LA TURISTIZACIÓN DE ANDALUCÍA

El Dia de Cordoba - - Opinión - ISI­DO­RO MO­RENO Ca­te­drá­ti­co Emé­ri­to de An­tro­po­lo­gía

Un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor pa­ra las jó­ve­nes y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y la de­fen­sa de nues­tro pa­tri­mo­nio, ma­te­rial e in­ma­te­rial, es in­com­pa­ti­ble con la turistización

EN los años 60 del si­glo pa­sa­do Andalucía co­men­zó a es­pe­cia­li­zar­se en tu­ris­mo. Da­da la li­mi­ta­ción de las ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos es­pa­ño­les, la ne­ce­si­dad de di­vi­sas del ré­gi­men fran­quis­ta –ne­ce­sa­rias pa­ra rea­li­zar im­por­ta­cio­nes– se cu­bría, mal que bien, con las remesas que en­via­ban nues­tros emigrantes des­de Ale­ma­nia, Fran­cia y otros paí­ses y por el co­mien­zo del en­ton­ces in­ci­pien­te boom tu­rís­ti­co al hi­lo de las cam­pa­ñas del Spain is di­fe­rent. Las va­ca­cio­nes de mu­chos tra­ba­ja­do­res eu­ro­peos e in­clu­so la re­si­den­cia de no po­cos ya ju­bi­la­dos em­pe­za­ron a orien­tar­se ha­cia la cos­ta me­di­te­rrá­nea de la pe­nín­su­la: mu­cho sol, alo­ja­mien­to y vino (pe­león) ba­ra­tos y po­ca ne­ce­si­dad de co­no­cer idio­mas por­que la re­la­ción con los na­ti­vos era só­lo en su fun­ción de ca­ma­re­ros o mu­je­res de la lim­pie­za. Gran­des ne­go­cios hi­cie­ron los je­ri­fal­tes del ré­gi­men y las em­pre­sas de su en­torno con la re­ca­li­fi­ca­ción de te­rre­nos y la cons­truc­ción de ho­te­les y apar­ta­men­tos, prin­ci­pal­men­te pa­ra ex­tran­je­ros. Así na­ció la Cos­ta del Sol y sur­gie­ron otros en­cla­ves, siem­pre a ori­llas del Ma­re Nos­trum.

Con el ini­cio del lla­ma­do tu­ris­mo de ma­sas, Andalucía in­cor­po­ró otra ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va más a aque­llas en que ha­bía si­do es­pe­cia­li­za­da des­de an­ti­guo y acen­tua­da­men­te des­de la con­so­li­da­ción del ca­pi­ta­lis­mo en el si­glo XIX. Con la mis­ma fun­ción de ex­trac­ción de ri­que­za ha­cia otros lu­ga­res, en es­te ca­so vía tu­ro­pe­ra­do­res, ca­de­nas ho­te­le­ras y agen­cias de via­jes trans­na­cio­na­les, el tu­ris­mo fue con­so­li­dan­do su pe­so en el con­jun­to de nues­tra eco­no­mía pa­ra­le­la­men­te al pro­ce­so de desin­dus­tria­li­za­ción y a la acen­tua­ción del ex­trac­ti­vis­mo agrí­co­la y mi­ne­ro. El “éxi­to” del tu­ris­mo, ade­más, ori­gi­nó que fren­te a la crisis del mun­do ru­ral –pro­du­ci­da por la me­ca­ni­za­ción y la lla­ma­da “re­vo­lu­ción

ver­de”, la ins­tau­ra­ción de la PAC y el con­trol cre­cien­te de los in­puts y de la dis­tri­bu­ción por gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les– se plan­tea­ra el tu­ris­mo co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va su­pues­ta­men­te via­ble.

Aho­ra vi­vi­mos una nue­va eta­pa en es­te pro­ce­so y nos en­con­tra­mos an­te una ver­da­de­ra turistización no só­lo de los mu­ni­ci­pios don­de el tu­ris­mo es cen­tral des­de ha­ce dé­ca­das sino tam­bién, y so­bre to­do, de las gran­des ciu­da­des his­tó­ri­cas. En­ten­dien­do por turistización la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca en la que la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca ocu­pa la cen­tra­li­dad en de­tri­men­to de to­das las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y mer­can­ti­les no co­nec­ta­das a ella, que pa­san a ocu­par un lu­gar sub­al­terno o a des­apa­re­cer. Es­ta es­tra­te­gia, que ha si­do alen­ta­da des­de la Jun­ta de Andalucía du­ran­te los ca­si cua­ren­ta años de ré­gi­men psoís­ta y a la que se han apun­ta­do la gran ma­yo­ría de los ayun­ta­mien­tos de no im­por­ta qué co­lor po­lí­ti­co, tie­ne unas con­se­cuen­cias fuer­te­men­te ne­ga­ti­vas tan­to en el plano eco­nó­mi­co (sal­vo pa­ra muy con­cre­tos be­ne­fi­cia­rios) co­mo cul­tu­ral y sim­bó­li­co. El tu­ris­mo es una ac­ti­vi­dad (que no in­dus­tria) muy vul­ne­ra­ble y frá­gil, su­je­ta a mu­chos con­di­cio­na­mien­tos no con­tro­la­bles –por lo que es sui­ci­da con­ver­tir­lo en eje de una eco­no­mía–, sus be­ne­fi­cios se van en gran par­te fue­ra y la gran ma­yo­ría de los em­pleos que ge­ne­ra ni son cua­li­fi­ca­dos, ni son per­ma­nen­tes, ni es­tán bien re­mu­ne­ra­dos sino to­do lo con­tra­rio. Y crea una cul­tu­ra de la sub­al­ter­ni­dad que nos enaje­na de los me­jo­res va­lo­res de nues­tra cul­tu­ra. Por­que su­po­ne vi­vir en fun­ción de otros y no de no­so­tros.

Los efec­tos de la turistización en las épo­cas no tu­rís­ti­cas son tre­men­das. En mu­chas po­bla­cio­nes cen­tra­das en el tu­ris­mo, du­ran­te va­rios me­ses al año pa­re­ce­ría que han su­fri­do la ex­plo­sión de una bom­ba de neu­tro­nes: es­tán se­mi­va­cíos y con gran can­ti­dad de alo­ja­mien­tos y tien­das ce­rra­das, ca­si sin vi­da. Pe­ro en Se­vi­lla, Má­la­ga, Gra­na­da y otras gran­des y me­dia­nas ciu­da­des con im­por­tan­te pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y cul­tu­ral los efec­tos es­tán sien­do aún más gra­ves: con­ver­sión de sus zo­nas mo­nu­men­ta­les en par­ques te­má­ti­cos, ex­pul­sión de gran par­te de los ve­ci­nos por el es­can­da­lo­so au­men­to de los al­qui­le­res pa­ra la con­ver­sión de pi­sos y edi­fi­cios en­te­ros en apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, rom­pi­mien­to del tejido so­cial, cie­rre de pe­que­ños co­mer­cios al fal­tar­les sus clien­tes, apa­ri­ción de tien­das y ba­res fran­qui­cias que son en­cla­ves fo­rá­neos sin ape­nas co­ne­xión con la tra­di­ción lo­cal…

Un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor pa­ra las jó­ve­nes y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y la de­fen­sa de nues­tro pa­tri­mo­nio, ma­te­rial e in­ma­te­rial, es in­com­pa­ti­ble con la turistización. Por eso, ca­da vez más gen­te se po­si­cio­na con­tra es­ta; lo que no equi­va­le –co­mo di­cen al­gu­nos– a tu­ris­mo­fo­bia. No se tra­ta de opo­ner­se al tu­ris­mo co­mo una fuen­te eco­nó­mi­ca más, in­clu­so im­por­tan­te, pe­ro siem­pre que sea eso: una fuen­te en­tre otras y no un ca­si mo­no­cul­ti­vo eco­nó­mi­co al que to­do lo de­más de­ba su­bor­di­nar­se y que arra­se con nues­tras for­mas de vi­da y nues­tros va­lo­res cul­tu­ra­les.

ROSELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.