TOS Y TÓS

El Dia de Cordoba - - Opinión - EN­RI­QUE GAR­CÍA-MÁIQUEZ

GUI­LLER­MO Marco Re­món (Madrid, 1997) se ha mar­ca­do un pri­mer poe­ma­rio, ti­tu­la­do, Otras nu­bes, que, en es­tos tiem­pos de se­quía, nos lle­na de es­pe­ran­za en la poe­sía y en la ju­ven­tud. Hay una rompe­dora apues­ta por una ac­ti­tud hu­mil­de, len­ta, na­tu­ral: “Só­lo ne­ce­si­ta­mos esa pers­pec­ti­va: vi­vir/ a la al­tu­ra de la hier­ba”. Es la ac­ti­tud de quien pier­de un re­loj en un río y, en vez de re­mo­ver el fon­do, se pa­ra a con­si­de­rar la ra­zón que te­nía He­rá­cli­to al ha­cer del río su me­tá­fo­ra del tiem­po en el que na­die se ba­ña dos ve­ces.

Otras nu­bes tam­bién las tie­ne tor­men­to­sas: las del desamor. Por fa­vor, no mien­tas con los ojos cuan­do es­toy ha­blan­do, se ti­tu­la un poe­ma. Otro, Adiós, ter­mi­na con es­tos ver­sos: “mi be­so ha so­na­do en ti/ co­mo sue­na una pie­dra en el fon­do de un po­zo”. A pe­sar de to­do, cuan­do el poe­ta se au­to­rre­tra­ta, se pre­gun­ta: “¿Por qué re­cuer­do/ a mis an­ti­guas no­vias só­lo son­rien­do?”

Esa son­ri­sa sen­ci­lla, mis­te­rio­sa y sal­va­do­ra es la fir­ma del poe­ma­rio. En La his­to­ria es in­jus­ta re­par­tien­do eter­ni­da­des, nos cuen­ta que en una gra­ba­ción

Hay for­mas más cu­rio­sas que otras de en­trar en la eter­ni­dad, pe­ro a la poe­sía au­tén­ti­ca le in­tere­san to­das

de un poe­ma de Bor­ges en 1977 se es­cu­cha la tos de un se­ñor del pú­bli­co que ha que­da­do, por tan­to, in­mor­ta­li­za­da. Es una idea –jue­go de es­pe­jos– muy bor­gia­na. Y un es­pe­jo apa­re­ce, no por ca­sua­li­dad, en el mis­mo poe­ma. La tos lle­va a Gui­ller­mo Marco a ref le­xio­nar so­bre el inex­tri­ca­ble tejido de la so­cie­dad don­de al­guien fa­bri­có el pincel con el que se pin­ta­ron Los gi­ra­so­les y, to­da­vía más, don­de la obra del ar­te­sano de es­pe­jos cul­mi­na cuan­do lo com­pra un gua­po. La tra­ma del mun­do se te­je en­tre la tos y la voz, de mo­do que el poe­ta, ro­mán­ti­co al fin y al ca­bo, con­clu­ye con un sa­lu­da­ble de­seo: “Aun­que no lo me­rez­ca,/ dé­ja­me to­ser cuan­do con­ver­ses de tu vi­da”.

Yo, mu­cho ma­yor, veo que en esa tos que pue­de ser de tós (per­mí­tan­me el após­tro­fe por el gus­to de to­ser) ra­di­ca el se­cre­to, el re­vés del ta­piz, las re­des de cau­sas y efec­tos co­mo vías to­mis­tas en un jar­dín de sen­de­ros que se bi­fur­can. Mi­guel d’Ors es­cri­bió un poe­ma ti­tu­la­do Himno, que lo es, y don­de lo que pa­re­cen só­lo rui­dos, rui­dos, rui­dos, “es­cu­cha­dos/ a la vez, cons­ti­tu­yen/ pu­rí­si­mos acor­des, y es el Himno/ de las Ga­la­xias: ‘Al que es­tá en el trono/ y al Cor­de­ro, ala­ban­za, ho­nor, glo­ria y po­ten­cia”. Más en mi­nús­cu­las, Gui­ller­mo Marco Re­món nos in­vi­ta, a la al­tu­ra de ca­da uno, o sea, la de la hier­ba, a en­trar en la eter­ni­dad, co­mo es nues­tro des­tino, aun­que sea to­sien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.