Ni Bur­ton ni Dumbo son lo que fue­ron

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Car­los Co­lón

Dos enig­mas. En­tre 1989 y 1996 –de Bi­tel­chús a Mars At­tack!– Tim Bur­ton nos dio mu­chas, di­ver­ti­das e in­te­li­gen­tes ale­grías, con el me­lan­có­li­co re­ga­lo en blan­co y ne­gro de Ed Wood en me­dio. Des­pués tro­pe­zó con Sleepy Ho­llow, ad­mi­ra­ble re­cons­truc­ción de la Nue­va In­gla­te­rra pu­ri­ta­na que tan­tos re­la­tos de horror ha ins­pi­ra­do las­tra­da por los ya in­con­te­ni­bles ex­ce­sos de Johnny Depp; a continuación ca­yó aún más ba­jo con la fa­lli­da El pla­ne­ta de los si­mios pa­ra re­mon­tar es­pec­ta­cu­lar­men­te con la emo­cio­nan­te y her­mo­sa Big Fish. Y ahí aca­bó to­do por­que tras ella, con la ex­cep­ción de La no­via ca­dá­ver, no lo­gró vol­ver a re­cu­pe­rar la ori­gi­na­li­dad y bri­llan­tez de su pri­me­ra dé­ca­da. Se con­vir­tió en una ca­ri­ca­tu­ra de sí mis­mo.

El se­gun­do enig­ma es por qué a la Dis­ney le ha da­do por au­men­tar sus in­gre­sos di­la­pi­dan­do su pa­tri­mo­nio al con­ver­tir sus clá­si­cos de ani­ma­ción en ima­gen real (por la pas­ta, ya, lo sé) con re­sul­ta­dos vul­ga­res (has­ta aho­ra so­lo me ha in­tere­sa­do El li­bro de la sel­va de Andy Ser­kis). Y, enig­ma den­tro de otro enig­ma, por qué ha de­ci­di­do po­ner en ma­nos de un Tim Bur­ton en el peor mo­men­to de su ca­rre­ra Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas y aho­ra Dumbo (ya, otra vez la pas­ta: Ali­cia hi­zo una ta­qui­lla mi­llo­na­ria). La pri­me­ra la des­tro­zó con un nar­ci­sis­ta re­creo en las mar­cas más iden­ti­fi­ca­bles de su uni­ver­so vi­sual. La se­gun­da la ha con­ver­ti­do en un re­la­to tan so­bra­do de am­bi­cio­nes ta­qui­lle­ras co­mo fal­to de re­cur­sos crea­ti­vos pa­ra al­can­zar­las con in­te­li­gen­cia.

Ha­bría un ter­cer enig­ma: ¿por qué, fren­te a una de las pe­lí­cu­las más van­guar­dis­tas de Dis­ney, Bur­ton se mues­tra tan ano­dino? Es­tre­na­da en 1941, Dumbo se be­ne­fi­cia­ba de la po­de­ro­sa co­rrien­te crea­ti­va del es­tu­dio Dis­ney que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ha­bía he­cho fra­ca­sar la arries­ga­da y ca­rí­si­ma Fan­ta­sía un año an­tes. Ba­ra­ta y con una du­ra­ción que ape­nas ex­ce­día una ho­ra, pen­sa­da pa­ra re­cu­pe­rar­se del ba­ta­ca­zo an­te­rior, fue un in­men­so éxi­to que lo­gró ar­mo­ni­zar las au­da­cias de Fan­ta­sía (la fa­mo­sa se­cuen­cia, tan te­rro­rí­fi­ca co­mo su­rreal, de las alu­ci­na­cio­nes de un Dumbo bo­rra­cho, aquí des­ca­fei­na­da o –me­jor– pre­sen­ta­da en ver­sión abs­te­mia 0.0 al­cohol por ser po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta) con las ex­pec­ta­ti­vas del gran pú­bli­co que llo­ró y se emo­cio­nó co­mo en po­cas pro­duc­cio­nes Dis­ney lo ha he­cho. Una obra maes­tra que fue un éxi­to y hoy es un clá­si­co.

Fren­te a ella Bur­ton ha op­ta­do, no por ju­gar con sus ex­ce­sos ha­bi­tua­les a los que la ri­que­za vi­sual del ori­gi­nal po­día in­vi­tar­le, sino a una con­ten­ción (den­tro del ex­ce­so siem­pre, cla­ro: ge­nio y fi­gu­ra) que sor­pren­de en es­te buen na­rra­dor de cuen­tos (la ma­yo­ría de sus pe­lí­cu­las lo son, con Big Fish co­mo cum­bre al tra­tar de la reali­dad de los cuen­tos). In­clu­so pres­cin­de, co­mo ya se ha di­cho, de la le­gen­da­ria se­cuen­cia de la alu­ci­na­ción que pa­re­ce un ca­po­te ten­di­do pa­ra que el Bur­ton más vi­sio­na­rio em­bis­tie­ra. No lo ha­ce. Aquí es­tá en man­so. Rue­da con ofi­cio pe­ro sin ape­nas crea­ti­vi­dad un guion es­cri­to por el me­dio­cre Ehe­ren Kru­ger (per­pe­tra­dor de al­gu­nos Trans­for­mer y se­cue­las de The Ring y Scream) que pa­re­ce ele­gi­do por un enemi­go per­so­nal de Bur­ton, has­ta tal pun­to tie­nen po­co que ver sus uni­ver­sos. Del Bur­ton me­jor y peor que­da el horror al va­cío, la ob­se­sión ba­rro­ca por sa­tu­rar el plano. Es una acu­mu­la­ción sin sen­ti­do. De ser una ca­ri­ca­tu­ra de sí mis­mo Bur­ton pa­sa aquí a ser un de­pó­si­to de ob­je­tos in­ser­vi­bles pen­dien­tes de ser re­ci­cla­dos. A lo que más se pa­re­ce es­ta pe­lí­cu­la es a los bo­xes aba­rro­ta­dos de ca­chi­va­ches de los pro­gra­mas te­le­vi­si­vos de subas­tas en Te­xas. To­do es so­bre­car­ga­do di­se­ño de pro­duc­ción y efec­tos es­pe­cia­les.

El sub­tex­to de pre­sun­ta crí­ti­ca a la mer­can­ti­li­za­ción des­al­ma­da del mun­do del es­pec­tácu­lo, re­pre­sen­ta­da por los per­so­na­jes an­ta­gó­ni­cos de Mi­chael Kea­ton y Danny De Vi­to, pa­re­ce más un ejer­ci­cio de ci­nis­mo –vis­tos los plan­tea­mien­tos de la pro­duc­ción– que otra co­sa. Afor­tu­na­da­men­te se ol­vi­da­rá y la obra maes­tra de 1941 vi­vi­rá pa­ra siem­pre, co­mo vi­ve 80 años des­pués de su es­treno. Cuan­do se ma­no­sea un clá­si­co hay que ha­cer­lo con esa for­ma de res­pe­to que se lla­ma crea­ti­vi­dad.

Bur­ton ha op­ta­do por una con­ten­ción que sor­pren­de en es­te buen na­rra­dor de cuen­tos

Una ima­gen de ‘Dumbo’, fil­me en el que in­ter­vie­ne, en­tre otros ac­to­res, Co­lin Fa­rrell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.