MÁS PA­PA

El Dia de Cordoba - - Televisión - FRAN­CIS­CO AN­DRÉS GA­LLAR­DO @FAGa­llar­do

CON­TAR du­ran­te una ho­ra con el Pa­pa pa­ra una en­tre­vis­ta y que du­ran­te ese ra­to se le pue­da pre­gun­tar lo que sea me­nes­ter es un lo­gro inau­di­to tan­to por par­te de Jor­di Évo­le co­mo por Fran­cis­co. Un es­pa­cio iné­di­to en la te­le­vi­sión que po­ne tan­to de re­lie­ve al equi­po de uno co­mo a la per­so­na­li­dad y pro­xi­mi­dad de otro. Un Pa­pa que no re­nun­ció a ex­pre­sar­se, a mos­trar sus sen­ti­mien­tos y a pe­lear­se in­clu­so con las pa­la­bras pa­ra ha­cer­se en­ten­der aun­que no fue­ra del to­do cla­ro. Los je­sui­tas cuen­tan el pa­so del tiem­po en si­glos.

El pon­tí­fi­ce hu­bie­ra re­que­ri­do de al­gu­nas pre­gun­tas de pro­fun­di­dad so­bre la Igle­sia (no so­bre Igle­sias) que hu­bie­ra lan­za­do al­gún ex­per­to aun­que hu­bie­ra caí­do en la ge­nu­fle­xión. El an­te­ce­sor del pas­tor del fin del mun­do te­nía ma­yor for­ma­ción in­te­lec­tual y con Rat­zin­ger, an­te las mis­mas pre­gun­tas, ha­bría­mos ob­te­ni­do al­gu­na de­cla­ra­ción de ma­yor car­ga, pe­ro se­gu­ro que me­nos sin­ce­ra.

Nues­tro Pa­pa es­tu­vo mor­dién­do­se la len­gua unas cuan­tas ve­ces aun­que lan­zó to­das las opi­nio­nes que pu­do sin al­bo­ro­tar a sus de­trac­to­res. Las respuestas fi­na­les so­bre la mu­jer, la ho­mo­se­xua­li­dad o los abu­sos las ten­dre­mos en los su­ce­so­res de Fran­cis­co, años por de­lan­te, tras es­ta aper­tu­ra y mo­der­ni­za­ción a car­go del ac­tual em­ba­ja­dor de San Pe­dro.

Con su sim­pa­tía y su en­ca­je de bro­mas lo que no po­día Ber­go­glio era ser ma­lin­ter­pre­ta­do con al­gún pi­ro­po ex­ce­si­vo so­bre Mes­si. No se me­re­ce ese ges­to la pe­ña in­de­pen­den­tis­ta y sil­ba­do­ra don­de tra­ba­ja el mul­ti­mi­llo­na­rio pai­sano del Pa­pa. Ya ha si­do ma­lin­ter­pre­ta­do con lo de la “paz” en Es­pa­ña.

La en­tre­vis­ta en La Sex­ta, no po­día ser de otra ma­ne­ra for­ma, pe­có de es­tá­ti­ca, por frag­men­tos pan­ta­no­sa, con­ta­gia­da por la ho­ra de la sies­ta “en el abu­rri­do mu­seo”. Por en­ci­ma de to­do Sal­va­dos se con­vir­tió de nue­vo en un gran con­te­ni­do te­le­vi­si­vo con dos cá­ma­ras y un in­ter­lo­cu­tor ma­yúscu­lo. Un pro­gra­ma de in­te­rés en to­do el mun­do. Lo desea­ble pa­ra una te­le­vi­sión pú­bli­ca de pres­ti­gio y ge­ne­ra­do­ra de opi­nión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.