El cam­bio de Pe­dro Sán­chez res­pec­to a los de­cre­tos le­yes

El Dia de Cordoba - - Opinión -

Nues­tra Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que el Go­bierno po­drá dic­tar de­cre­tos le­yes en ca­so de “ex­tra­or­di­na­ria y ur­gen­te ne­ce­si­dad” y de acuer­do con los prin­ci­pios de “ne­ce­si­dad, efi­ca­cia, pro­por­cio­na­li­dad, se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, trans­pa­ren­cia y efi­cien­cia”. A es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas hay que agre­gar­les el ca­rác­ter de in­te­rés ge­ne­ral, la cohe­ren­cia con el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co vi­gen­te en Es­pa­ña y en la Unión Eu­ro­pea y el so­me­ti­mien­to a los prin­ci­pios de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Es­tas exi­gen­cias le sir­vie­ron al en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta, el se­ñor Pe­dro Sán­chez, pa­ra ad­ver­tir al Go­bierno del se­ñor Ra­joy de que abu­sar del uso de los de­cre­tos le­yes su­po­nía “me­nos­pre­ciar” al Par­la­men­to, pues­to que se le hur­ta de su fun­ción de le­gis­lar. Tan­to es así que Pe­dro Sán­chez asu­mió en­ton­ces el com­pro­mi­so de “li­mi­tar” el uso de los de­cre­tos le­yes a las “cir­cuns­tan­cias in­di­ca­das pa­ra ello” cuan­do lle­ga­se al po­der. Con fe­cha 5 de mar­zo de 2019 el pre­si­den­te del Go­bierno, me­dian­te Real-De­cre­to, di­suel­ve el Con­gre­so de los Dipu­tados y el Se­na­do, mo­ti­vo por el cual la re­pre­sen­ta­ción del pue­blo es­pa­ñol, la po­tes­tad le­gis­la­ti­va, la fun­ción pre­su­pues­ta­ria y el con­trol de la ac­ción del Go­bierno que­dan re­du­ci­dos a su mí­ni­ma ex­pre­sión, pa­san­do a ser ejer­ci­dos por las res­pec­ti­vas dipu­tacio­nes per­ma­nen

tes en cuan­to a la apro­ba­ción de los de­cre­tos le­yes. La reali­dad a fe­cha de hoy es que en es­tos ocho me­ses de la le­gis­la­tu­ra de Pe­dro el Bre­ve su se­ño­ría ha lle­va­do a ca­bo la ma­yor pro­mul­ga­ción de de­cre­tos le­yes de la de­mo­cra­cia, al­go nor­mal y ló­gi­co pa­ra un Go­bierno que un día di­ce una co­sa y pa­sa­das unas po­cas ho­ras di­ce lo con­tra­rio, con­gra­tu­lán­do­se de se­guir go­ber­nan­do a ba­se de esos de­cre­tos le­yes que se­gún su se­ño­ría son be­ne­fi­cio­sos pa­ra la so­cie­dad. Es­tas me­di­das de ca­rác­ter so­cial ya es­ta­ban pre­vis­tas por el an­te­rior Go­bierno, que pre­ten­día eje­cu­tar­las de for­ma pro­gre­si­va cuan­do las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas así lo acon­se­ja­sen. Pues bien, a pe­sar de que los rea­les de­cre­tos le­yes que

es­te Go­bierno pre­ten­de apro­bar, y que po­drían ser ava­la­dos por la Dipu­tación Per­ma­nen­te, no cuen­tan con la dis­po­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca su­fi­cien­te, son a fe­cha de hoy pa­pel mo­ja­do y cons­ti­tu­yen un cla­ro ejem­plo de ofer­ta elec­to­ral ca­ra a las elec­cio­nes generales del 28 de ma­yo. Ca­be úni­ca­men­te es­pe­rar a que Pe­dro el Bre­ve sea va­pu­lea­do en di­chas elec­cio­nes y se re­in­te­gre a las lis­tas del pa­ro que van cre­cien­do gra­cias a la in­com­pe­ten­cia de es­te in­digno Go­bierno.

Jo­sé Luis Bus­ta­bad (E-mail)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.