VOX Y LA ECO­NO­MÍA

El Dia de Cordoba - - Opinión - RA­FAEL SÁN­CHEZ SAUS

HA­CE unos días, Iván Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros, nú­me­ro 3 en la lis­ta ma­dri­le­ña al Con­gre­so y uno de los in­du­da­bles hom­bres fuer­tes de Vox, com­pa­re­ció en Se­vi­lla an­te un nu­tri­do gru­po de em­pre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les pa­ra lan­zar el pri­mer men­sa­je eco­nó­mi­co de su par­ti­do en es­ta larga pre­cam­pa­ña. Lo hi­zo flan­quea­do por dos ca­te­drá­ti­cos de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, per­so­nas de ver­da­de­ro pres­ti­gio en sus cam­pos, la Eco­no­mía Apli­ca­da en el ca­so de Jo­sé Manuel Can­sino y la Fi­lo­so­fía del De­re­cho en el de Fran­cis­co Jo­sé Con­tre­ras, es­pe­cial­men­te bien ele­gi­dos si se desea te­ner en cuen­ta los fun­da­men­tos fi­lo­só­fi­cos y las con­se­cuen­cias téc­ni­cas de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Con esos es­pa­das el re­sul­ta­do del ac­to só­lo po­día ser bri­llan­te y del gus­to del res­pe­ta­ble, pe­ro más allá de la tri­lla­da me­tá­fo­ra tau­ri­na en que in­cu­rro y del mar­co pro­por­cio­na­do por el Círcu­lo de La­bra­do­res, no hu­bo más con­ce­sio­nes al cas­ti­cis­mo.

En Se­vi­lla emer­gió una fa­ce­ta que po­cos re­cuer­dan en es­te Vox re­ves­ti­do con

Hay que re­co­no­cer a Vox que es el úni­co par­ti­do que, en Es­pa­ña, se apar­ta de la ma­na­da so­cial­de­mó­cra­ta

la ca­mi­sa le­gio­na­ria a raíz del gol­pe se­ce­sio­nis­ta y los ba­ños de ma­sas. Esa fa­ce­ta nos re­tro­trae a sus tiem­pos fun­da­cio­na­les, cuan­do Vox apun­ta­ba a un par­ti­do de no­ta­bles li­be­ra­les y con­ser­va­do­res en el que las ideas eco­nó­mi­cas ocu­pa­ban tan­to o más es­pa­cio que el pa­trio­tis­mo o el desafío a lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Sin em­bar­go, la com­po­nen­te li­be­ral si­gue muy vi­va de creer a Iván Es­pi­no­sa en su exi­gen­cia de drás­ti­co adel­ga­za­mien­to del Es­ta­do, en la de­nun­cia de la men­ta­li­dad de la sub­ven­ción y en la pro­pues­ta de le­van­ta­mien­to del yu­go fis­cal ba­jo el que cru­je la eco­no­mía fa­mi­liar y em­pre­sa­rial de los es­pa­ño­les.

Na­die más pre­sen­ta hoy en Es­pa­ña un pro­gra­ma eco­nó­mi­co li­be­ral pa­ra una so­cie­dad acos­tum­bra­da a to­do un si­glo –des­de la Dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra–de cre­cien­te in­ter­ven­cio­nis­mo es­ta­tal por en­ci­ma de ideo­lo­gías y re­gí­me­nes. Se pien­se lo que se pien­se, hay que re­co­no­cer­le a Vox su va­lor y ori­gi­na­li­dad, tam­bién al apar­tar­se de la con­for­ta­ble ma­na­da so­cial­de­mó­cra­ta. Pron­to sa­bre­mos si esas pro­pues­tas tie­nen al­gu­na opor­tu­ni­dad de im­plan­tar­se, o al me­nos de in­fluir so­bre las me­di­das eco­nó­mi­cas, an­tes de que la nue­va cri­sis que ya em­pie­za a aso­mar su ve­llu­da pa­ta ba­jo la puer­ta nos arro­lle de nue­vo. No es po­co sa­ber, de mo­men­to, que exis­te una al­ter­na­ti­va al dis­cur­so úni­co con apli­ca­ción bi­po­lar que ha he­cho y des­he­cho la eco­no­mía es­pa­ño­la des­de tiem­pos de Za­pa­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.