ECO­NO­MIS­TAS TEÓ­RI­COS

El Dia de Cordoba - - Economía - JOA­QUÍN AURIOLES

ADa­niel La­ca­lle le han lla­ma­do de to­do tras su des­afor­tu­na­do, que no ne­ce­sa­ria­men­te erró­neo, pro­nós­ti­co so­bre el futuro de las pen­sio­nes. En­tre los ca­li­fi­ca­ti­vos más ama­bles, el de “eco­no­mis­ta teó­ri­co”; es de­cir, el de al­guien que en sus aná­li­sis se ale­ja de los pro­ble­mas rea­les. En reali­dad, no lo des­acre­di­ta, pe­ro ayu­da a re­ba­jar la ten­sión pro­vo­ca­da por la des­fa­cha­tez de la reac­ción de Jo­sé Luiz Ába­los y

Pa­blo Eche­ni­que, que de­du­cen de los co­men­ta­rios del eco­no­mis­ta que la vo­lun­tad de su par­ti­do es re­du­cir las pen­sio­nes en cuan­to pue­da.

Los eco­no­mis­tas teó­ri­cos es­tu­dian si­tua­cio­nes que no tie­nen por qué ser rea­les, pe­ro que po­drían ser­lo. Si a un eco­no­mis­ta se le hu­bie­se ocu­rri­do es­tu­diar an­tes de 2007 las con­se­cuen­cias del hun­di­mien­to de un gran ban­co co­mo Leh­man Brot­hers, ha­bría si­do ca­li­fi­ca­do de ex­tra­va­gan­te o al­go peor, pe­ro en reali­dad es a es­te ti­po de co­sas a lo que se de­di­can los teó­ri­cos. Ob­via­men­te su tra­ba­jo pue­de re­sul­tar com­ple­ta­men­te inú­til, aun es­tan­do per­fec­ta­men­te plan­tea­do, sim­ple­men­te por­que la reali­dad dis­cu­rra por ca­mi­nos di­fe­ren­tes a los imaginados. Pe­ro in­clu­so en es­te ca­so, y en la me­di­da en que desa­rro­lla nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes ad­ver­sas im­pre­vi­si­bles, con­ven­dría no in­fra­va­lo­rar su uti­li­dad.

De la mis­ma for­ma que el dé­fi­cit pú­bli­co es el me­jor ex­po­nen­te del des­equi­li­brio fi­nan­cie­ro en el cor­to pla­zo, el del sis­te­ma de pen­sio­nes y el vo­lu­men de deu­da pú­bli­ca lo son del des­equi­li­brio fi­nan­cie­ro a lar­go pla­zo y los tres es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos y per­mi­ten re­crear com­bi­na­cio­nes muy di­ver­sas. El pri­me­ro se man­ten­drá, se­gún el Ban­co de Es­pa­ña, en torno al 2,5% en 2019, re­du­cién­do­se dos dé­ci­mas con res­pec­to al año an­te­rior, que es una si­tua­ción al­go peor a la pre­vis­ta, aun­que sin al­can­zar tin­tes dra­má­ti­cos. El pro­ble­ma es que aña­de pre­sión so­bre las pen­sio­nes y el en­deu­da­mien­to, que son, jun­to al pa­ro, las ver­da­de­ras es­pa­das de Da­mo­cles de la eco­no­mía es­pa­ño­la y jus­ti­fi­can so­bra­da­men­te la es­pe­cu­la­ción teó­ri­ca, in­clu­so cuan­do se le­van­ta so­bre hi­pó­te­sis im­pro­ba­bles.

So­bre lo que ha plan­tea­do La­ca­lle exis­te abun­dan­te evi­den­cia em­pí­ri­ca: la im­pru­den­cia fi­nan­cie­ra de los go­bier­nos a cor­to pla­zo sue­le tra­du­cir­se en ele­va­dos cos­tes so­cia­les a lar­go. El plan­tea­mien­to al­ter­na­ti­vo es el po­pu­lis­ta: so­lu­cio­nes a cos­te ce­ro pa­ra si­tua­cio­nes com­ple­jas. El pro­ble­ma es que, en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, la con­sis­ten­cia éti­ca de los aná­li­sis, in­clui­do el de los eco­no­mis­tas teó­ri­cos, pue­de ver­se se­ria­men­te da­ña­da an­te la pers­pec­ti­va de una co­se­cha sig­ni­fi­ca­ti­va de vo­tos.

Se co­no­ce co­mo “pro­ble­ma de selección teó­ri­ca” al pro­ce­so de elec­ción de da­tos y de su­pues­tos de par­ti­da que con­du­cen el aná­li­sis al re­sul­ta­do pre­ten­di­do por su au­tor. Pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se­ría mo­ti­vo de ro­tun­do re­cha­zo, pe­ro ¿a quién im­por­ta es­te detalle en pleno de­ba­te elec­to­ral? Afor­tu­na­da­men­te, la Unión Eu­ro­pea ha con­se­gui­do le­van­tar un úl­ti­mo bas­tión fren­te a es­tas per­ver­sio­nes, que enar­bo­ló an­te el Go­bierno ita­liano el pa­sa­do oto­ño, cuan­do re­cha­zó su pro­yec­to de Pre­su­pues­tos, y que ex­pli­ca que las op­cio­nes más crí­ti­cas con la in­je­ren­cia eu­ro­pea en asun­tos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca in­ter­na sean las más po­pu­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.