Se­ma­na San­ta en RU­TA

Ca­mi­nos de Pasión pro­po­ne vi­vir es­tas fe­chas de una ma­ne­ra muy sin­gu­lar y es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra com­bi­nar el tu­ris­mo re­li­gio­so y la gas­tro­no­mía

El Dia de Cordoba - - Turismo Andaluz -

La Se­ma­na San­ta se lle­na de luz y fies­ta en An­da­lu­cía con mul­ti­tud de for­mas y de tra­di­cio­nes que ha­cen úni­ca ca­da ce­le­bra­ción. Ade­más es una de las me­jo­res for­mas de pro­mo­cio­nar las lo­ca­li­da­des co­mo des­tino tu­rís­ti­co. Es­tas fe­chas aú­nan el va­lor pa­tri­mo­nial, cul­tu­ral y re­li­gio­so de ca­da una de sus ciu­da­des y pue­blos con la po­si­bi­li­dad de co­no­cer­los en su mo­men­to de má­xi­mo es­plen­dor, coin­ci­dien­do ade­más con el buen tiem­po de la primavera.

Una de las ma­ne­ras más sin­gu­la­res de vi­vir la Se­ma­na San­ta es a tra­vés de los mu­ni­ci­pios que com­po­nen Ca­mi­nos de Pasión: Al­ca­lá la Real, Bae­na, Ca­bra, Car­mo­na, Éci­ja, Utre­ra, Lu­ce­na, Osu­na, Prie­go de Cór­do­ba y Puen­te Ge­nil.

AL­CA­LÁ LA REAL

En la Se­ma­na San­ta al­ca­laí­na se fun­den pa­sa­do y pre­sen­te, ri­to y tra­di­ción. Lo que ha­ce ge­nui­na es­ta ma­ni­fes­ta­ción es el en­sam­bla­je de re­li­gio­si­dad y al­ga­ra­bía po­pu­lar, plas­ma­do en los pa­sos mí­mi­cos, es­ce­ni­fi­ca­dos o pre­go­na­dos que se su­ce­den en los des­fi­les pro­ce­sio­na­les y que tie­nen su prin­ci­pal ma­ni­fes­ta­ción en la ma­ña­na del Vier­nes San­to, cuan­do en las ca­lles del cen­tro his­tó­ri­co se es­ce­ni­fi­ca la Pasión me­dian­te los pa­sos y los res­pec­ti­vos pre­go­nes: Simón Ci­ri­neo, la Ex­po­si­ción del cua­dro del Ec­ce-Ho­mo, los Reos, la Ven­ta de Ju­das, la Lan­za­da, el la­va­to­rio de Pi­la­tos.

Los pa­sos son de dos ti­pos: los mí­mi­cos, pre­go­na­dos o re­pre­sen­ta­dos, y los de an­das. Los pa­sos mí­mi­cos son una fu­sión de dos tra­di­cio­nes dis­tin­tas: los au­tos sa­cra­men­ta­les o mis­te­rios (pie­zas de tea­tro re­li­gio­so) y los in­ge­nios (re­pre­sen­ta­cio­nes re­li­gio­sas fes­ti­vas de pa­sa­jes bí­bli­cos de la vi­da, pasión y muer­te de Cris­to). Es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes te­nían co­mo ob­je­ti­vo di­vul­gar la doc­tri­na ca­tó­li­ca.

BAE­NA

La pe­cu­liar Se­ma­na San­ta­de Bae­na se ca­rac­te­ri­za por la par­ti­cu­la­ri­dad de sus co­fra­días y la in­du­men­ta­ria de las mis­mas. La re­le­van­cia de los per­so­na­jes que re­pre­sen­tan a los Ju­díos Co­li­blan­cos y Co­li­ne­gros ha­ce de es­ta ce­le­bra­ción un acon­te­ci­mien­to de in­du­da­ble atrac­ti­vo.

Ca­da una de las co­fra­días bae­nen­ses de­ben en­ten­der­se co­mo un com­pen­dio de dis­tin­tas her­man­da­des y cua­dri­llas que se unen en un mis­mo des­fi­le a fin de de­mos­trar su de­vo­ción a una mis­ma ad­vo­ca­ción. La fies­ta en Bae­na tie­ne mu­chos y va­ria­dos pro­ta­go­nis­tas. Los cor­te­jos se nu­tren de nu­me­ro­sos par­ti­ci­pan­tes con ves­ti­men­tas sui ge­ne­ris de gran an­ti­güe­dad y sen­ti­do sim­bó­li­co.

Nazarenos con sin­gu­la­res ca­pi­ro­tes, por­ta­do­res, fi­gu­ras bí­bli­cas con ros­tri­llos, tú­ni­cas y mar­ti­rios - Evan­ge­lis­tas, He­ro­des, Pi­la­tos, Ju­das y el Ju­dío Erran­te, sa­yo­nes –sol­da­dos ro­ma­nos con atuen­do de los ter­cios de Flan­des– y los tra­je­ci­llos blan­cos que hoy só­lo des­fi­lan los Do­min­gos en la Her­man­dad de Je­sús en el Huer­to.

CA­BRA

Ca­bra es, por de­re­cho y tra­di­ción, ciu­dad de Se­ma­na San­ta du­ran­te to­do el año. Y es que es­ta ma­ni­fes­ta­ción hun­de sus raí­ces en los úl­ti­mos años del si­glo XV, ca­rac­te­ri­za­da por el im­por­tan­te nú­me­ro de pa­sos que pro­ce­sio­nan du­ran­te to­dos los días por sus ca­lles, con­tan­do con vein­tio­cho her­man­da­des de Pasión y un in­nu­me­ra­ble elen­co de par­ti­cu­la­ri­da­des que la en­ri­que­cen.

Así, man­tie­ne vi­va to­da su sim­bo­lo­gía, co­mo los ju­díos y cris­tia­nos, el so­ni­do de los tam­bo­res, los aña­fi­les o abe­jo­rros, o el to­que de rom­pe­ve­los de la ma­dru­ga­da del Vier­nes. Un im­por­tan­te acer­vo et­no­ló­gi­co que no des­me­jo­ra el in­te­rés ar­tís­ti­co de su pa­tri­mo­nio, en el que tie­nen ca­bi­da los me­jo­res ima­gi­ne­ros de los si­glos XVII y XVIII.

CAR­MO­NA

La Se­ma­na San­ta de Car­mo­na es un vía cru­cis de pa­sio­nes re­par­ti­das en­tre sus mu­ros de pie­dra, es­tre­chas ca­lles y re­cón­di­tas pla­zas en un ejer­ci­cio de so­brie­dad, de­vo­ción y be­lle­za. La pro­pia mo­nu­men­ta­li­dad de la ciu­dad es un mar­co ex­cep­cio­nal pa­ra el dis­cu­rrir de sus ocho co­fra­días. El in­du­da­ble in­te­rés ar­tís­ti­co de es­ta em­ble­má­ti­ca es­ta se ve re­fle­ja­do en una ad­mi­ra­ble ima­gi­ne­ría, de la que des­ta­ca la pie­za más an­ti­gua da­ta­da que pro­ce­sio­na en la Se­ma­na San­ta an­da­lu­za: El Se­ñor de la Amar­gu­ra, rea­li­za­do en 1521 por Jorge Fer­nán­dez Ale­mán. Es ne­ce­sa­rio tam­bién men­cio­nar el ajuar que ro­dea y acom­pa­ña a los pa­sos. Así, los bor­da­dos, ta­llas en ma­de­ra y, so­bre to­do, la or­fe­bre­ría for­man par­te de es­te be­llo con­jun­to

Uno de los prin­ci­pa­les va­lo­res de la Se­ma­na San­ta car­mo­nen­se son sus imá­ge­nes de­vo­cio­na­les. La lo­ca­li­dad con­ser­va la ta­lla más an­ti­gua de las que pro­ce­sio­nan du­ran­te la Se­ma­na, el Cris­to de la Amar­gu­ra, una obra de Jorge Fer­nán­dez Ale­mán de 1521. O la es­cul­tu­ra tar­do­ma­nie­ris­ta de Nues­tro Pa­dre Je­sús Na­za­reno rea­li­za­da por Fran­cis­co de Ocam­po en 1607, que es el mo­de­lo precedente de es­ta ico­no­gra­fía.

ÉCI­JA

La Se­ma­na San­ta es, sin du­da, la fies­ta más im­por­tan­te de Éci­ja. Ca­da año lle­gan con fer­vor eci­ja­nos y vi­si­tan­tes de to­das las la­ti­tu­des, an­sio­sos de ver pro­ce­sio­nar sus es­pec­ta­cu­la­res imá­ge­nes que cuen­tan con si­glos de his­to­ria. En­tre

ellas des­ta­can el Cris­to de la Sa­lud, ta­lla de 1500; el Cris­to de la Ye­dra, ta­lla de 1630 atri­bui­da a Juan de Me­sa; el Cris­to de la Ex­pi­ra­ción, ta­lla del si­glo XVII de Pe­dro Roldán; el Cris­to de la San­gre, obra de Gaspar del Águi­la de 1567, o el pa­so del San­to En­tie­rro, cu­ya ur­na es­tá rea­li­za­da en ma­de­ra y re­cu­bier­ta por fi­nas lá­mi­nas de ca­rey con in­crus­ta­cio­nes de pla­ta de ley, rea­li­za­da en 1711.

Des­ta­ca por su ba­rro­quis­mo y la be­lle­za de sus pa­sos e imá­ge­nes cu­yas ta­llas, rea­li­za­das por ima­gi­ne­ros co­mo Juan de Me­sa, Mon­tes de Oca o Gaspar de Águi­la, en­tre otros, cuen­tan con si­glos de his­to­ria.

LU­CE­NA

Lu­ce­na tie­ne un es­ti­lo pro­pio e in­con­fun­di­ble de vi­vir la Pasión, mez­clan­do ar­te, es­té­ti­ca y tra­di­ción. Su ma­yor se­ña de iden­ti­dad es la san­te­ría, úni­ca de es­te mu­ni­ci­pio, que se ha­ce no­tar en el par­ti­cu­lar mo­do de lle­var los tro­nos al son del tam­bor y ba­jo el so­ni­do de la lla­ma­da del To­rral­bo. Pa­ra los lu­cen­ti­nos, la Se­ma­na San­ta es un sen­ti­mien­to que se trans­mi­te con fer­vor de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, con­tan­do en la ac­tua­li­dad con die­ci­séis co­fra­días, va­rias de ellas con más de cua­tro si­glos en una po­bla­ción de ca­si cua­ren­ta y tres mil ha­bi­tan­tes.

El sá­ba­do pos­te­rior a la Re­su­rrec­ción los ni­ños lu­cen­ti­nos des­de ha­ce más de cien años re­crean en pe­que­ño la Se­ma­na San­ta en to­dos sus as­pec­tos, des­de la san­te­ría has­ta las for­mas pro­pias del ri­to con gran par­ti­ci­pa­ción, lle­gan­do a más de cien pa­sos.

OSU­NA

La lo­ca­li­za­ción tan es­pe­cial de Osu­na, a me­dio ca­mino de Se­vi­lla y Gra­na­da, ha mar­ca­do la gé­ne­sis y el desa­rro­llo de su Se­ma­na San­ta. De mo­do que la fies­ta, co­mo se en­tien­de en la ac­tua­li­dad, es re­sul­ta­do de un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias que se ape­gan, se­gún la oca­sión, más al oc­ci­den­te o al orien­te an­da­luz. Por ello, no es ex­tra­ño que hoy, por ejem­plo, ha­ya cor­po­ra­cio­nes que uti­li­cen en sus re­co­rri­dos el es­ti­lo ur­sao­nés, con los hom­bros des­de el in­te­rior del pa­so, y otras que lo ha­gan con el cos­tal, co­mo es pro­pio de Se­vi­lla.

Osu­na no só­lo pro­ce­sio­na pasión, sino tam­bién un gran pa­tri­mo­nio. En­tre las imá­ge­nes pro­ce­sio­na­les se en­cuen­tran ta­llas gó­ti­cas (Cris­to de la Ve­ra-Cruz) y ba­rro­cas de las me­jo­res gu­bias se­vi­lla­nas y gra­na­di­nas, co­mo Juan de Me­sa (Cris­to de la Mi­se­ri­cor­dia), Jo­sé de Mora (Vir­gen de los Do­lo­res, Ser­vi­tas), Lui­sa Roldán (Je­sús Na­za­reno) o Vi­cen­te de Te­na.

PRIE­GO DE CÓR­DO­BA

Prie­go de Cór­do­ba vi­ve es­tas fe­chas con pasión, sa­lien­do a la ca­lle pa­ra acom­pa­ñar los mag­ní­fi­cos pa­sos, por­ta­do­res de ex­tra­or­di­na­rias ta­llas, en una ma­ni­fes­ta­ción de fer­vor y emo­ción. La so­lem­ni­dad de las dis­tin­tas her­man­da­des que se su­ce­den des­de el Do­min­go de Ra­mos, con­tras­ta de for­ma ro­tun­da con la ex­plo­sión po­pu­lar del ri­tual del Vier­nes San­to, don­de una in­gen­te can­ti­dad de per­so­nas an­he­lan si­tuar­se de­ba­jo de las an­das pa­ra su­bir has­ta el mon­te del Cal­va­rio al Na­za­reno, que ben­de­ci­rá los mi­les de hu­mil­des y sim­bó­li­cos “hor­na­zos” lle­va­dos por sus de­vo­tos.

Al ama­ne­cer del Vier­nes San­to un pe­que­ño gru­po com­pues­to por el Pes­tí­ñez y el ba­ca­lao re­co­rren las ca­lles de Prie­go anun­cian­do con sus so­ni­dos el gran día que es­tá por ve­nir, un ri­to del que se tie­ne cons­tan­cia, al me­nos, des­de 1602. El Pes­tí­ñez vis­te con ca­sa­ca al­be­ro, pan­ta­lón to­bi­lle­ro, bo­tas al­tas y ce­la­da sin plu­mas, y se en­car­ga de lle­var el rit­mo con el tam­bor. El Ba­ca­lao tam­bién se re­vis­te de for­ma pa­re­ci­da y ta­ñe su trom­pe­ta con gran es­truen­do. La Se­ma­na San­ta pon­ta­na hun­de sus raí­ces en el ori­gen de la pro­pia lo­ca­li­dad. La vi­lla, ba­jo la su­per­vi­sión de los mar­que­ses de Prie­go, co­no­ce un in­ci­pien­te au­ge re­li­gio­so que se tra­du­ce en la erec­ción de her­man­da­des que pro­ce­sio­nan du­ran­te el Tri­duo Pas­cual y que, a par­tir de 1664, se acom­pa­ñan de fi­gu­ras bí­bli­cas que dis­po­nen tea­tral­men­te los dis­tin­tos pa­sa­jes y dog­mas cris­tia­nos. Una ca­te­que­sis an­dan­te de ca­rác­ter tan po­pu­lar que en mu­chos mo­men­tos qui­so ser des­man­te­la­da por los más pu­ris­tas, pe­ro que, afor­tu­na­da­men­te, ha lle­ga­do a nues­tros días sin ape­nas va­ria­ción.

Puen­te Ge­nil tam­bién ce­le­bra la vi­da y, con el alba del Do­min­go, co­mien­zan a tro­nar los cohe­tes que dan pa­so al Re­su­ci­ta­do acom­pa­ña­do por to­dos los par­ti­ci­pan­tes en los cor­te­jos de días an­te­rio­res.

UTRE­RA

La ri­que­za pa­tri­mo­nial de su im­pre­sio­nan­te cas­co his­tó­ri­co, el le­ga­do de her­man­da­des con si­glos de his­to­ria, el so­ni­do de las ban­das de mú­si­ca, las saetas y la idio­sin­cra­sia de un pue­blo que, de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, mues­tra ca­da año la de­vo­ción y el res­pe­to a sus tra­di­cio­nes con­vier­ten a la Se­ma­na San­ta de Utre­ra en una ci­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra el via­je­ro. Du­ran­te los sie­te días de la Se­ma­na de Pasión, pro­ce­sio­nan un to­tal de 13 co­fra­días re­co­rrien­do las her­mo­sas ca­lles y las ani­ma­das pla­zas del mu­ni­ci­pio, dis­cu­rrien­do to­das ellas por una ca­rre­ra ofi­cial si­tua­da en la Pla­za del Al­to­zano don­de se ins­ta­lan pal­cos y si­llas.

En los des­fi­les pro­ce­sio­na­les se apre­cia el le­ga­do re­li­gio­so y ar­tís­ti­co de las her­man­da­des utre­ra­nas, al­gu­nas de ellas fun­da­das en­tre los si­glos XVI y XVIII.

Ca­mi­nos de Pasión man­tie­ne el tu­ris­mo re­li­gio­so to­do el año en to­dos los mu­ni­ci­pios La ru­ta por los dis­tin­tos pue­blos per­mi­te co­no­cer la idio­sin­cra­sia de ca­da uno de ellos

AR­CHI­VO

Co­ro­na­ción de Es­pi­nas, el Do­min­go de Ra­mos en Car­mo­na.

AR­CHI­VO.

Pa­so de pa­lio de la Es­pe­ran­za (Jue­ves San­to) de Ca­bra.

AR­CHI­VO

La Se­ma­na San­ta de Bae­na se ca­rac­te­ri­za por sus co­li­blan­cos y co­li­ne­gros.

AR­CHI­VO

El De­mo­nio y la Muer­te ca­mi­nan jun­tos el Vier­nes San­to en Puen­te Ge­nil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.