Preys­ler y Llo­sa: un amor que no lo tu­vo fá­cil

La rei­na de co­ra­zo­nes y el pre­mio No­bel con­fie­san a una re­vis­ta de Pe­rú los di­fí­ci­les co­mien­zos de su re­la­ción

El Dia de Cordoba - - Pasarela - Fá­ti­ma Díaz

Isa­bel Preys­ler y Mario Var­gas Llo­sa han vuel­to a dar el cam­pa­na­zo. La pa­re­ja ha to­ma­do la de­ci­sión de con­ce­der su entrevista más sin­ce­ra, pe­ro no a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción es­pa­ñol, sino a la re­vis­ta pe­rua­na Co­sas. La ce­le­bri­tie y el pre­mio No­bel han des­ve­la­do de­ta­lles de su re­la­ción des­co­no­ci­dos has­ta aho­ra, fun­da­men­tal­men­te có­mo fue­ron los com­pli­ca­dos ini­cios de su no­viaz­go.

Ha­ce cua­tro años que em­pe­za­ron a sa­lir, unos co­mien­zos de la re­la­ción que fue­ron com­pli­ca­dos. De he­cho, des­de el pri­mer mo­men­to tu­vie­ron que li­diar con la pren­sa ro­sa cuan­do to­da­vía no se sa­bía que es­ta­ban jun­tos. El edi­tor de una re­vis­ta, se­gún han con­fe­sa­do, con­tac­tó con Isa­bel pa­ra con­tar­le que te­nía unas fo­tos de ellos jun­tos en ca­sa de En­ri­que Igle­sias en Mia­mi. Se con­ver­ti­rían en el pri­mer do­cu­men­to gráfico que con­fir­ma­ría la re­la­ción en­tre am­bos. “Le di­je que ya es­ta­ba can­sa­da. La gen­te aca­ba­ba de es­tar lián­do­me con Flo­ren­tino Pé­rez, pre­si­den­te del Real Ma­drid, y yo no que­ría em­pe­zar con otro ru­mor”, co­mien­za ex­pli­can­do Preys­ler so­bre di­chas imá­ge­nes. Pe­ro fi­nal­men­te esas fo­tos nun­ca vie­ron la luz: “Lo que nos sal­vó fue la te­rra­za de En­ri­que, que es­tá te­cha­da. Pue­de pa­re­cer una ton­te­ría, pe­ro ese detalle es una di­fe­ren­cia im­por­tan­te. Si un juez lle­ga­ba a con­si­de­rar ese lu­gar co­mo un in­te­rior de una ca­sa, po­dría acu­sar a la re­vis­ta de aten­ta­do con­tra la in­ti­mi­dad y con­de­nar­la a pa­gar una in­dem­ni­za­ción mi­llo­na­ria. El edi­tor hi­zo una con­sul­ta le­gal y pre­fi­rió no arries­gar­se a pu­bli­car las fo­tos”, afir­ma Isa­bel.

Fi­nal­men­te, unos me­ses des­pués, Preys­ler y Var­gas Llo­sa no pu­die­ron evi­tar que sa­lie­ran pu­bli­ca­das las pri­me­ras fo­tos que con­fir­ma­ban su amor. Es­to lle­vó a Pa­tri­cia Llo­sa, quien aún era la mu­jer del es­cri­tor, a to­mar una de­ci­sión drás­ti­ca: man­dar un co­mu­ni­ca­do pa­ra que res­pe­ta­ran su in­ti­mi­dad y la de to­da su fa­mi­lia. Ese mis­mo día la pa­re­ja ha­bía que­da­do pa­ra ir a ce­nar e Isa­bel co­men­tó a Mario que pre­fe­ría que­dar­se en ca­sa: “Ese co­mu­ni­ca­do no di­ce la ver­dad, y no pue­des de­jar que de­ci­da tu vi­da un gru­po de pa­pa­raz­zis”, le di­jo Var­gas Llo­sa a la rei­na de co­ra­zo­nes. Un pun­to de in­fle­xión en un ro­man­ce que ya du­ra cua­tro años.

LEC­TU­RAS

Isa­bel Preys­ler y Mario Var­gas Llo­sa, en uno de sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.