Las 2.000 no­ches de Wyo­ming

El es­pa­cio noc­turno dia­rio de La Sex­ta ce­le­bra hoy un es­pe­cial ro­dea­do de po­lí­ti­cos

El Dia de Cordoba - - Televisión - Fran­cis­co A. Ga­llar­do

El 30 de abril de 2006 se es­tre­na­ba en la re­cién na­ci­da La Sex­ta (en An­da­lu­cía sal­vo en Se­vi­lla ha­bía que sin­to­ni­zar­la con los nue­vos co­di­fi­ca­do­res de la TDT), un es­pa­cio sa­tí­ri­co se­ma­nal ti­tu­la­do El in­ter­me­dio. Lo pre­sen­ta­ba el Gran Wyo­ming, que ve­nía de dar­se una cos­ta­la­da en TVE con La azo­tea. Pa­re­cía que aquel pú­bli­co ge­ne­ra­lis­ta sin tan­tos ca­na­les en su ofer­ta le ha­bía da­do la es­pal­da al des­ca­ra­do show­man que an­tes de re­ca­lar en Cai­ga quien cai­ga tam­bién ha­bía su­fri­do los con­tra­tiem­pos de la cen­su­ra en la ca­de­na pú­bli­ca con El peor pro­gra­ma de la se­ma­na, con Da­vid True­ba.

No pa­re­cían tiem­pos de aci­dez con Za­pa­te­ro en un buen mo­men­to de po­pu­la­ri­dad. El in­ter­me­dio de­bu­tó an­te un... 0,2% de au­dien­cia. “Si es di­fí­cil par­tir de ce­ro, co­mo ha­cía­mos en La Sex­ta, más dí­fi­cil es co­men­zar con un 0,2”, co­men­ta­ba a es­te pe­rió­di­co Mi­guel Romero, el di­rec­tor del pro­gra­ma (un mo­tor de guio­nis­tas) has­ta 2016. El que fue­ra miem­bro del cuar­te­to de Ro­ta, ha­bla­mos del Car­na­val de Cá­diz, no hu­bie­ra nun­ca pro­nos­ti­ca­do que 13 años des­pués y 2.000 no­ches más tar­de El in­ter­me­dio hu­bie­ra es­ta­do de pie pa­ra con­tar­lo. Y lo con­si­guie­ron. Es un for­ma­to en for­ma, que ha su­pe­ra­do vai­ve­nes po­lí­ti­cos, al­ti­ba­jos en una ca­de­na que tu­vo eta­pas de to­tal des­con­cier­to y has­ta la fu­sión de Atres­me­dia por la que la ca­de­na de Te­le­vi­sa y las pro­duc­to­ras pa­sa­ba a An­te­na 3, que res­pe­tó su lí­nea editorial.

Sin esa in­de­pen­den­cia, sin el in­con­for­mis­mo que ha mar­ca­do a es­te es­pa­cio de Glo­bo­me­dia, de cla­ra vi­sión pro­gre­sis­ta e irre­ve­ren­te, no ha­bría lle­ga­do es­ta no­che a su edi­ción es­pe­cial nú­me­ro 2.000. Se­rá un pro­gra­ma en di­rec­to des­de el Flo­ri­da Park (aho­ra Flo­ri­da Re­ti­ro), con po­lí­ti­cos, com­pa­ñe­ros de em­pre­sa y un buen pu­ña­do de fa­mo­sos. Es el mis­mo en­torno que aco­gió el pro­gra­ma es­pe­cial de las pri­me­ras elec­cio­nes generales en TVE en 1977.

El in­ter­me­dio, di­ri­gi­do aho­ra por Car­men Agui­le­ra, ha aguan­ta­do bo­rras­cas de po­lé­mi­cas (la úl­ti­ma, la de la ban­de­ra y los mo­cos de Da­ni Ma­teo), en­fren­ta­mien­tos me­diá­ti­cos co­mo la acu­sa­ción de Her­mann Ter­tsch tras ha­ber su­fri­do una agre­sión noc­tám­bu­la o la fal­sa to­ma fal­sa con la que pi­ca­ron en In­te­re­co­no­mía; ha con­ta­do con vi­si­tas de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de ca­si to­dos los co­lo­res y re­por­ta­jes com­pro­me­ti­dos y se­rios co­mo los de Gon­zo o Sa­ba­tés. “Tra­ta­mos con hu­mor to­da la ac­tua­li­dad: pe­ro to­das las no­ti­cias son ver­dad”, re­cor­da­ba Romero. La ac­tua­li­dad,la ver­dad, es la ba­se de la sa­ña de los de Wyo­ming. En el mun­do de las fa­ke news El in­ter­me­dio siem­pre ha es­ta­do en su si­tio y por eso se dis­pa­ran los au­dí­me­tros cuan­do su­ce­den co­sas: una ab­di­ca­ción, un re­fe­rén­dum ile­gal o un vuel­co elec­to­ral en An­da­lu­cía.

Wyo­ming co­men­zó con el re­cor­da­do Juan Luis Ga­liar­do, en un pro­gra­ma que so­bre­vi­vió en aque­lla in­cu­ba­do­ra de for­ma­tos co­mo era La Sex­ta. Bas­tó un po­co de con­fian­za y el res­pal­do de pa­sar a ser una en­tre­ga dia­ria noc­tur­na a la ho­ra en la que los otros ca­na­les ge­ne­ra­lis­tas, en­ton­ces mucho más po­de­ro­sos que La Sex­ta, emi­tían sus in­for­ma­ti­vos. Mien­tras en unos da­ban las no­ti­cias, en La Sex­ta con­ta­ban “la ver­dad”.

En el oto­ño de 2006, des­pués de ins­ta­lar­se la nue­va ca­de­na en el man­do gra­cias al mun­dial de fút­bol y tras aquel glo­rio­so ve­rano del ba­lon­ces­to (to­do con la voz de An­drés Mon­tes), El in­ter­me­dio fue ocu­pan­do su si­tio en las no­ches. Thais Vi­llas es la úni­ca que ha es­ta­do des­de en­ton­ces. San­dra Sa­ba­tés de­bu­tó en enero de 2012 re­le­van­do a la son­rien­te Bea­triz Mon­ta­ñez. En la pri­me­ra eta­pa es­ta­ban la co­rea­na de Utre­ra (bro­ma de los guio­nis­tas) Usun Yoon, Yo­lan­da Ra­mos o Cris­ti­na Peña. Al po­co lle­gó Juan­ra Bo­net, que ve­nía de Cai­ga quien cai­ga, y en 2010 se su­mó Fer­nan­do González Gon­zo y al año si­guien­te, Da­ni Ma­teo. La pre­sen­cia cha­nan­te lle­gó en 2014 con los per­so­na­jes de Joa­quín Re­yes y cuan­do el pro­gra­ma lle­gó a emi­tir­se los vier­nes en las pri­me­ras tem­po­ra­das Pa­blo Car­bo­nell su­plía a Wyo­ming en aque­llas no­ches ex­tras. El es­pí­ri­tu de Cai­ga quien cai­ga fue fun­da­men­tal pa­ra que El in­ter­me­dio pren­die­ra en los pri­me­ros me­ses. Tre­ce años y dos mil no­ches son su­fi­cien­tes pa­ra un buen ho­me­na­je.

El pro­gra­ma es­tu­vo di­ri­gi­do has­ta 2016 por el ro­te­ño

Mi­guel Romero

ATRES­ME­DIA

Wyo­ming y su equi­po en 2010: Bea­riz Mon­ta­ñez, Usun Yoon, Juan­ra Bo­net, Thais Vi­llas y Tania Lla­se­ra.

ATRES­ME­DIA

‘El in­ter­me­dio’ con la in­cor­poo­ra­ción de Da­ni Ma­teo, Gon­zo y San­dra Sa­ba­tés.

ATRES­ME­DIA

En la ce­le­bra­ción de su sex­to aniver­sa­rio: ba­jo las ser­pen­ti­nas es­tá San­dra.

EFE

Romero res­pon­de a Ter­tsch en 2009.

ATRES­ME­DIA

De bur­bu­jas en un es­pe­cial na­vi­de­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.