PA­BLO CA­SA­DO

El Dia de Cordoba - - Televisión -

AQUÍ hay hay to­ma­tes. Los que se lle­vó de Al­me­ría Pa­blo Ca­sa­do a El Hor­mi­gue­ro. Mo­tos le re­ga­la a nues­tros lí­de­res una ho­ra de plas­ti­li­na aun­que ha­ya cla­vi­tos por la ma­sa. El due­ño de las hor­mi­gas trae en es­ta cam­pa­ña (aun­que to­da­vía sea “pre”) cues­tio­na­rios más in­có­mo­dos y mor­dis­cos in­te­rro­ga­to­rios. En el ca­so de Ca­sa­do el ba­que­teo del par­ti­do o la co­rrup­ción (el pro­ble­ma de “un par de sin­ver­güen­zas”). Un pa­sa­por­te pa­ra es­tar en el es­pa­cio que más se ve por há­bi­tos y re­nun­cia de ca­si to­dos los de­más.

El Hor­mi­gue­ro su­po­ne un buen ra­to de si­lla y au­to­tor­tu­ra pa­ra no dar car­na­za a los enemi­gos y re­ma­tar así con la per­for­man­ce de lu­ci­mien­to. El po­pu­lar se lan­zó con el ba­jo, po­se roc­ke­ra pa­ra mi­llen­nials des­creí­dos fren­te a aque­lla ma­la ver­sión de Krahe de Pa­blo Igle­sias. Se su­mó al Up­town Funk, de Mark Ron­son y Bruno Mars. So­ra­ya tu­vo su mo­men­to mo­lón dis­co­te­que­ro y Pa­blo Ca­sa­do el de pu­re­ta mar­cho­so. Quie­re ser el pa­dre de La vi­da es be­lla, que ade­más de ga­nar­se a su amor en un re­pun­te de va­len­tía, ha pro­me­ti­do a sus hi­jos un pe­rro “tras ga­nar es­te con­cur­so”. Fra­ses pre­pa­ra­das en la car­pe­ta jun­to a la ria­da de ar­gu­men­tos que des­pa­rra­ma en ca­da dis­cur­so y en ca­da ter­tu­lia.

Pe­ro El Hor­mi­gue­ro tam­bién tie­ne sus re­ta­zos pro­pios y ahí Ca­sa­do fa­lló sin co­no­cer a nin­gún you­tu­ber y sin arries­gar en con­fe­sio­nes ju­ve­ni­les. Mal. Y se echa­ba a tem­blar en cuan­to sa­lía a co­la­ción su for­ma­ción (o no) uni­ver­si­ta­ria. Ca­si de lo que más le cos­tó res­pon­der era que si de­fen­de­ría a Jun­que­ras en ca­so de que se de­di­ca­ra a la abo­ga­cía. Nues­tros po­lí­ti­cos en cuan­to se abre el cam­po más allá de los cá­no­nes de La Sex­ta No­che se aga­rro­tan.

El equi­po de Ca­sa­do era cons­cien­te de que no se es­ta­ban ju­gan­do vo­tos di­rec­tos pe­ro sí esa bue­na im­pre­sión pa­ra de­jar­la en el sub­cons­cien­te de los in­de­ci­sos. A fin de cuen­tas jue­gan a mo­tor hí­bri­do con el pa­re­ci­do de ima­gen con Ri­ve­ra y el pa­re­ci­do de pa­la­bras con Abas­cal. Se nos ha que­da­do una de­re­cha de tahúr.

FRAN­CIS­CO AN­DRÉS GA­LLAR­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.