UNA ES­PA­ÑA EN PER­MA­NEN­TE CAM­PA­ÑA

El Dia de Cordoba - - Opinión -

DES­DE las elec­cio­nes generales de 2015, Es­pa­ña vi­ve en per­ma­nen­te cam­pa­ña elec­to­ral, lo cual es­tá pro­vo­can­do un en­ra­re­ci­mien­to del am­bien­te po­lí­ti­co y una cris­pa­ción en la ciu­da­da­nía cu­ya de­ri­va no sa­be­mos muy bien a dón­de nos pue­de lle­var. Tan­to la cri­sis eco­nó­mi­ca co­mo el pro­cés ca­ta­lán han si­do car­gas de pro­fun­di­dad en la convivencia na­cio­nal. La pri­me­ra, por­que ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te la de­sigual­dad, tan­to en­tre las cla­ses so­cia­les co­mo en­tre las ge­ne­ra­cio­nes. Hoy por hoy, la ju­ven­tud ape­nas tie­ne ho­ri­zon­tes vi­ta­les, con­de­na­da a unas con­di­cio­nes la­bo­ra­les pre­ca­rias que ape­nas le per­mi­ten ini­ciar un pro­yec­to de vi­da que, has­ta ha­ce po­co, es­ta­ba al al­can­ce de cual­quier tra­ba­ja­dor (una fa­mi­lia, vi­vien­da pro­pia, et­cé­te­ra). Por su par­te, el ór­da­go in­de­pen­den­tis­ta ha des­qui­cia­do la vi­da po­lí­ti­ca es­pa­ño­la de una ma­ne­ra alar­man­te. Bue­na par­te de las tri­ful­cas en­tre los par­ti­dos sis­té­mi­cos se de­ben al con­flic­to ca­ta­lán. Sin em­bar­go, tan­to la cri­sis co­mo el pro­cés se­rían más lle­va­de­ros si la cla­se po­lí­ti­ca aban­do­na­se es­te es­ta­do per­ma­nen­te de cam­pa­ña, si se sen­ta­se en se­rio a ha­blar y a bus­car so­lu­cio­nes a los mu­chos pro­ble­mas que tie­ne el país.

Es­te per­ma­nen­te en­ve­ne­na­mien­to de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es­tá im­pi­dien­do que los re­pre­sen­tan­tes de los ciu­da­da­nos se cen­tren en los ver­da­de­ros pro­ble­mas. Así, ve­mos cues­tio­nes de gran im­por­tan­cia pa­ra la vi­da de las per­so­nas (co­mo el futuro de las pen­sio­nes) que aún es­tán sin re­sol­ver de­bi­do al es­ta­do de cris­pa­ción ha­bi­tual. Na­die du­da de que la cues­tión ca­ta­la­na es su­ma­men­te im­por­tan­te, pe­ro tam­po­co de que tam­bién lo es có­mo el Es­ta­do ga­ran­ti­za­rá a los fu­tu­ros pen­sio­nis­tas una vi­da dig­na.

Las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes del pa­pa Fran­cis­co de que no ven­dría a Es­pa­ña has­ta que “ha­ya paz” han ge­ne­ra­do un ló­gi­co ma­les­tar en­tre al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos y so­cia­les, pe­ro sir­ven pa­ra que nos de­mos cuen­ta de la ima­gen que es­tá dan­do el país co­mo co­mu­ni­dad en con­ti­nua con­vul­sión y en­fren­ta­mien­to. Des­de ha­ce tiem­po, da la sen­sa­ción de que la po­lí­ti­ca va por un la­do y la so­cie­dad por otro. Por eso es ne­ce­sa­rio que los par­ti­dos con sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y del Es­ta­do pon­gan freno de una vez a es­ta de­ri­va. Es cier­to que es­to no se­rá po­si­ble has­ta que aca­be el ac­tual ci­clo elec­to­ral, pe­ro una vez que se con­su­ma la jor­na­da del 26 de ma­yo los po­lí­ti­cos de­be­rían em­pe­zar a tra­ba­jar jun­tos en la bús­que­da de so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas y aban­do­nar la cam­pa­ña elec­to­ral has­ta den­tro de cua­tro años.

Es im­por­tan­te que los par­ti­dos con sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y del Es­ta­do pon­gan fin de una vez a la con­ti­nua cris­pa­ción po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.