UNA CO­LO­NIA

El Dia de Cordoba - - Opinión -

GI­BRAL­TAR no es es­pa­ñol, pe­ro el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha apro­ba­do por ma­yo­ría aplas­tan­te que es una co­lo­nia bri­tá­ni­ca. Co­lo­nia. Pa­la­bra que re­pre­sen­ta lo que re­pre­sen­ta, que es lo que es, y que su­po­ne un gol en to­da la es­cua­dra al Reino Uni­do que, de vez en cuan­do, da en las na­ri­ces a los es­pa­ño­les ha­cien­do alar­de de que el Pe­ñón for­ma par­te de su te­rri­to­rio co­mo si se tra­ta­ra de una pro­vin­cia más. La his­to­ria es to­zu­da, y la Cá­ma­ra eu­ro­pea la ha te­ni­do en cuen­ta: Gi­bral­tar for­ma­ba par­te de Es­pa­ña has­ta que a prin­ci­pios del si­glo XVIII pa­só a for­mar par­te de In­gla­te­rra en el tra­ta­do de paz de Utrech que pu­so fin a la Gue­rra de Su­ce­sión es­pa­ño­la.

El gol es con­se­cuen­cia di­rec­ta de las de­ci­sio­nes que se es­tán to­man­do en el PE res­pec­to al Bre­xit. Las ne­go­cia­cio­nes so­bre el re­gla­men­to de los nue­vos vi­sa­dos ha si­do larga, y las han apro­ve­cha­do los eu­ro­dipu­tados es­pa­ño­les pa­ra in­tro­du­cir la de­fi­ni­ción de Gi­bral­tar co­mo una co­lo­nia de la co­ro­na bri­tá­ni­ca. Las con­se­cuen­cias de esa de­fi­ni­ción no son prác­ti­cos, pe­ro sim­bó­li­ca­men­te son de gran re­le­van­cia. Es­pa­ña no ha pre­sen­ta­do nin­gu­na reivin­di­ca­ción de so­be­ra­nía o co­so­be­ra­nía ni tam­po­co so­bre el uso del ae­ro­puer­to –cons­trui­do en el istmo, te­rri­to­rio es­pa­ñol se­gún el tra­ta­do de Utrech y que los bri­tá­ni­cos se lo apro­pia­ron apro­ve­chan­do que Es­pa­ña lo pu­so a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra se­pa­rar en­fer­mos de con­ta­mi­na­dos en una epi­de­mia de có­le­ra–, pe­ro el sim­ple he­cho de que Eu­ro­pa vea a Gi­bral­tar co­mo una co­lo­nia es un nue­vo gol­pe pa­ra unos bri­tá­ni­cos que con el tiem­po se han da­do cuen­ta de que les en­ga­ña­ron sus po­lí­ti­cos cuan­do les pre­sen­ta­ron el Bre­xit co­mo la pa­na­cea. Mu­chos de los que vo­ta­ron Bre­xit en el re­fe­rén­dum han com­pren­di­do que su­po­ne un cú­mu­lo de des­gra­cias que no ha­bían ba­ra­ja­do.

Ha si­do com­pli­ca­da la ba­ta­lla man­te­ni­da por los eu­ro­dipu­tados es­pa­ño­les en la Eu­ro­cá­ma­ra, pe­ro lo han con­se­gui­do. Los bri­tá­ni­cos no han reac­cio­na­do con ex­ce­si­va vi­ru­len­cia, por­que con el Bre­xit so­bre sus ca­be­zas el futuro de Gi­bral­tar no es una cues­tión tan gra­ve co­mo otros asun­tos en jue­go, aun­que se da­rán cuen­ta del ro­to que les ha he­cho la UE en cuan­to re­cu­pe­ren la tran­qui­li­dad.

La ini­cia­ti­va de­mues­tra que los es­pa­ño­les que has­ta aho­ra nos han re­pre­sen­ta­do en Bru­se­las y Es­tras­bur­go sa­ben ha­cer los de­be­res, han tra­ba­ja­do sin de­jar un so­lo flan­co sin cu­brir y han sa­bi­do apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des. Que lo apun­ten los di­ri­gen­tes del PSOE y PP, que han he­cho unas lis­tas pla­ga­das de inex­per­tos mien­tras han desecha­do a al­gu­nos de los que me­jor han tra­ba­ja­do por una Eu­ro­pa fuer­te con una Es­pa­ña só­li­da­men­te re­pre­sen­ta­da en esa UE que los bri­tá­ni­cos po­drían de­bi­li­tar.

Ha si­do com­pli­ca­da la ba­ta­lla man­te­ni­da por los eu­ro­dipu­tados es­pa­ño­les en la Eu­ro­cá­ma­ra, pe­ro lo han con­se­gui­do

PI­LAR CER­NU­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.