Mon­to­ya ra­ti­fi­ca que fue su ex no­via la que ma­tó a Laura Luel­mo

El acu­sa­do de la muer­te de la pro­fe­so­ra in­di­ca a la juez el lu­gar don­de arro­jó el mar­ti­llo con el que fue gol­pea­da la jo­ven

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Javier Mon­te­rro­so VAL­VER­DE

Ber­nar­do Mon­to­ya, de­te­ni­do por la Guar­dia Ci­vil por el cri­men de la pro­fe­so­ra Laura Luel­mo, ra­ti­fi­có ayer an­te la juez de ins­truc­ción de Val­ver­de del Ca­mino, El­vi­ra Mora, la nue­va ver­sión de los he­chos en la que cul­pa a su ex no­via Jo­se­fa Carmina de ha­ber ma­ta­do a la jo­ven za­mo­ra­na en un ata­que de ce­los. Su abo­ga­do, Mi­guel Ri­ve­ra, di­jo a los pe­rio­dis­tas que su clien­te ha­bía reite­ra­do su inocen­cia: “Yo no la ma­té, no la vio­lé y tam­po­co la re­tu­ve”. Mon­to­ya con­fir­mó el gi­ro ra­di­cal a su pri­me­ra ver­sión en la que se in­cul­pó del cri­men de Laura.

El acu­sa­do re­ve­ló el lu­gar en el que se en­cuen­tra el mar­ti­llo con el que su­pues­ta­men­te su ex pa­re­ja ases­tó los gol­pes mor­ta­les. “Ber­nar­do ase­gu­ra que Jo­se­fa se des­hi­zo de él en un paraje re­la­ti­va­men­te cer­ca de don­de se en­con­tró el ca­dá­ver”, di­jo el abo­ga­do. Ri­ve­ra ve en es­ta prue­ba y en las hue­llas que de­be­ría ha­ber en la ca­sa y en el co­che los ele­men­tos prin­ci­pa­les pa­ra cam­biar el rum­bo de la in­ves­ti­ga­ción, aun­que to­do que­da­rá a ex­pen­sas de la de­ci­sión de la juez.

El le­tra­do de­ta­lló có­mo se ha­brían su­ce­di­do los he­chos aque­lla tar­de en virtud de es­ta nue­va ver­sión: “Jo­se­fa vio a Laura en­trar en su ca­sa, no sa­bía que esa vi­vien­da ya no era pro­pie­dad de Ber­nar­do y la lla­mó. Ella acu­dió vo­lun­ta­ria­men­te a la ca­sa de Mon­to­ya y se pro­du­jo una dis­cu­sión por ce­los que se fue aca­lo­ran­do”. Ri­ve­ra va más allá y ase­gu­ra que su de­fen­di­do “in­ten­tó pro­te­ger a la pro­fe­so­ra pro­pi­nan­do un guan­ta­zo en la bo­ca a su ex no­via”, pe­ro que no sir­vió de na­da, ya que “se la lle­vó a una ha­bi­ta­ción con­ti­gua y allí aca­bó con su vi­da”. No só­lo le ha­bría gol­pea­do con el mar­ti­llo, se­gún el abo­ga­do, “tam­bién le dio un gol­pe con el pa­lo de ba­rrer”.

Mon­to­ya tes­ti­fi­có por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio Se­vi­lla II de Mo­rón de la Fron­te­ra, don­de es­tá in­ter­na­do de for­ma pro­vi­sio­nal, co­mu­ni­ca­da y sin fian­za. El acu­sa­do se ne­gó a res­pon­der a las pre­gun­tas de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, pe­ro sí con­tes­tó a las cues­tio­nes del fis­cal con una “im­por­tan­te pre­ci­sión”, se­gún su de­fen­sor. Ri­ve­ra ex­pli­có los mo­ti­vos de los cam­bios de ar­gu­men­tos de Mon­to­ya: “Ber­nar­do se au­to­in­cul­pó por amor. Jo­se­fa em­pe­zó a llo­rar y le pi­dió que no la de­la­ta­ra. Lue­go, en la cár­cel se ha da­do cuen­ta de las con­se­cuen­cias y ha pre­fe­ri­do es­cla­re­cer­lo to­do”.

Pa­ra su de­fen­sa, Mon­to­ya apor­ta otras dos po­si­bles prue­bas. Una se­ría la gra­ba­ción de imá­ge­nes en una ga­so­li­ne­ra en al que se le ve­ría con su ex pa­re­ja y otra sus pro­ble­mas pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, con­fir­ma­das por su abo­ga­do, pe­se a que el fo­ren­se se­ña­la la exis­ten­cia de “vio­len­cia de ca­riz se­xual” en el cuer­po de Laura. So­bre la pri­me­ra de ella hay im­por­tan­tes ma­ti­za­cio­nes ya que úni­ca­men­te es­tán obli­ga­das a ser guar­da­das du­ran­te un pe­rio­do de un mes. “En el ca­so de que la juez dé cre­di­bi­li­dad al ter­cer y úl­ti­mo tes­ti­mo­nio de Mon­to­ya, se pro­ce­de­rá a la bús­que­da del mar­ti­llo y a in­te­rro­gar a Jo­se­fa”, aña­dió el le­tra­do.

Ri­ve­ra ad­mi­tió an­te los pe­rio­dis­tas su es­cep­ti­cis­mo, pe­ro que a me­di­da que va conociendo las prue­bas que pre­sen­ta su de­fen­di­do va au­men­tan­do su con­fian­za en la ve­ra­ci­dad de los he­chos que re­la­ta Mon­to­ya. Pa­ra el le­tra­do, “des­apa­re­ce” de los de­li­tos por los que es­tá ac­tual­men­te acu­sa­do Mon­to­ya la par­te “nu­clear”. Así, se­ría res­pon­sa­ble de “cues­tio­nes co­la­te­ra­les” co­mo el encubrimiento “por ha­ber ayu­da­do a des­ha­cer­se del cuer­po”.

Mon­to­ya de­cla­ró por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Se­vi­lla II

JAVIER MON­TE­RRO­SO

Mi­guel Ri­ve­ra, abo­ga­do de Ber­nar­do Mon­to­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.