El sui­ci­dio asis­ti­do de una en­fer­ma ter­mi­nal re­abre el de­ba­te so­bre la eu­ta­na­sia

Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co pa­de­cía es­cle­ro­sis des­de ha­ce 30 años y su ma­ri­do fue de­te­ni­do y pues­to en li­ber­tad sin me­di­das cau­te­la­res tras ayu­dar­la a mo­rir Las pe­nas van des­de 2 a 10 años

El Dia de Cordoba - - Portada - Agen­cias MA­DRID

El sui­ci­dio asis­ti­do en Ma­drid de Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, en­fer­ma ter­mi­nal, con la ayu­da de su ma­ri­do, Ángel Her­nán­dez, y su de­ten­ción –y su pos­te­rior pues­ta en li­ber­tad sin me­di­das cau­te­la­res– han reabier­to el de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción de la eu­ta­na­sia, una cues­tión que que­dó pa­ra­li­za­da en el Par­la­men­to por el an­ti­ci­po elec­to­ral. Du­ran­te las tres dé­ca­das en las que su­frió es­cle­ro­sis múl­ti­ple, Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co ha­bía ex­pre­sa­do a su ma­ri­do “mu­chas ve­ces” su de­seo de mo­rir y po­ner fin al su­fri­mien­to cau­sa­do por es­ta en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va sin cu­ra.

El pa­sa­do miér­co­les fue el día es­co­gi­do por el ma­tri­mo­nio, que gra­bó en ví­deo el sui­ci­dio asis­ti­do de Ma­ría Jo­sé, quien, ade­más, cons­ta­ta en la cin­ta su fir­me de­ci­sión de mo­rir, pa­ra lo que fue im­pres­cin­di­ble la ayu­da de su ma­ri­do, arres­ta­dos ho­ras des­pués en su do­mi­ci­lio. “Ha lle­ga­do el mo­men­to, el que tan­to desea­bas”, di­ce en la gra­ba­ción mien­tras la es­po­sa be­be un po­co de agua pa­ra com­pro­bar que pue­de tra­gar. “No es mucho, pe­ro pue­de que se­pa mal. ¿Es­tás de­ci­di­da?”, le pre­gun­ta. En­ton­ces, Ma­ría Jo­sé le di­ce que sí y be­be con una pa­ji­ta del va­so su­je­ta­do por su ma­ri­do, que su­pues­ta­men­te con­tie­ne ar­sé­ni­co. Cuan­do aca­ba de be­ber­lo, él le da la mano “pa­ra no­tar la au­sen­cia de­fi­ni­ti­va de su su­fri­mien­to” y el ví­deo se cor­ta.

Al lu­gar acu­die­ron los sa­ni­ta­rios del Sum­ma que con­fir­ma­ron el fa­lle­ci­mien­to y aler­ta­ron a la Po­li­cía de que el ma­ri­do le ha­bía su­mi­nis­tra­do una sus­tan­cia pa­ra pro­vo­car la muer­te a su mu­jer.

Ángel es­cri­bió ha­ce días una car­ta en la que re­la­ta­ba el su­fri­mien­to de su es­po­sa y anun­cia­ba la de­ci­sión de ayu­dar­la a mo­rir. “Es evi­den­te que el de­seo de Ma­ría Jo­sé a fin de que se cum­pla ne­ce­si­ta que se la ayu­de, por su in­ca­pa­ci­dad a rea­li­zar­lo por ella mis­ma, y co­mo es una cons­tan­te en ella de­man­dar ese au­xi­lio no ha­brá más re­me­dio que pro­por­cio­nar­le esa ayu­da pa­ra que su de­seo se cum­pla”, ex­pli­có el ma­ri­do en una car­ta di­fun­di­da ayer por la aso­cia­ción De­re­cho a Mo­rir Dig­na­men­te (DMD). En la mi­si­va, pi­de a los le­gis­la­do­res que evo­lu­cio­nen ha­cia po­si­cio­nes me­nos con­tra­rias a la eu­ta­na­sia pa­ra evi­tar que al­guien que lo ne­ce­si­te ten­ga que tran­si­tar por los mis­mos ca­mi­nos que ellos. En ese sen­ti­do se pro­nun­ció el pre­si­den­te de DMD, Javier Ve­las­co, quien ve “in­jus­to que se im­pu­te pe­nal­men­te a es­te hom­bre por un “ac­to de amor, ayu­da y res­pe­to a la vo­lun­tad de su mu­jer”.

El fis­cal de­ci­dió no pe­dir nin­gu­na me­di­da cau­te­lar pa­ra el de­te­ni­do, por lo que el juez lo ha de­ja­do en li­ber­tad in­ves­ti­ga­do por un de­li­to de coope­ra­ción al sui­ci­dio.

El Có­di­go Pe­nal re­gu­la en su ar­tícu­lo 143 la in­duc­ción al sui­ci­dio o la coope­ra­ción con el sui­ci­dio de otras per­so­nas, con un ran­go de pe­nas que va de los dos a los 10 años de pri­sión, aun­que se pre­vé una re­ba­ja si hay pe­ti­ción ex­pre­sa de la víc­ti­ma y és­ta pa­de­ce una en­fer­me­dad gra­ve.

La mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ma­ría Lui­sa Car­ce­do, la­men­tó ayer que no es­té apro­ba­da en Es­pa­ña una ley de eu­ta­na­sia por­que se evi­ta­rían ca­sos con “su­fri­mien­tos tan pe­no­sos” co­mo és­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.