“El equi­po es­tá muy vi­vo”

Tras el “ali­vio” por ven­cer al Ma­llor­ca, el cen­tral ve cla­ve que “esa ne­ce­si­dad y esa exi­gen­cia” se no­te en ca­da par­ti­do

El Dia de Cordoba - - Portada - Cis­co Ló­pez CÓR­DO­BA

Flaño con­si­de­ra que el Cór­do­ba es­tá “a tiem­po” de lo­grar la sal­va­ción

Na­va­rro de Pam­plo­na, aun­que re­si­den­te en Noáin, a es­ca­sos ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, des­de enero vi­ve su pri­me­ra aven­tu­ra fue­ra de ca­sa, fue­ra de Osa­su­na. Eli­gió Cór­do­ba y el CCF y, más allá de los re­sul­ta­dos, es­tá en­can­ta­do de afron­tar “el re­to más exi­gen­te” de su ca­rre­ra. Mi­guel Flaño Be­zu­nar­tea ha­bla con na­tu­ra­li­dad de la si­tua­ción del equi­po, al que ve “muy vi­vo” y cons­cien­te de que “hay que fa­llar muy po­co pa­ra po­der es­tar ahí”, si bien es­tá con­ven­ci­do de que “co­rri­gien­do al­gu­nas co­sas, lo va­mos a con­se­guir”. Por aho­ra, su úni­ca ob­se­sión es ga­nar en El­che. –Aman­te de la lec­tu­ra, ¿con qué li­bro se le­van­tó el do­min­go? –Pues con Sa­piens, de ani­ma­les a dio­ses, aun­que es­toy tam­bién con otro. Lue­go me gus­ta es­cu­char al­go de mú­si­ca an­tes del par­ti­do, y las 12 de la ma­ña­na es un ho­ra­rio que tam­bién me gus­ta, que va­ya la co­sa rá­pi­da. Soy una per­so­na na­tu­ral, me gus­ta vi­vir las ho­ras pre­vias con in­ten­si­dad, pe­ro con ale­gría, que esa pre­sión, ese cos­qui­lleo que uno tie­ne siem­pre en el es­tó­ma­go, no te pue­dan y te per­mi­tan dis­fru­tar de esos mo­men­tos pre­vios, que me pa­re­cen sú­per bo­ni­tos, a pe­sar de esa res­pon­sa­bi­li­dad o ten­sión que con­lle­va un par­ti­do.

–El ini­cio es in­tere­san­te y el fi­nal fue apo­teó­si­co.

–Sí, ade­más vino mi fa­mi­lia (mu­jer y dos ni­ñas, de seis y tres años), que es­tá allá. Fue un subidón es­tar con ellos y dis­fru­tar tras una vic­to­ria im­por­tan­te. Un día re­don­do. –Ex­plí­que­me el fi­nal, otra vez con su­fri­mien­to, pe­ro sa­lien­do ca­ra en lu­gar de cruz. –Se­gu­ra­men­te se jun­ten va­rios com­po­nen­tes, no só­lo el pu­ra­men­te de­por­ti­vo, en el que se­gu­ra­men­te hay as­pec­tos en los que de­be­mos tra­ba­jar más y me­jor, y co­rre­gir en al­gu­nos ca­sos pa­ra ser más fuer­tes y más con­sis­ten­tes. Y lue­go hay otro más men­tal en esos úl­ti­mos mi­nu­tos, en el que esa im­por­tan­cia y ne­ce­si­dad tan gran­de por con­se­guir los pun­tos ha­ce que in­cons­cien­te­men­te te me­tas atrás, co­me­tas al­gu­nos des­ajus­tes y su­fras más de la cuen­ta. Pe­ro la ex­pe­rien­cia me di­ce que es­tos par­ti­dos son así; cues­ta mucho sa­car­los ade­lan­te, sue­len dar­se mo­men­tos en los que pa­san co­sas di­fe­ren­tes y se vuel­ven un po­co lo­cos, y ahí te­ne­mos que ser con­sis­ten­tes pa­ra po­der man­te­ner el re­sul­ta­do. –¿Cuál fue la pri­me­ra ima­gen en su ca­be­za tras esa ju­ga­da fi­nal? –Un po­co de ali­vio, por­que era un mo­men­to com­ple­ta­men­te de­ci­si­vo y ese ali­vio de que no ha­bía en­tra­do la pe­lo­ta y po­día­mos con­se­guir los tres pun­tos. Pe­ro tam­bién es ver­dad que en ese mo­men­to, y te voy a ser muy sin­ce­ro, por den­tro tam­bién sen­tía que no es­tá­ba­mos ha­cien­do las co­sas del to­do bien, que ha­bía ahí al­gu­nos des­ajus­tes que te­ne­mos que me­jo­rar y los va­mos a me­jo­rar, y por eso va­mos a ser un equi­po to­da­vía más fuer­te y al­go más con­sis­ten­te, que no con­ce­da en al­gu­nos mo­men­tos tan­to. Lo va­mos a con­se­guir, creo que el equi­po es­tá muy vi­vo, se en­tre­ga y pue­de es­tar a la al­tu­ra de cual­quie­ra, y por eso es­ta­mos muy ocu­pa­dos en man­te­ner esa exi­gen­cia que va a ser muy al­ta has­ta el fi­nal, que no es fá­cil, y día tras día po­da­mos es­tar en esa pe­lea, y se­gu­ro que lo va­mos a con­se­guir. –Re­co­no­ce fa­llos que, si se man­tie­nen, ha­rán to­do más di­fí­cil. –Sí, sí, y no de­be­mos es­con­der lo que pa­sa, que va se­gu­ra­men­te en dos as­pec­tos: uno más pro­fe­sio­nal, en el que de­be­mos dar un pa­so ade­lan­te, tan­to in­di­vi­dual en la to­ma de­ci­sio­nes pa­ra com­pe­tir en esos mo­men­tos, co­mo tam­bién a ni­vel co­lec­ti­vo, a la ho­ra de ajus­tar un par de co­sas que nos den más for­ta­le­za. Y por otro la­do, otro más men­tal, por­que son par­ti­dos en los que lo nor­mal es que pue­da su­ce­der por­que un equi­po es­tá muy ne­ce­si­ta­do y la ca­be­za... Nos han re­mon­ta­do va­rios par­ti­dos y tie­nes esa fal­ta de con­fian­za o ese mie­do a per­der que mu­chas ve­ces jue­ga en con­tra. Pe­ro el equi­po ha da­do en ese sen­ti­do un pa­so ade­lan­te, en cuan­to a con­fian­za, se­gu­ri­dad en sí mis­mo... Me trans­mi­te fuer­za y con­fian­za, y co­rri­gien­do al­gu­nas co­sas va­mos a es­tar ahí.

–Es al­go si­mi­lar a lo que le ha pa­sa­do al Vi­lla­rreal es­tos días. –Hay mu­chas co­sas que ha­ce­mos bien, por­que en prác­ti­ca­men­te to­dos los par­ti­dos he te­ni­do la sen­sa­ción de po­der pun­tuar o com­pe­tir­le a cual­quie­ra. Pe­ro lue­go hay otra par­te, pe­que­ños de­ta­lles que mar­can la di­fe­ren­cia en una es­tra­te­gia, la con­cen­tra­ción du­ran­te los no­ven­ta y pi­co mi­nu­tos, don­de de­be­mos dar un pa­so ade­lan­te, pe­ro des­de la con­fian­za y la se­gu­ri­dad. El equi­po creo que ha da­do pa­sos ya, más allá de los re­sul­ta­dos, que no han si­do bue­nos y por eso es­ta­mos ahí; he vis­to una me­jo­ría y que el equi­po quie­re, trans­mi­te, aun­que es cons­cien­te de que tie­ne que me­jo­rar co­sas. Pe­ro es­ta­mos ahí y lo va­mos a con­se­guir.

–To­do el mun­do es­pe­ra que sea el pun­to de in­fle­xión, por­que el equi­po hi­zo mu­chas co­sas bien. –Así es. Nos que­da­mos to­dos con las imá­ge­nes de esos úl­ti­mos mi­nu­tos en los que hu­bo des­ajus­tes y con­ce­di­mos más de la cuen­ta, pe­ro du­ran­te mu­chos mi­nu­tos hi­ci­mos mu­chas co­sas bien. Re­cuer­do los pri­me­ros 20 o 25 que han si­do de los me­jo­res que he­mos ju­ga­do úl­ti­ma­men­te, con mu­cha sol­tu­ra con ba­lón, un equi­po se­rio... Pe­ro más que un pun­to de in­fle­xión, no­so­tros en ca­da par­ti­do sa­be­mos que pue­de es­tar la di­fe­ren­cia en­tre con­se­guir o no la per­ma­nen­cia. Esa ne­ce­si­dad y esa exi­gen­cia se de­be no­tar, pe­ro sin ob­se­sio­nar­nos con ca­da par­ti­do. Va a ser mucho más im­por­tan­te esa con­sis­ten­cia que de­be­mos man­te­ner, por­que un día con otro se­gu­ro que va­mos a po­der es­tar en la pe­lea. –Lle­gan aho­ra los úl­ti­mos diez par­ti­dos, los de­ci­si­vos. ¿Es­tá el Cór­do­ba ya en la pe­lea?

–En es­te mo­men­to creo que to­dos lo ve­mos po­si­ble, pe­ro no me ocu­pa­ría de­ma­sia­do en los pun­tos que te­ne­mos de di­fe­ren­cia, en las jor­na­das que que­dan, aun­que sea una reali­dad que es­tá ahí; creo que de­be­mos cen­trar­nos mucho más en ca­da en­tre­na­mien­to y en ca­da

Ha­cer cuen­tas, mi­rar el ca­len­da­rio, só­lo has­ta cier­to pun­to; es más im­por­tan­te fo­ca­li­zar­se en el par­ti­do”

par­ti­do, don­de de­be­mos ir ab­so­lu­ta­men­te con to­do, in­ten­tan­do ha­cer las co­sas bien, con la con­cen­tra­ción a tope, y con­se­guir esos pun­tos que nos pa­rez­can co­mo lo que son: la vi­da, en el sen­ti­do pro­fe­sio­nal y de­por­ti­vo. Y ya es­tá, na­da más. Ha­cer cuen­tas, mi­rar el ca­len­da­rio, só­lo has­ta cier­to pun­to, por­que es más im­por­tan­te fo­ca­li­zar­se en el par­ti­do, que aho­ra es El­che, con la ilu­sión de ir a ha­cer bien las co­sas y ga­nar, que es lo más im­por­tan­te. A par­tir de ahí, ire­mos vien­do ha­cia don­de va­mos. –Al­gún com­pa­ñe­ro ha­bla­ba del ham­bre. ¿Lo ha echa­do en fal­ta? –En el as­pec­to per­so­nal, hu­mano, el ves­tua­rio es muy bueno, re­cep­ti­vo y con ga­nas de apren­der co­sas, pe­ro es ver­dad que en ese as­pec­to más com­pe­ti­ti­vo, de al­go más de ma­du­rez pro­fe­sio­nal, de­be­mos dar un pa­so ade­lan­te, co­mo creo que lo es­ta­mos dan­do po­co a po­co. Te­ne­mos que dar­nos cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca la ca­te­go­ría, ca­da par­ti­do de Se­gun­da, y es­tar en el mun­do pro­fe­sio­nal, una exi­gen­cia bes­tial en la que hay que de­fen­der lo que tie­nes con uñas y dien­tes. Pe­ro creo que el equi­po se ha ido con­cien­cian­do to­da­vía más de lo que hay en jue­go y es­ta­mos muy vi­vos pa­ra po­der con­se­guir­lo. –Des­de se lle­ga­da se eri­gió en un lí­der. ¿Fal­ta­ba esa fi­gu­ra? –No lo sé. Me he en­con­tra­do con Alfaro, Lara, Fer­nán­dez, que sa­ben lle­var per­fec­ta­men­te ese li­de­raz­go, que su­man mucho por el club. Pe­ro en lí­neas generales es un ves­tua­rio bas­tan­te jo­ven al que le vie­nen bien cier­ta ex­pe­rien­cia o ma­du­rez, pa­ra en­tre to­dos ser más fuer­tes. Sé el pa­pel que pue­do desem­pe­ñar, ven­go de mu­chos años ejer­cien­do de ca­pi­tán, ten­go una for­ma de ser, y es­toy muy a gus­to y com­pro­me­ti­do en ese sen­ti­do, pe­ro tam­bién soy una per­so­na que es­cu­cha y apren­de de los de­más. –Esa fal­ta de ma­du­rez qui­zás se ha no­ta­do a la ho­ra de di­ge­rir la si­tua­ción ac­tual del equi­po. –Eso ya va tam­bién con ca­da uno. Pe­ro el equi­po se es­tá vien­do que quie­re, que no se ha de­ja­do ir, que va­mos a ir has­ta el úl­ti­mo mo­men­to del úl­ti­mo par­ti­do, y a par­tir de ahí las co­sas sa­len. Creo mucho en la ac­ti­tud, el tra­ba­jo y la in­sis­ten­cia, y así van a sa­lir las co­sas. –¿Se ha lle­va­do al­gu­na sor­pre­sa con el CCF que le ‘ven­die­ron’? –Bueno, es más o me­nos lo que me es­pe­ra­ba. En el as­pec­to de club, veo que tie­ne mu­chas for­ta­le­zas, aun­que pa­sa por un mo­men­to en el que hay li­mi­ta­cio­nes o as­pec­tos que de­ben cre­cer, y es evi­den­te; las li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas y la es­truc­tu­ra se­gu­ro que pue­de ha­cer­se más fuer­te con el pa­so de los años, oja­lá en el fút­bol pro­fe­sio­nal. Pe­ro pu­lien­do esos va­cíos, creo que es un club con mucho po­ten­cial, con una ciu­dad y una afi­ción de­trás muy im­por­tan­tes, y eso me da mu­cha con­fian­za. La ciu­dad me ha sor­pren­di­do pa­ra bien, en el ves­tua­rio tam­bién he te­ni­do bue­na aco­gi­da... Es­toy te­nien­do bue­nas sen­sa­cio­nes, aun­que es­toy fo­ca­li­za­do en lo pu­ra­men­te de­por­ti­vo, y los re­sul­ta­dos has­ta el mo­men­to no han si­do los es­pe­ra­dos. Pe­ro es­ta­mos a tiem­po y con la ilu­sión a tope pa­ra con­se­guir­lo. Pa­ra mí, con 34 años, se­gu­ra­men­te sea el re­to pro­fe­sio­nal más exi­gen­te que he po­di­do te­ner, y por eso es una mo­ti­va­ción aña­di­da a la que lle­vo de por sí, que ya es mu­cha. –Va­mos, que se ha en­con­tra­do un to­ro de li­dia com­pli­ca­da.

–Sé lo que hay, pe­ro el fút­bol te da mu­chas sor­pre­sas y uno no sa­be don­de pue­de en­con­trar los pun­tos, ese mo­men­to que te cam­bia el pa­so, y por eso mu­chas ve­ces el pre­mio es­tá en la in­sis­ten­cia. En es­tas si­tua­cio­nes tan de­li­ca­das, uno tien­de en ex­ce­so a ten­sio­nar­se, a res­pon­sa­bi­li­zar­se, a preo­cu­par­se, y to­do de­be par­tir mucho más des­de la ilu­sión, des­de la ale­gría, que no es­tá re­ñi­da con la res­pon­sa­bi­li­dad, pues al fi­nal quien es más res­pon­sa­ble es el que es ca­paz de vi­vir a tope ca­da mo­men­to de la vi­da. Au­toe­xi­gir­se y au­to­cri­ti­car­se, no por­que lo que di­gan, sino por­que uno de­be ser cons­cien­te de lo que es­tá ha­cien­do, de dón­de pue­de ha­cer al­go más, y a par­tir de ahí las co­sas van a ir sa­lien­do.

–Vie­ne de Osa­su­na, con mu­cha gen­te de la ca­sa. En el Cór­do­ba no exis­te esa se­ña de iden­ti­dad. –En ca­da club tie­nen su fi­lo­so­fía, su his­to­ria, pe­ro a mí siem­pre me ha pa­re­ci­do muy im­por­tan­te que en un club pro­fe­sio­nal, en un ves­tua­rio, se man­ten­ga un blo­que de ju­ga­do­res de ca­sa, por­que eso da iden­ti­dad, so­li­dez al gru­po. Es al­go que siem­pre he vi­vi­do en Osa­su­na, que en el mun­do pro­fe­sio­nal pue­de ser al­go ex­cep­cio­nal por­que en otros equi­pos se pro­du­cen de­ma­sia­dos cam­bios. En­tien­do tam­bién que la exi­gen­cia es má­xi­ma día a día y el ren­di­mien­to de­be es­tar a la al­tu­ra, seas de don­de seas. –Es su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue­ra de Pam­plo­na. ¿Es­ta­ría dis­pues­to a alar­gar­la más allá de ju­nio sea cual sea el desen­la­ce? –No des­car­to ab­so­lu­ta­men­te na­da. Mi sen­sa­ción es que has­ta el mo­men­to es­toy en­can­ta­do de es­tar aquí, aun­que no ha­ya ido del to­do bien a ni­vel de re­sul­ta­dos. Es­toy muy con­ten­to e in­vo­lu­cra­do en lo que te­ne­mos en­tre ma­nos, y no des­car­to nin­gu­na si­tua­ción, sino al con­tra­rio; mues­tro mi to­tal dis­po­si­ción. Es­toy ple­na­men­te fo­ca­li­za­do en con­se­guir la per­ma­nen­cia y de­jar al Cór­do­ba en Se­gun­da Di­vi­sión, que es lo úni­co que ten­go en la ca­be­za, pe­ro a par­tir de ahí va­lo­ra­ré cual­quier cir­cuns­tan­cia que se dé, con la idea de que es­toy con­ten­to, a gus­to, com­pi­tien­do y que me han aco­gi­do bien.

–Me ha­bló de ir par­ti­do a par­ti­do, pe­ro abril se an­to­ja fun­da­men­tal. –Ló­gi­ca­men­te no so­mos aje­nos a la si­tua­ción, que exi­ge fa­llar muy, muy, pe­ro que muy po­co, y en ese sen­ti­do ca­da par­ti­do es vi­tal. En El­che bus­ca­re­mos la vic­to­ria y de­be­mos ir a ga­nar por­que es muy im­por­tan­te, y lue­go te­ne­mos el Lu­go, que es un ri­val di­rec­to y un par­ti­do fun­da­men­tal. Pe­ro no es­toy pen­san­do en el Lu­go, co­mo pa­ra pen­sar en los tres o cua­tro úl­ti­mos par­ti­dos. Evi­den­te­men­te, tie­nes que su­mar mucho, mu­chí­si­mo, pa­ra po­der es­tar ahí, y eso lo sa­be­mos. En ca­da par­ti­do pue­de es­tar la di­fe­ren­cia en­tre lo­grar­lo y no, y hay que ju­gar con esa reali­dad. –Si me lo per­mi­te, pa­ra mí la cla­ve pa­sa por en­con­trar cier­ta re­gu­la­ri­dad y ser fuer­te en ca­sa. –La re­gu­la­ri­dad es cla­ve, evi­den­te­men­te, y ya el pun­to en Cá­diz, que des­de fue­ra pu­do pa­re­cer muy po­co por­que es­tás a una dis­tan­cia muy gran­de, a mí no me lo pa­re­ció por­que al fi­nal es­tás em­pa­tan­do fue­ra, y cuan­do no se pue­de ga­nar, hay que em­pa­tar. Y eso, qui­zás no tan­to a ni­vel de pun­tos, pe­ro a ni­vel de sen­sa­cio­nes, te da otra se­gu­ri­dad, y por eso la vic­to­ria an­te el Ma­llor­ca te co­lo­ca de otra ma­ne­ra. Y eso era al­go que te­nía­mos den­tro tam­bién, por­que lle­vá­ba­mos va­rios par­ti­dos sin po­der con­se­guir los tres pun­tos an­te nues­tra gen­te; te­nía­mos que qui­tar­nos eso con una ale­gría. Pe­ro sí con­si­de­ro que fue­ra y en ca­sa ca­da par­ti­do es fun­da­men­tal y lo de­be­mos ju­gar así, con la idea de ser con­sis­ten­tes y re­gu­la­res, que es lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo.

Te­ne­mos que dar­nos cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca la ca­te­go­ría y de­fen­der lo que tie­nes con uñas y dien­tes”

El fút­bol te da sor­pre­sas y uno no sa­be dón­de pue­de en­con­trar los pun­tos; el pre­mio es­tá en la in­sis­ten­cia”

JOR­DI VIDAL

Mi­guel Flaño, en el te­rreno de jue­go de El Ar­cán­gel.

JOR­DI VIDAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.