Los par­ti­dos an­da­lu­ces de­man­dan un de­ba­te so­se­ga­do so­bre la eu­ta­na­sia

● PSOE, Po­de­mos y Cs ins­tan a re­gu­la­ri­zar la muer­te asis­ti­da, mien­tras el PP con­mi­na a que no se uti­li­ce co­mo ar­ma elec­to­ra­lis­ta

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Agen­cias

Su­sa­na Díaz de­fien­de una re­fle­xión “res­pon­sa­ble y se­ria” en el Con­gre­so al mar­gen de elec­to­ra­lis­mos

El de­ba­te so­bre la re­gu­la­ción de la eu­ta­na­sia ha vuel­to a sur­gir en vís­pe­ras de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del día 28 a raíz del ca­so de Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, una en­fer­ma ter­mi­nal a la que ayu­dó a mo­rir su ma­ri­do, por lo que fue de­te­ni­do aun­que des­pués li­be­ra­do.

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos se han en­zar­za­do en un de­ba­te de de­re­chos en el que no to­dos es­tán có­mo­dos. Y me­nos du­ran­te la precampaña elec­to­ral. La com­ple­ji­dad de la ma­te­ria, las im­pli­ca­cio­nes éti­cas y so­cia­les de la ma­te­ria, acon­se­ja a en­cap­su­lar el asun­to en tér­mi­nos so­se­ga­dos. En esos tér­mi­nos se ex­pre­só ayer la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSOE-A, Su­sa­na Díaz, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da en RNE, en la que de­fen­dió la ne­ce­si­dad de abrir una “re­fle­xión se­ria, pro­fun­da y res­pon­sa­ble” so­bre eu­ta­na­sia en el Con­gre­so de los Dipu­tados, “ale­ja­do de la campaña elec­to­ral” y avi­só de que si los par­ti­dos “no va­mos al mis­mo rit­mo de la de­man­da so­cial mu­cha gen­te no nos en­ten­de­rá”.

En tér­mi­nos si­mi­la­res se ex­pre­sa­ron Cs y PP, que cri­ti­ca­ron a Pe­dro Sánchez por ha­ber abier­to el me­lón en un pe­rio­do tan sen­si­ble co­mo la precampaña. La dipu­tada de Cs Isa­bel Al­bás la­men­tó que el pre­si­den­te del Go­bierno use “el do­lor de las per­so­nas en sus úl­ti­mos mo­men­tos”, mien­tras que Juan­ma Mo­reno se unió al men­sa­je de pe­dir “se­re­ni­dad”, al tiem­po que pro­po­nía una me­jo­ra de los cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

En ma­te­ria le­gis­la­ti­va, An­da­lu­cía fue la pri­me­ra co­mu­ni­dad en aco­ger­se a una ley de muer­te dig­na en 2010 –di­fe­ren­te a eu­ta­na­sia–, con la que se ga­ran­ti­zó el ac­ce­so de la ciu­da­da­nía a tra­ta­mien­tos del do­lor y se prohi­bía la obs­ti­na­ción te­ra­péu­ti­ca. En lo que va de año, el Re­gis­tro de Vo­lun­tad Vi­tal acu­mu­la 945 ex­pe­dien­tes, lla­ma­dos tes­ta­men­tos vi­ta­les.

Un te­ma muy sen­si­ble co­mo la eu­ta­na­sia se co­ló el jue­ves en el com­ba­te por los vo­tos co­mo an­tes hi­zo, y vol­ve­rá, la pri­sión permanente re­vi­sa­ble. El ca­so de Án­gel Her­nán­dez, ma­ri­do de Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, en­fer­ma ter­mi­nal a la que ayu­dó a mo­rir, irrum­pió en los dis­cur­sos po­lí­ti­cos y tam­bién en la Igle­sia. La tor­men­ta desata­da obli­ga a la cla­se po­lí­ti­ca a mo­jar­se. “No ten­go mie­do, es­toy tran­qui­lo, mi mu­jer de­jó de su­frir”, di­jo ayer Her­nán­dez, en li­ber­tad tras pres­tar de­cla­ra­ción co­mo impu­tado por un de­li­to de au­xi­lio o coope­ra­ción al sui­ci­dio en un juz­ga­do de Ma­drid.

Su de­fen­sa pe­di­rá que se apli­que la ate­nuan­te del ar­tícu­lo 143.4 del Có­di­go Pe­nal pa­ra que no en­tre en pri­sión, pe­ro no des­car­ta so­li­ci­tar el in­dul­to si fue­ra con­de­na­do. Es­ta de­ci­sión es­ta­ría en ma­nos del Go­bierno, pe­ro su por­ta­voz, Isa­bel Ce­láa, no en­tró en el asun­to, aun­que sí ex­pre­só el com­pro­mi­so del Eje­cu­ti­vo de im­pul­sar “la re­gu­la­ción del de­re­cho a una muer­te dig­na con to­das las cau­te­las” y lle­var­lo “cuan­to an­tes” al Par­la­men­to pa­ra su apro­ba­ción. Sub­ra­yó que no le “pa­re­cen de re­ci­bo” las crí­ti­cas de la opo­si­ción de que el Go­bierno ha­ya uti­li­za­do la eu­ta­na­sia en campaña.

La ma­yo­ría de las crí­ti­cas vi­nie­ron del PP, que re­pro­chó al PSOE y a Pe­dro Sánchez su “elec­to­ra­lis­mo” por abrir un de­ba­te so­bre la muer­te asis­ti­da en ple­na campaña, mien­tras que se man­tie­ne en su pos­tu­ra de apos­tar por los cui­da­dos pa­lia­ti­vos co­mo me­di­da pa­ra las per­so­nas que se en­cuen­tran en el “pro­ce­so de mo­rir”. La pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, pi­dió que en es­te de­ba­te no se uti­li­ce “el su­fri­mien­to ajeno pa­ra ha­cer campaña elec­to­ral” y re­cal­có que, si las ini­cia­ti­vas so­bre es­ta ma­te­ria que te­nía en trá­mi­te la Cá­ma­ra no se apro­ba­ron, fue por­que el Go­bierno an­ti­ci­pó las elec­cio­nes.

En Cs, su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Manuel Vi­lle­gas, de­fen­dió la re­gu­la­ri­za­ción. “Si tu mu­jer, tu hi­ja o tu ma­ri­do es­tá su­frien­do de esa ma­ne­ra... no pue­do po­ner la mano en el fue­go de que yo no ha­ría lo mis­mo que ese hom­bre”, de­cla­ró su pre­si­den­te, Al­bert Ri­ve­ra. Pa­ra el lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, es “in­de­cen­te” que una per­so­na pue­da ser de­te­ni­da y en­car­ce­la­da por “un ac­to de hu­ma­ni­dad”.

La eu­ta­na­sia lle­gó a la me­sa de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, cu­yo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Luis Ar­güe­llo, afir­mó que “la muer­te pro­vo­ca­da no es la so­lu­ción a los conf lic­tos” de la so­cie­dad. “No pien­so, Dios me li­bre, en la cár­cel pa­ra na­die, pe­ro sí en la ne­ce­si­dad, de apo­yar cual­quier de­ci­sión que evi­te que la muer­te sea la so­lu­ción de los pro­ble­mas”.

Ba­jo el gri­to de “eu­ta­na­sia le­gal ya” y “que­re­mos li­ber­tad pa­ra nues­tro fi­nal”, más de un cen­te­nar de per­so­nas pro­tes­ta­ron fren­te a los juz­ga­dos de Pla­za de Cas­ti­lla (Ma­drid) pa­ra que se re­gu­le el sui­ci­dio asis­ti­do y se con­si­ga la abo­li­ción del ar­tícu­lo 143 del Có­di­go Pe­nal.

Los obis­pos di­cen que la “muer­te pro­vo­ca­da no so­lu­cio­na los con­flic­tos que hay en la so­cie­dad”

JULIO MUÑOZ / EFE

La se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSOE-A, Su­sa­na Díaz, en la se­de regional del par­ti­do.

KIKO HUES­CA / EFE

Ma­ni­fes­tan­tes de la aso­cia­ción De­re­cho a Mo­rir Dig­na­men­te pro­tes­tan en los juz­ga­dos de pla­za de Cas­ti­lla (Ma­drid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.