“No sa­bía­mos có­mo pa­rar el au­to­bús”

● Va­rios pa­sa­je­ros le qui­ta­ron al con­duc­tor el pie del ace­le­ra­dor ● Una de­ce­na de vehícu­los fue­ron arras­tra­dos 30 me­tros

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Ce­li­na Cla­vi­jo MÁ­LA­GA

“En­tre tres per­so­nas pu­di­mos qui­tar­le el pie del ace­le­ra­dor, por­que él se­guía –in­cons­cien­te­men­te– ace­le­ran­do. Yo so­lo no po­día ha­cer­lo. Lo ten­di­mos en el sue­lo y una mé­di­co de fa­mi­lia –que tam­bién iba a bor­do– me echó una mano pa­ra asis­tir­lo”. El que ha­bla es Fran­cis­co Luis Guzmán, pe­dia­tra del cen­tro de sa­lud San An­drés-Tor­cal de Má­la­ga que ayer prac­ti­có al con­duc­tor del au­to­bús que arro­lló a una de­ce­na de vehícu­los la re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar, cla­ve pa­ra que re­cu­pe­ra­ra las cons­tan­tes vi­ta­les has­ta la lle­ga­da de la am­bu­lan­cia. El chó­fer, de 49 años, ha­bía per­ma­ne­ci­do du­ran­te unos 15 mi­nu­tos en pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria. Tras in­gre­sar en la UCI del Hospital Regional, al cie­rre de es­ta edi­ción con­ti­nua­ba es­ta­ble den­tro de la gra­ve­dad. Los mé­di­cos ya des­car­tan que va­ya a su­frir da­ños ce­re­bra­les.

El accidente ocu­rrió a las 08:15. La ac­tua­ción del pe­dia­tra y del res­to de pa­sa­je­ros que tam­bién co­la­bo­ra­ron fue aplau­di­da por el gerente de la Em­pre­sa Ma­la­gue­ña de Trans­por­tes (EMT), Mi­guel Ruiz, que lo ca­li­fi­có co­mo “el hé­roe del día”.

No fue fá­cil ac­ce­der has­ta la ca­bi­na del con­duc­tor. “No sa­bía­mos có­mo pa­rar el au­to­bús ni abrir la puer­ta. Un mu­cha­cho le dio a una pa­lan­ca y lo lo­gró. Lo sa­ca­mos y lo ten­di­mos en el sue­lo del pa­si­llo”, na­rró el mé­di­co que iba a bor­do del au­to­bús de la lí­nea 1, dis­traí­do con el te­lé­fono cuan­do oyó una su­ce­sión de im­pac­tos.

Los pa­sa­je­ros, aje­nos a lo ocu­rri­do, pe­dían a gri­tos al chó­fer que fre­na­ra. No po­día ha­cer­lo. El hom­bre ha­bía per­di­do el con­trol tras su­frir un infarto, aun­que los sín­to­mas que ini­cial­men­te pre­sen­ta­ba lle­va­ban a pen­sar que se tra­ta­ba de un ata­que de epi­lep­sia.

Va­rios de los ocu­pan­tes se afa­na­ban en pa­rar el au­to­bús, que arras­tró to­do lo que ha­bía a su pa­so a lo lar­go de 30 me­tros. Nue­ve tu­ris­mos, una mo­to­ci­cle­ta, la mar­que­si­na de una pa­ra­da, tres fa­ro­las, una se­ñal de trá­fi­co, ade­más del tol­do y la mar­que­si­na de un es­ta­ble­ci­mien­to hos­te­le­ro, se vie­ron vi­si­ble­men­te afec­ta­dos. Tres ár­bo­les fue­ron arran­ca­dos de raíz. “Oía­mos un gol­pe y otro y otro...”, re­cor­da­ba el pe­dia­tra. En el au­to­bús via­ja­ban 13 per­so­nas, en­tre ellas, tres me­no­res, pe­ro nin­gu­na su­frió le­sio­nes de im­por­tan­cia. Es­ta­ban “his­té­ri­cos”, so­bre­pa­sa­dos por una si­tua­ción que les de­ja­rá hue­lla.

Ve­ci­nos y co­mer­cian­tes coin­ci­dían en des­ta­car que fue “un mi­la­gro” que el si­nies­tro no se sal­da­ra con nin­gu­na víc­ti­ma. Mu­chos con­fun­die­ron el es­truen­do con la tor­men­ta que en­ton­ces po­dría acom­pa­ñar a las pre­ci­pi­ta­cio­nes. Otros sos­pe­cha­ron de “una bom­ba”. Una de las per­so­nas que pre­sen­ció el accidente múl­ti­ple fue una mu­jer que lle­va­ba a su hi­ja al co­le­gio. Te­nía in­ten­ción de ade­lan­tar al au­to­bús que po­co des­pués pro­ta­go­ni­zó los he­chos. “Vi­mos li­te­ral­men­te co­ches vo­lan­do. Pa­re­cía una ca­rre­ra. Ha si­do in­creí­ble”, ex­pli­ca­ba mi­nu­tos des­pués a su ma­ri­do aún cons­ter­na­da.

La pri­me­ra co­li­sión se pro­du­jo a las puer­tas de una em­pre­sa de ex­tin­to­res, des­de la que uno de los tra­ba­ja­do­res sa­lía pa­ra car­gar su fur­go­ne­ta, que fue arras­tra­da va­rios me­tros. “To­dos sa­li­mos co­rrien­do pa­ra pe­dir­le al con­duc­tor que se de­tu­vie­ra, pe­ro vi­mos que es­ta­ba echa­do en­ci­ma del volante. Nues­tra fur­go­ne­ta fue des­pla­za­da y so­bre ella que­da­ron em­po­tra­dos va­rios co­ches. Otro es­ta­ba volcado en la ca­rre­te­ra”, sub­ra­yó Car­los, uno de los em­plea­dos, con­ven­ci­do de que “he­mos te­ni­do to­dos un án­gel de la guar­da en la ca­lle”.

Tam­bién im­pre­sio­na­do de­ta­lla­ba lo ocu­rri­do el gerente de la EMT, quien ase­gu­ró que el chó­fer pu­do reac­cio­nar an­tes de en­trar en pa­ra­da car­dio­res­pi­ra­to­ria y evi­tó que se pro­du­je­ra una tra­ge­dia ma­yor. Así lo ates­ti­guó tam­bién el con­ce­jal del dis­tri­to de Ca­rre­te­ra de Cá­diz, Luis Ver­de, quien aplau­dió que el con­duc­tor tu­vie­ra “la des­tre­za de gi­rar a la de­re­cha” de la vía, que­dan­do al otro la­do el co­le­gio Jo­sé Ma­ría Hi­no­jo­sa, en el que se dis­po­nían a en­trar los es­co­la­res.

En pa­la­bras del por­ta­voz de la EMT, si el con­duc­tor no se hu­bie­ra des­via­do, las con­se­cuen­cias ha­brían si­do más gra­ves. El Gru­po de In­ves­ti­ga­ción de Ac­ci­den­tes y Ates­ta­dos de la Po­li­cía Lo­cal si­gue in­ves­ti­gan­do el si­nies­tro. Un dis­po­si­ti­vo de unas 70 per­so­nas, for­ma­do por bom­be­ros, po­li­cías lo­ca­les y tra­ba­ja­do­res de lim­pie­za, se em­pleó du­ran­te ho­ras pa­ra res­ta­ble­cer la nor­ma­li­dad.

“Hoy he­mos te­ni­do to­dos un án­gel de la guar­da en la ca­lle”, reconoce un tes­ti­go

JA­VIER AL­BI­ÑA­NA

Los efec­ti­vos de Bom­be­ros de Má­la­ga tra­ba­jan­do en el lu­gar del accidente pro­vo­ca­do por un au­to­bús sin con­trol, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.