Be­ne­fi­cios a cor­to y me­dio pla­zo

● El pro­yec­to SROI–AR, pre­sen­ta­do en Ma­drid, ha de­mos­tra­do que se ob­ten­dría un re­torno de 3,16 eu­ros por ca­da eu­ro in­ver­ti­do en el abor­da­je ideal de la ar­tri­tis reuma­toi­de

El Dia de Cordoba - - Salud Y Bienestar - Ja­vier Gran­da Re­vi­lla

El pro­yec­to SROI-AR, pre­sen­ta­do el pa­sa­do lu­nes en Ma­drid, ha de­mos­tra­do que se ob­ten­dría un re­torno de 3,16 eu­ros por ca­da eu­ro in­ver­ti­do en el abor­da­je ideal de la ar­tri­tis reuma­toi­de. Es­ta en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne y cró­ni­ca, afec­ta al 0,82% de la po­bla­ción es­pa­ño­la –apro­xi­ma­da­men­te a una de ca­da 100 mu­je­res– y ca­da año se diag­nos­ti­can 30.000 nue­vos ca­sos en nues­tro país.

La ar­tri­tis reuma­toi­de pro­vo­ca do­lor, in­fla­ma­ción cró­ni­ca en las ar­ti­cu­la­cio­nes y dis­ca­pa­ci­dad. Por es­te mo­ti­vo, cau­sa un gran con­su­mo de re­cur­sos a los ser­vi­cios de sa­lud y pro­vo­ca que los pa­cien­tes ten­gan que fal­tar a me­nu­do al tra­ba­jo, pre­ci­san de más días de ba­ja o de­ben ju­bi­lar­se an­tes, con una gran car­ga.

El tra­ba­jo ha si­do desa­rro­lla­do por la con­sul­to­ra We­ber, con la co­la­bo­ra­ción de la aso­cia­ción de pa­cien­tes Co­nAr­tri­tis y el aus­pi­cio de Lilly. Un gru­po de di­fe­ren­tes ex­per­tos han de­ba­ti­do so­bre có­mo es el abor­da­je ac­tual de es­ta en­fer­me­dad y cuál se­ría el óp­ti­mo. Y han ela­bo­ra­do 22 pro­pues­tas de me­jo­ra tan­to en el diag­nós­ti­co co­mo en el ma­ne­jo de la en­fer­me­dad pre­coz y en la es­ta­ble­ci­da.

La doc­to­ra Ro­sa­rio Gar­cía de Vi­cu­ña es je­fa del ser vi­cio de Reu­ma­to­lo­gía del Hospital Uni­ver­si­ta­rio de la Prin­ce­sa de Ma­drid. En su opi­nión, una de las ma­yo­res ca­ren­cias en el abor­da­je es la fal­ta de aten­ción psi­co­ló­gi­ca de los pa­cien­tes, ya que el es­ta­do aními­co es uno de los mo­ti­vos más fre­cuen­tes de que fra­ca­sen los tra­ta­mien­tos. “Creo que se de­be­ría rea­li­zar una va­lo­ra­ción psi­co­ló­gi­ca a to­dos los pa­cien­tes, al me­nos de ini­cio”, ha apun­ta­do. Pa­ra la ex­per­ta, es­ta en­fer­me­dad tie­ne un gran im­pac­to “en to­das las eda­des de la vi­da. En mu­chas oca­sio­nes, obli­ga a de­jar el tra­ba­jo o a mo­di­fi­car la tra­yec­to­ria vi­tal. Y pe­se a que pue­da con­si­de­rar­se be­nig­na, no lo es: tie­ne mu­cho im­pac­to fí­si­co y emo­cio­nal e, in­clu­so, re­du­ce la ca­li­dad de vi­da”. Por es­tos mo­ti­vos, ha abo­ga­do por diag­nos­ti­car­la y tra­tar­la de la ma­ne­ra más pre­coz po­si­ble.

El tra­ta­mien­to de la ar­tri­tis reuma­toi­de ha me­jo­ra­do en los úl­ti­mos 20 años, cuan­do em­pe­za­ron a uti­li­zar­se los fármacos bio­ló­gi­cos. De ma­ne­ra más re­cien­te, se desa­rro­lla­ron nue­vos fármacos, co­mo las pe­que­ñas mo­lé­cu­las ora­les. “Es­tos avan­ces han cam­bia­do la vi­da de los pa­cien­tes y nos han per­mi­ti­do usar me­jor los fármacos tra­di­cio­na­les. Y, lo que es más im­por­tan­te, cam­biar la his­to­ria na­tu­ral de la en­fer­me­dad por­que los pa­cien­tes se diag­nos­ti­can y tra­tan an­tes”, ha ex­pli­ca­do la doc­to­ra Gar­cía de

Vi­cu­ña. Co­mo ha re­cal­ca­do, el ob­je­ti­vo de­be ser la re­mi­sión, en­ten­di­da co­mo au­sen­cia de do­lor, de dis­ca­pa­ci­dad, de al­te­ra­cio­nes ana­lí­ti­cas y de da­ño en las ar­ti­cu­la­cio­nes. Pa­ra Laly Alcaide, di­rec­to­ra de Co­nAr­tri­tis, “el pa­cien­te de­be for­mar­se, por­que de­be sa­ber lo que pro­du­ce la en­fer­me­dad o as­pec­tos co­mo la im­por­tan­cia de to­mar la me­di­ca­ción, que pue­de tar­dar me­ses en ha­cer efec­to. En es­te sen­ti­do, el pa­pel de las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes es cru­cial”.

En oca­sio­nes, la en­fer­me­dad em­pu­ja al des­em­pleo o mo­di­fi­ca la tra­yec­to­ria vi­tal

ARCHIVO

El vi­rus se trans­mi­te a tra­vés del con­tac­to di­rec­to con las se­cre­cio­nes res­pi­ra­to­rias de las per­so­nas afec­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.