LA SE­RIE QUE JUE­GA CON LA IN­CO­MO­DI­DAD

El Dia de Cordoba - - Televisión - FÁ­TI­MA DÍAZ [email protected]­po­joly.com

EN es­tos tiem­pos en los que la fic­ción es­pa­ño­la es­tá cre­cien­do a pa­sos agi­gan­ta­dos, es com­pli­ca­do con­se­guir su­bir un nue­vo es­ca­lón, al­go que Vo­ta Juan (dis­po­ni­ble ya com­ple­ta en TNT) ha lo­gra­do de ca­lle. Pro­ta­go­ni­za­da por Ja­vier Cá­ma­ra, cuen­ta la his­to­ria de un mi­nis­tro de agri­cul­tu­ra, pes­ca, ali­men­ta­ción y me­dio am­bien­te que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo con­ver­tir­se en pre­si­den­te de Es­pa­ña. Un día se en­te­ra de al­go que no de­be­ría sa­ber y a par­tir de ahí em­pie­za

su cu­rio­so plan pa­ra con­se­guir­lo. Una ori­gi­nal pre­mi­sa pa­ra una co­me­dia que uti­li­za un hu­mor po­co usual has­ta el mo­men­to en la fic­ción es­pa­ño­la. El gag ha si­do una obsesión re­cu­rren­te en las sit­coms es­pa­ño­las du­ran­te mu­cho tiem­po, bus­cán­do­lo de for­ma des­ca­ra­da o lle­van­do a los ac­to­res a ac­tuar con un ím­pe­tu a ve­ces in­ne­ce­sa­rio pa­ra con­se­guir las ri­sas del es­pec­ta­dor. Ol­ví­den­se de que al­go así su­ce­da en Vo­ta Juan, una se­rie que no tie­ne mie­do a usar la pau­sa y a in­da­gar en el la­do os­cu­ro de sus per­so­na­jes sin que ello su­pon­ga re­nun­ciar en nin­gún mo­men­to a la co­me­dia.

Ahí es ver­dad que los guio­nes ayu­dan mu­cho, pe­ro no se­ría lo mis­mo sin el ins­pi­ra­dí­si­mo tra­ba­jo de Ja­vier Cá­ma­ra, quien re­co­no­ció que en el pa­sa­do ten­día mu­cho a la so­bre­ac­tua­ción en sus apa­ri­cio­nes te­le­vi­si­vas por­que era al­go que se le de­man­da­ba, pe­ro aquí se ha­ce rá­pi­da­men­te con el per­so­na­je y va ma­ne­jan­do su la­do más mez­quino con lo có­mi­co pa­ra que uno quie­ra sa­ber qué le va a su­ce­der en lu­gar de co­ger­le odio por ser así. Na­die pue­de de­cir que Cá­ma­ra no da en la dia­na con es­te po­lí­ti­co desas­tro­so y pa­té­ti­co, que en­cuen­tra su di­fe­ren­cial y ma­yor vir­tud en no ser exac­ta­men­te lo que es­pe­ra­mos: ca­bría su­po­ner que Juan Ca­rras­co sim­ple­men­te es un me­te­pa­tas por idio­tez, pe­ro es vil y, a la vez, ex­tra­ña­men­te en­tra­ña­ble por su bús­que­da in­can­sa­ble de ca­ri­ño. De ahí la pa­ra­do­ja.

Vo­ta Juan, des­de lue­go, no se­ría la mis­ma sin Ja­vier Cá­ma­ra, pe­ro el res­to del re­par­to tam­bién apor­ta su gra­ni­to de are­na pa­ra que lle­gue a ni­ve­les tan al­tos. Des­de sus con­se­je­ros has­ta otros per­so­na­jes –pien­so en su cho­fer y su asis­ten­ta– que sí re­pre­sen­tan esa pu­re­za que ayu­da a re­sal­tar la mez­quin­dad de Juan, to­dos apor­tan al­go al pro­ta­go­nis­ta sin de­jar de te­ner una voz pro­pia, al­go que no siem­pre su­ce­de. La se­rie de Die­go San Jo­sé y Juan Ca­ves­tany jue­ga con la in­co­mo­di­dad y se ha con­ver­ti­do en el me­jor es­treno de la tem­po­ra­da de TNT. Ade­más, se per­ci­be una gran preo­cu­pa­ción por dar con el tono ade­cua­do pa­ra que uno al mis­mo tiem­po sea cons­cien­te de la ba­su­ra hu­ma­na que es su pro­ta­go­nis­ta –no hay más que ver có­mo tra­ta a su fa­mi­lia en el se­gun­do epi­so­dio–, co­nec­te con él y ade­más el hu­mor se sien­ta co­mo al­go na­tu­ral den­tro de un es­ce­na­rio a prio­ri no de­ma­sia­do pro­pi­cio pa­ra ello.

‘Vo­ta Juan’ uti­li­za un hu­mor po­co usual y no se­ría lo mis­mo sin el ins­pi­ra­do Cá­ma­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.