Mau­ro Ar­mi­ño par­ti­ci­pa en la Fe­ria del Li­bro con la an­to­lo­gía ‘Crí­me­nes a la fran­ce­sa’

El Dia de Cordoba - - Portada - Án­ge­la Al­ba CÓR­DO­BA

El es­cri­tor, tra­duc­tor y crí­ti­co li­te­ra­rio y tea­tral Mau­ro Ar­mi­ño (Ce­re­ce­da, Bur­gos, 1944) lle­ga es­te sá­ba­do, a las 20:00, a la Fe­ria del Li­bro con Crí­me­nes a la fran­ce­sa (Si­rue­la), una an­to­lo­gía com­pues­ta por 22 re­la­tos de la tra­di­ción ne­gro-cri­mi­nal de la li­te­ra­tu­ra ga­la. La obra abar­ca des­de prin­ci­pios del si­glo XIX has­ta la dé­ca­da de 1920 e in­clu­ye a au­to­res co­mo Cou­rier, Mé­ri­mée, Bal­zac, Ale­jan­dro Du­mas, Ri­che­pin, Guy de Mau­pas­sant o Apo­lli­nai­re.

–¿Cuán­do se con­vier­te el te­ma del cri­men en gé­ne­ro li­te­ra­rio? –En Fran­cia es so­bre to­do a raíz de la tra­duc­ción que ha­ce Bau­de­lai­re de mu­chos cuentos de Poe, pe­ro so­bre to­do de tres en los que in­ter­vie­ne el Ca­ba­lle­ro Du­pin, que es di­ga­mos el pri­mer de­tec­ti­ve li­te­ra­rio de la his­to­ria.

–¿Qué fac­to­res ha­cen po­si­ble esa con­so­li­da­ción del gé­ne­ro ne­gro? –La in­sis­ten­cia. A par­tir de la tra­duc­ción de Bau­de­lai­re el te­ma in­te­re­sa y va ce­rrán­do­se. Por­que de­tec­ti­ves y po­li­cías de mu­cho in­te­rés hay an­tes, pe­ro no res­pe­tan las nor­mas del gé­ne­ro. Hay una no­ve­la de Bal­zac ti­tu­la­da Un asun­to te­ne­bro­so don­de hay dos po­li­cías que in­ter­vie­nen en una cons­pi­ra­ción y ha­cen lo que cual­quier de­tec­ti­ve: van al lu­gar de los he­chos, ha­cen al­gu­nas ave­ri­gua­cio­nes... Pe­ro eso es­tá en­mar­ca­do en otro ti­po de no­ve­la. Sí es un an­te­ce­den­te cla­ro has­ta el pun­to de que los fran­ce­ses con­si­de­ran Un asun­to te­ne­bro­so co­mo la pri­me­ra no­ve­la po­li­cía­ca fran­ce­sa. Es ex­ce­si­vo por­que no cum­ple las pau­tas que da Ed­gar Allan Poe pa­ra el gé­ne­ro.

–¿Qué pe­so tie­ne la tra­di­ción ne­gra en la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa?

–En la ac­tua­li­dad tie­nen una bue­na no­ve­la ne­gra, pe­ro yo me de­di­co a los clá­si­cos. Tie­ne im­por­tan­cia so­bre to­do a par­tir de un da­to cu­rio­so. Po­co an­tes de me­dia­dos de si­glo XIX el desa­rro­llo de la pren­sa fran­ce­sa es enor­me y los pe­rió­di­cos co­mien­zan a sa­lir a dia­rio. Eso era mu­cho pa­pel y pa­ra en­gan­char a los lec­to­res, jun­to a las no­ti­cias, en la pri­me­ra pá­gi­na, ha­cen una co­sa que es el fo­lle­tón: en el fal­dón in­fe­rior de la pá­gi­na uno y dos pu­bli­can cuentos y no­ve­las por par­tes. Eso es un en­gan­che de ven­ta enor­me. Cuan­do se edi­tó El cri­men de Or­ci­val el pe­rió­di­co que lo ti­ra­ba

● ven­día 400.000 ejem­pla­res, una co­sa que ya es inima­gi­na­ble. No ha­bía te­le­vi­sión ni na­da y la gen­te en los ca­si­nos te­nía que leer al­go. Y ese ti­po de no­ve­la en­gan­cha­ba. Los au­to­res te­nían que ha­cer tru­cos: la en­tre­ga del día te­nía que ser un ca­pí­tu­lo con un fi­nal de sus­pen­se pa­ra que fue­ras al día si­guien­te al quios­co a por más. Eso ge­ne­ró una gran can­ti­dad de au­to­res y de po­si­bi­li­da­des pa­ra el gé­ne­ro de­tec­ti­ves­co. In­ter­vie­nen des­de au­to­res de pri­me­ra co­mo Bal­zac o Du­mas a pe­que­ños y po­co co­no­ci­dos aho­ra pe­ro que son muy bue­nos pa­ra el gé­ne­ro y me­jo­res que los de gran nom­bre. Iban di­rec­ta­men­te a la ac­ción: al cri­men, in­ves­ti­ga­ción y des­cu­bri­mien­to del au­tor. Y en seis o sie­te pá­gi­nas cie­rran me­jor el cuen­to que un Bal­zac. –Aun­que hay gran­des au­to­res fran­ce­ses, se sue­le des­ta­car más a los an­glo­sa­jo­nes. –Cla­ro, por­que fue­ron los que in­ven­ta­ron el asun­to, so­bre to­do con Ann Rad­clif­fe, cu­yas tra­duc­cio­nes tu­vie­ron en los años 20 y 30 del si­glo XIX mu­cha di­fu­sión en Fran­cia y que fun­cio­na­ron co­mo inf luen­cia pa­ra es­te ti­po de no­ve­la más ne­gra que detectivesca, que son dos co­sas di­fe­ren­tes. Aun­que pa­ra no­ve­la ne­gra los fran­ce­ses te­nían su au­tor, que era el Marqués de Sa­de, que no tu­vo nin­gu­na inf luen­cia in­gle­sa por­que él es­ta­ba con­fi­na­do en la Bas­ti­lla y no le da­ba pa­ra leer mu­cho. –En su in­tro­duc­ción di­ce que el ori­gen del gé­ne­ro po­li­cía­co lo po­de­mos en­con­trar des­de la Bi­blia, por ejem­plo con Caín y Abel. –Siem­pre que hay un cri­men hay una po­si­bi­li­dad de in­ves­ti­ga­ción, pe­ro eso no es gé­ne­ro li­te­ra­rio; es un cri­men co­mo lo pue­de ha­ber ma­ña­na en La Co­ru­ña o Huel­va. Eso aho­ra se ha con­ver­ti­do en una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial ha­bi­tual y ca­si ru­ti­na­ria. Allá ellos. Otra co­sa es un cri­men vis­to, he­cho e in­ven­ta­do por un no­ve­lis­ta. Hay oca­sio­nes en los que el no­ve­lis­ta apro­ve­chó un re­cor­te de pe­rió­di­co pa­ra ha­cer un cuen­to.

–Hoy en día qui­zás el fo­lle­tón no ten­dría tan­to éxi­to con la de su­ce­sos que en­con­tra­mos en la te­le­vi­sión y la pren­sa en ge­ne­ral. –Ya la gen­te no quie­re sa­ber na­da de eso. Aquí es­ta­ba El Ca­so, que se ven­día mu­chí­si­mo. Tu­vo que aban­do­nar en el mo­men­to en el que hu­bo mu­cha más pren­sa por­que ya no te­nía lec­to­res. Aque­llo tam­bién te­nía mu­cho de tru­co li­te­ra­rio. Era una es­pe­cie de pren­sa ama­ri­lla del cri­men co­mo aho­ra lo son las re­vis­tas del co­ra­zón. –¿Hoy se­ría po­si­ble al­go así? –No, aho­ra no tie­ne in­te­rés. Pri­me­ro por­que la pren­sa nor­mal no va bien. La no­ti­cia del se­ñor que ha ayu­da­do a mo­rir a su mu­jer va a dar pa­ra tres días, so­bre to­do por­que es­ta­mos en campaña elec­to­ral y la eu­ta­na­sia es un pro­ble­ma pa­ra dis­cu­tir. Pe­ro na­da más. To­dos los días hay al­gún cri­men­ci­llo por ahí pe­ro eso en dos días se aca­ba. En cuan­to se dan los cua­tro da­tos, lo que di­ce la po­li­cía y la ve­ci­na de en­fren­te, ya no hay na­da más que ha­blar. Den­tro de un año ha­brá un jui­cio y se vol­ve­rá a in­sis­tir, pe­ro ya no co­mo ele­men­to mor­bo­so. Aho­ra el mor­bo es­tá en el cri­men in­me­dia­to.

–Da la sen­sa­ción de que el es­pec­ta­dor tie­ne sed de su­ce­sos de es­te ti­po. –Ha­ce tiem­po que he per­di­do la idea de qué pa­sa con los lec­to­res y con los es­pec­ta­do­res. El ni­vel cul­tu­ral ha ba­ja­do tan­to en es­te país que es un desas­tre ab­so­lu­to. Na­da de lec­tu­ra de los ar­tícu­los se­rios del pe­rió­di­co. Yo que me de­di­co al tea­tro veo que nues­tras obras, que son se­rias, du­ran un mes y otra de ji, ji, ji, ja, ja, ja, du­ra dos años. ¡Qué le va­mos a ha­cer! La épo­ca es la que es. Ya no llo­ro por na­da. No pen­sá­ba­mos que la cultura es­pa­ño­la iba a aca­bar así.

La épo­ca es la que es, pe­ro no pen­sá­ba­mos que la cultura es­pa­ño­la iba a aca­bar así”

‘El Ca­so’ era una es­pe­cie de pren­sa ama­ri­lla del cri­men co­mo aho­ra lo son las re­vis­tas del co­ra­zón”

El au­tor pre­sen­ta es­te sá­ba­do ‘Crí­me­nes a la fran­ce­sa’, una an­to­lo­gía de re­la­tos de la tra­di­ción ‘noir’ en la li­te­ra­tu­ra ga­la que abar­ca el si­glo XIX y prin­ci­pios del XX

AN­DRÉS DE GA­BRIEL

El es­cri­tor y tra­duc­tor Mau­ro Ar­mi­ño (Ce­re­ce­da, Bur­gos, 1944).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.