Ma­dre mía, qué ma­rrón la Jun­ta de An­da­lu­cía

Des­pués de 75 días de ejer­ci­cio, el Go­bierno emi­te pá­li­das se­ña­les de ha­ber­se de­ci­di­do a go­ber­nar y no só­lo a llo­rar por la he­ren­cia re­ci­bi­da

El Dia de Cordoba - - Andalucía - TEODORO LEÓN GROSS

1 Des­pués de 75 días, el Go­bierno emi­te se­ña­les de ha­ber­se de­ci­di­do a go­ber­nar. Tras con­su­mir tres cuar­tas par­tes de sus 100 días de gra­cia, es la (bue­na) no­ti­cia. Go­ber­nar no es só­lo ges­tio­nar, sino te­ner y eje­cu­tar un pro­yec­to cohe­ren­te, con sen­ti­do ins­ti­tu­cio­nal. Go­ber­nar no es la li­tur­gia del po­der ni el ta­chin­ta­chán de la pro­pa­gan­da. Go­ber­nar tam­po­co es ir al Par­la­men­to a ha­cer se­sio­nes de con­trol al Go­bierno an­te­rior. Go­ber­nar no es su­bir el al­ta­voz de las peo­res ci­fras de la he­ren­cia –au­di­tar la he­ren­cia es otra co­sa– sin de­ma­sia­do ri­gor. Go­ber­nar es, des­de lue­go, al­go muy ale­ja­do de esa de­le­ga­da del Go­bierno que pu­bli­có un ví­deo llo­ran­do y di­cien­do “no vea qué ma­rrón la Jun­ta de An­da­lu­cía, ma­dre mía” en­tre men­cio­nes a mie­dos, pre­sio­nes, si­len­cios y je­rar­quías (y si­gue en ese car­go). Go­ber­nar no es que­jar­se de tra­ba­jar jor­na­das ma­ra­to­nia­nas y dor­mir mal, ¡eso va de su­yo! Go­ber­nar, en fin, no es bue­na par­te de lo que han he­cho. Pe­ro em­pie­zan a emi­tir se­ña­les, aun­que to­da­vía pá­li­das. Por su­pues­to, un plan de re­for­mas de la Jun­ta es al­go más que echar a 45 even­tua­les de aquí o de allá. Un plan de Sa­ni­dad es al­go más que una co­rrec­ción me­to­do­ló­gi­ca con las lis­tas de es­pe­ra pa­ra ha­cer rui­do con­tra sus an­te­ce­so­res y ven­der un che­que de cho­que. Pe­ro ya se em­pie­za a ver un pro­yec­to de Go­bierno, con las donaciones, aten­ción tem­pra­na, co­ber­tu­ra edu­ca­ti­va in­fan­til... San Tel­mo, al fin, emi­te se­ña­les de vi­da in­te­li­gen­te. En­tién­da­se, de vi­da po­lí­ti­ca in­te­li­gen­te.

2

La pre­si­den­ta del Par­la­men­to ya ha al­can­za­do los 100 días en el car­go –su ca­len­da­rio co­men­zó el 27 de di­ciem­bre, no el 18 de enero– y se la­men­ta aquí de que el Par­la­men­to sea, en An­da­lu­cía, un gran des­co­no­ci­do. Bueno, ese pa­re­ce le­jos de ser uno de los gran­des pro­ble­mas de An­da­lu­cía. Cier­ta­men­te los pro­pó­si­tos que enun­cia es­tán muy bien: más trans­pa­ren­cia, más ca­li­dad y más res­pe­to. Pe­ro le fal­ta por se­ña­lar al­gún re­to más: em­pe­zar a ejer­cer ella mis­ma de pre­si­den­ta im­par­cial del Par­la­men­to pa­ra que és­te fun­cio­ne ba­jo las re­glas del jue­go. Re­pro­du­cir el don­tan­cre­dis­mo de su an­te­ce­sor y to­le­rar ex­ce­sos ca­mo­rris­tas no va a ayu­dar; y so­bre to­do si mi­ra pa­ra otro la­do cuan­do pro­vie­nen de sus fi­las. Cla­ro que la Ex­ce­len­tí­si­ma Sra. Pre­si­den­ta ha­rá bien en me­jo­rar la web y los ac­ce­sos pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos, pe­ro an­te to­do, el jue­go lim­pio. Eso sí se­rá un cam­bio. En­tre­tan­to, a la vis­ta de al­gu­nas se­sio­nes del Par­la­men­to, ca­si me­jor si aque­llo no es más co­no­ci­do.

3

En el PSOE an­da­luz, y en par­ti­cu­lar Su­sa­na Díaz, aún de­ben apren­der la lec­ción pen­dien­te des­de el 2-D: el pro­ble­ma no es Vox, aun­que Vox pue­da ser un pro­ble­ma. Pa­ra ellos sí que han pa­sa­do 100 días des­de la de­rro­ta. Y el dis­cur­so del mie­do a la ex­tre­ma de­re­cha no les va a de­vol­ver a San Tel­mo. Des­de lue­go hay que man­te­ner los focos so­bre Vox, por­que es­te par­ti­do po­pu­lis­ta to­ma sen­ti­do de una agen­da ul­tra­mon­ta­na –a la que si­guen su­man­do ocu­rren­cias, co­mo las pro­ce­sio­nes– y con in­fluen­cia par­la­men­ta­ria. Pe­ro el mar­ca­je a Vox no va a dar sen­ti­do al pro­yec­to so­cia­lis­ta; ni el mie­do a Vox les va a ha­cer re­cu­pe­rar el po­der. De he­cho, re­cu­pe­rar el po­der es mu­cho más di­fí­cil que pro­lon­gar el po­der. Hay ayuntamientos an­da­lu­ces don­de no han lo­gra­do ha­cer­lo en 25 años. Y en par­ti­cu­lar su lí­der ha de su­pe­rar el per­so­na­lis­mo. Oír a Su­sa­na Díaz ani­mar a los su­yos en Al­me­ría di­cien­do “me te­néis que qui­tar esa es­pi­ni­ta del 2 de di­ciem­bre” re­sul­ta es­tu­pe­fa­cien­te. Es­to no va de es­pi­ni­tas, ni si­quie­ra de ella. Cuan­do era pre­si­den­ta, po­día ejer­cer de Ma­má Gran­de, con cier­to pa­ter­na­lis­mo, o ma­ter­na­lis­mo; pe­ro es el mo­men­to de po­ner co­to a eso. No van a re­gre­sar por sen­ti­men­ta­lis­mo; só­lo re­gre­sa­rán si se per­ci­be que son los más úti­les. Sin ser úti­les, no se­rán ne­ce­sa­rios.

RAÚL CA­RO / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.