TIEM­POS DE PA­CIEN­CIA

El Dia de Cordoba - - Opinión - JUAN RUZ @Jua­nRuz2

ES­TA­MOS en unos tiem­pos con­vul­sos. Y es que cuan­do se des­em­pol­van las ur­nas los po­lí­ti­cos se ace­le­ran, sa­can lo peor –y lo me­jor, a ve­ces– de sí mis­mos y dis­pa­ran a dies­tro y si­nies­tro con tal de cap­tar –o eso creen ellos– un pu­ña­do de vo­tos. Y mien­tras que los par­ti­dos an­dan en esas co­sas, los ciu­da­da­nos tra­ta­mos de se­guir de la ma­ne­ra más nor­mal po­si­ble con nues­tro queha­cer dia­rio. Lo preo­cu­pan­te del asun­to es que ese seís­mo po­lí­ti­co se cue­la irre­me­dia­ble­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes, con ac­tua­cio­nes que nos afec­tan a to­dos.

Val­ga co­mo ejem­plo los de­cre­tos de los lla­ma­dos vier­nes so­cia­les del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, con me­di­das que se­gu­ra­men­te ten­drían mu­cho me­nos pe­so mediático si se apro­ba­ran en otro contexto, ale­ja­do de unas elec­cio­nes. Y lo lla­ma­ti­vo del te­ma es que to­dos –y a la vez nin­guno– tie­nen ra­zón a la ho­ra de opo­ner­se o aplau­dir la ac­ción del Eje­cu­ti­vo. Por un la­do, si se tra­ta de de­ci­sio­nes que be­ne­fi­cian al con­jun­to de los ciu­da­da­nos, ¿por qué opo­ner­se? De otra par­te, si Sán­chez ha cri­ti­ca­do has­ta la sa­cie­dad el uso abu­si­vo del de­cre­to-ley de su an­te­ce­sor en Mon­cloa, ¿por qué re­cu­rre aho­ra a es­te sis­te­ma? Lo preo­cu­pan­te es que pa­ra am­bas pre­gun­tas hay una mis­ma res­pues­tas: to­dos lo ha­cen por in­tere­ses par­ti­cu­la­res, de estrategia, y no por el bie­nes­tar ge­ne­ral.

Al­go pa­re­ci­do ha ocu­rri­do es­ta se­ma­na en la Jun­ta de An­da­lu­cía a cuen­ta de la de­pen­den­cia y las lis­tas ocul­tas, de ma­ne­ra que la con­se­je­ra del ra­mo, Ro­cío Ruiz, se des­pa­chó a gus­to en el Par­la­men­to al se­ña­lar que en los úl­ti­mos tres años han muer­to en An­da­lu­cía más de 25.000 per­so­nas (de las que unas 2.800 son cor­do­be­sas) a la es­pe­ra de una re­so­lu­ción de so­bre su gra­do de de­pen­den­cia. Sa­car a la pa­les­tra cifras de muer­tos no pa­re­ce ex­ce­si­va­men­te ele­gan­te por par­te del Go­bierno an­da­luz, aun­que se quie­ra jus­ti­fi­car co­mo for­ma de ex­po­ner la ver­da­de­ra si­tua­ción en la que se en­cuen­tra la Jun­ta. Y si ha­bla­mos del de­ba­te pos­te­rior y de lo que di­je­ron unos y otros en se­de par­la­men­ta­ria, pues lle­ga­mos a la mis­ma con­clu­sión: ellos son lo pri­me­ro.

En cla­ve lo­cal tam­po­co nos es­ca­pa­mos de es­ta fie­bre preelec­to­ral. He­mos co­no­ci­do ha­ce unos días las con­clu­sio­nes a las que ha lle­ga­do la Co­mi­sión del Cas­co His­tó­ri­co. El diag­nós­ti­co era más que pre­vi­si­ble, pe­ro lo que ya no lo es tan­to es la so­lu­ción in­me­dia­ta que se ha pro­pues­to: crear otra me­sa pa­ra ver qué ha di­cho la co­mi­sión an­te­rior y lue­go ya se ve­rá qué de­ci­sio­nes se to­man. El ob­je­ti­vo, el mis­mo que en los otros ca­sos: bus­car el ré­di­to po­lí­ti­co por en­ci­na de los in­tere­ses ge­ne­ra­les.

Y en esas an­da­mos. Da igual que mi­re­mos al Go­bierno, a la Jun­ta o a nues­tros ayun­ta­mien­tos. Es tiem­po –has­ta ju­nio, que to­da­vía que­da un tre­cho– de mu­cho rui­do, po­cas nueces y de fal­sos as­pa­vien­tos co­mo si de ver­dad le preo­cu­pa­ran nues­tro pro­ble­mas. Pa­cien­cia. No nos que­da otra.

Da igual mi­rar al Go­bierno, a la Jun­ta o los ayun­ta­mien­tos; to­dos es­tán en cla­ve elec­to­ral

Di­rec­tor de El Día de Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.