El nue­vo SOS de la dehe­sa

El eco­sis­te­ma pe­dro­che­ño por ex­ce­len­cia co­rre el pe­lie­gro de des­apa­re­cer, de­bi­do a la fal­ta de ayu­das, ya que es­tá con­si­de­ra­da por la Unión Eu­ro­pea co­mo pas­to fo­res­tal

El Dia de Cordoba - - Provincia - LOUR­DES CHA­PA­RRO

FOTOGRAFIADA por mi­les de per­so­nas, ana­li­za­da por cien­tos de bió­lo­gos, ad­mi­ra­da ca­da vez que se pa­sa por ella. Una jo­ya am­bien­tal pa­ra Cór­do­ba y, al mis­mo tiem­po, des­pen­sa de mu­chos, pe­ro tan­to pa­ra los se­res hu­ma­nos, co­mo pa­ra la di­ver­sa fau­na que en ella ha­bi­ta. Es la dehe­sa de Los Pe­dro­ches, la mis­ma que aho­ra co­rre el ries­go de des­apa­re­cer.

Un eco­sis­te­ma que ma­ra­vi­lla y des­lum­bra a quien via­ja por las ca­rre­te­ras ser­pen­tean­tes que la atra­vie­sa en cual­quier épo­ca del año en el ca­so de la pro­vin­cia de Cór­do­ba –con esas to­na­li­da­des en su sue­lo que cam­bian a me­di­da que el sol se ha­ce más fuer­te, pe­ro tam­bién más dé­bil– y re­fu­gio, ade­más, de una fau­na y tam­bién de una flo­ra que no se pue­de en­con­trar en nin­gu­na otra par­te del mun­do.

La ra­zón de que la dehe­sa co­rra el ries­go de des­apa­re­cer no es otra que las ayu­das que re­ci­be es­te ma­ra­vi­llo­so y eco­sis­te­ma de bue­na par­te de la pro­vin­cia de Cór­do­ba no son su­fi­cien­tes.

Re­sul­ta ex­tra­ño con­fir­mar que es­ta su­per­fi­cie, tan acla­ma­da y pro­te­gi­da por los be­ne­fi­cios que re­por­ta, no es­té con­si­de­ra­da co­mo tie­rra agra­ria, sino co­mo pas­to fo­res­tal por par­te de la Unión Eu­ro­pea, tal y co­mo ha pues­to de ma­ni­fies­to es­tá mis­ma se­ma­na el ca­te­drá­ti­co de Ga­na­de­ría Eco­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba, Cle­men­te Ma­ta, du­ran­te su in­ter­ven­ción en las jor­na­das de Por­cino que se han ce­le­bra­do en Vi­lla­nue­va de Cór­do­ba, or­ga­ni­za­das por Asa­ja, quien ha pues­to la voz de alar­ma so­bre el pro­ble­ma que se ave­ci­na si no hay un cam­bio de pos­tu­ra.

Son las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, des­de el Go­bierno cen­tral a la Jun­ta de An­da­lu­cía, las res

pon­sa­bles de es­ta si­tua­ción, ya que en su día co­lo­ca­ron a la dehe­sa, la mis­ma en las que se crían los cer­do ibé­ri­cos de los que pre­su­mir en cual­quier fe­ria gas­tro­nó­mi­ca y que tan bue­nos be­ne­fi­cios re­por­tan con sus ventas, en una suer­te de “ca­jón de sas­tre”, tal y co­mo de­fi­ne Ma­ta, lo que la de­ja fue­ra de las ayu­das de la Po­lí­ti­ca Agra­ria Co­mún (PAC).

Es de­cir, que las mis­mas me­di­das y sub­ven­cio­nes que re­ci­ben mi­les de agri­cul­to­res ca­da año pa­ra sa­car ade­lan­te sus pro­duc­cio­nes pa­san de lar­go pa­ra los pro­pie­ta­rios de su­per­fi­cie de dehe­sa cuan­do po­drían te­ner el mis­mo de­re­cho, pe­ro no só­lo por el va­lor eco­nó­mi­co de sus tie­rras y la ri­que­za que ge­ne­ra, que tam­bien, sino que se tie­ne que con­ser­var por otros mu­chos mo­ti­vos, que co­mien­zan des­de el meramente am­bien­tal.

En Cór­do­ba, la dehe­sa se ex­tien­de en más de 452.000 hec­tá­reas, de las que un 23% se co­rres­pon­den con eco­sis­te­ma de es­pe­su­ra nor­mal y pas­to, el 22% con dehe­sas cul­ti­va­das, el 17% con oten­cia­les o ma­to­rra­li­za­das y el 13% nor­ma­les con pas­to. Cór­do­ba es, ade­más, la pro­vin­cia con ma­yor su­per­fi­cie cul­ti­va­da de to­da An­da­lu­cía, con unas 1000.000 hec­tá­reas. Pues bien, to­do es­to pue­de des­apa­re­cer si no se ac­túa de ma­ne­ra in­me­dia­ta por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que aho­ra ne­go­cian la PAC co­rres­pon­dien­te al pe­rio­do 20212027. Pe­ro es que la ex­ten­sión de la dehe­sa no se li­mi­ta úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a la pro­vin­cia de Cór­do­ba, sino que es­tán pre­sen­tes en gran par­te de An­da­lu­cía, Cas­ti­lla-La Man­cha, Cas­ti­lla y León, Ex­tre­ma­du­ra y Ma­drid, y re­pre­sen­tan un 61,57 % del to­tal del los pas­tos per­ma­nen­tes le­ño­sos en es­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Es de­cir, que no se­ría de ex­tra­ñar y es­ta­ría bien que sur­gie­ran gru­pos de apo­yo pa­ra la de­fen­sa de es­te eco­sis­te­ma pa­ra re­cla­mar es­te cam­bio de ca­te­go­ri­za­ción.

Unos gru­pos que, a buen se­gu­ro, le­van­ta­rían la voz por un buen mo­ti­vo y que, por ejem­plo, po­drían lan­zar men­sa­jes con­tun­des a fa­vor de la dehe­sa, ya que si la si­tua­ción per­sis­teí, des­apa­re­ce­rá an­tes de que na­die se de cuen­ta, no só­lo por la fal­ta de ayu­das por par­te de la Unión Eu­ro­pea y por el he­cho de es­tar ca­te­go­ri­za­da en un apar­ta­do que no le co­rres­pon­de, sino tam­bién por los otros pro­ble­mas de los que ado­le­ce du­ran­te al­gu­nas cam­pa­ñas, co­mo es la te­mi­da se­ca. No obs­tan­te, és­ta no es la úni­ca me­di­da adop­tar pa­ra es­ta su­per­fi­cie, ya que tam­bién ne­ce­si­ta ini­cia­ti­vas pa­ra la me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad de las ex­plo­ta­cio­nes, el apo­yo a los pro­pie­ta­rios, la con­cre­ción de las nor­ma­ti­vas que afec­tan a la ges­tión y el apo­yo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. La dehe­sa no pue­de ni de­be des­apa­re­cer.

EL DÍA

Dehe­sa en el Va­lle de los Pe­dro­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.