Co­rrer de­trás de los vo­tan­tes

Nun­ca ha sal­ta­do tan­to la opi­nión pú­bli­ca de un la­do del es­pec­tro ha­cia el con­tra­rio, ni he­mos vis­to a los par­ti­dos deam­bu­lar tan rá­pi­do de un es­pa­cio ideo­ló­gi­co a otro

El Dia de Cordoba - - Andalucía - JO­SÉ MA­NUEL ATEN­CIA

DE un tiem­po a es­ta par­te, una se­ma­na es una eter­ni­dad en la po­lí­ti­ca en España. No di­go ya tres, que son las que fal­tan pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Nun­ca ha sal­ta­do tan­to la opi­nión pú­bli­ca de un la­do del es­pec­tro ha­cia el con­tra­rio, ni he­mos vis­to a los par­ti­dos deam­bu­lar tan rá­pi­do de un es­pa­cio ideo­ló­gi­co a otro. Las ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les de los par­ti­dos en España fun­cio­nan a rá­fa­gas. Un día lle­van el vien­to de ca­ra, al si­guien­te les al­can­za una tor­men­ta, de ahí que re­sul­te bas­tan­te atre­vi­do fi­ni­qui­tar la con­tien­da an­tes de tiem­po, elu­cu­brar so­bre los re­sul­ta­dos que se van a pro­du­cir e in­tuir qué pro­ce­sos se nos abren la no­che des­pués del re­cuen­to de los vo­tos. En cues­tio­nes de­mos­có­pi­cas, ha­ce mu­cho tiem­po que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­mos una au­to­ri­dad en equi­vo­car­nos con los re­sul­ta­dos.

Nun­ca los par­ti­dos han co­rri­do tan­to de­trás de sus po­si­bles vo­tan­tes. An­tes los par­ti­dos ocu­pa­ban un hue­co del es­pa­cio ideo­ló­gi­co y ha­cían to­do lo po­si­ble por am­pliar­lo, a la es­pe­ra de atraer­se a cuan­tos más elec­to­res me­jor. Aho­ra no se les atrae, se les per­si­gue. A ban­da­zo lim­pio, de la iz­quier­da al cen­tro; del cen­tro a la de­re­cha; o de la de­re­cha a la ex­tre­ma de­re­cha. Y eso ocu­rre ca­si de un día pa­ra otro. An­tes un par­ti­do po­lí­ti­co te­nía un pro­gra­ma elec­to­ral más o me­nos iden­ti­fi­ca­ble con su ideo­lo­gía, aho­ra se tie­nen ideas fi­jas pe­ro no de­fi­ni­ti­vas. Se lan­zan pro­pues­tas y si con­ven­cen, se si­gue con ellas. Si llue­ven las crí­ti­cas, se es­con­den y se bus­can otras. Por eso, de­ma­sia­dos lí­de­res acu­den a es­ta cam­pa­ña elec­to­ral con la fi­lo­so­fía de Grou­cho Marx: tie­nen unas ideas, pe­ro si las en­cues­tas no acom­pa­ñan, es­tán dis­pues­tos a cam­biar­las por otras. Se ha­cen pro­pues­tas al rit­mo de los son­deos y a ba­se de ocu­rren­cias y con­sig­nas.

Es una es­pe­cie de po­lí­ti­ca ve­le­ta, ese ins­tru­men­to que nos per­mi­te co­no­cer, en ca­da mo­men­to, la di­rec­ción que lle­va el vien­to. Y en po­lí­ti­ca exis­ten mu­chas si­mi­li

tu­des en­tre lo que di­cen las en­cues­tas y la di­rec­ción que to­ma ca­da par­ti­do se­gún in­di­ca la ve­le­ta. Des­pués de la sor­pre­sa elec­to­ral de Vox en An­da­lu­cía y de la pos­te­rior ca­ram­bo­la que per­mi­tió al PP, jun­to con Ciu­da­da­nos, al­can­zar el po­der en es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma tras más de 37 años de go­bier­nos so­cia­lis­tas inin­te­rrum­pi­dos, los vien­tos de la de­re­cha in­di­ca­ron que ha­bía que se­guir gi­ran­do to­da­vía más a la de­re­cha. Y así lle­gan a es­ta cam­pa­ña PP y Ciu­da­da­nos, en di­rec­ción al ho­ri­zon­te que le ha mar­ca­do Vox, un par­ti­do po­lí­ti­co que, sin re­pre­sen­ta­ción al­gu­na en el Con­gre­so, les ha in­flui­do has­ta en có­mo con­fi­gu­ra­ban sus can­di­da­tu­ras.

Vi­vi­mos tiem­pos muy vo­lá­ti­les. Di­cen las en­cues­tas que Pe­dro Sán­chez es­tá a pun­to de ce­rrar es­ta eterna pre­cam­pa­ña con el vien­to de ca­ra, lo que le po­dría lle­var a pro­ta­go­ni­zar su ter­cer ama­ne­cer po­lí­ti­co. Ha­ce ape­nas tres me­ses na­die en su par­ti­do que­ría acom­pa­ñar­le en unos co­mi­cios. El PSOE an­da­luz ade­lan­tó las au­to­nó­mi­cas pa­ra no ha­cer­las coin­ci­dir con las ge­ne­ra­les, mien­tras los al­cal­des so­cia­lis­tas se con­ju­ra­ban pa­ra que tam­po­co las ce­le­bra­ra en las mis­mas fe­chas que las mu­ni­ci­pa­les. Hoy Sán­chez afron­ta una cam­pa­ña don­de su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es no me­ter la pa­ta, es­pe­rar que Po­de­mos no si­ga ca­yen­do más de lo ne­ce­sa­rio ni Vox au­men­tan­do sus vo­tos más de lo su­fi­cien­te, con el ob­je­ti­vo de que no ha­ya una su­ma co­mo la que se pro­du­jo en An­da­lu­cía. En es­ta ba­ta­lla del 28-A na­die jue­ga úni­ca­men­te con sus car­tas y to­dos es­pe­ran con­tar con las que sa­quen sus po­si­bles com­pa­ñe­ros de via­je. Pa­ra las ex­pec­ta­ti­vas del PSOE, se­ría desea­ble sa­ber a quién es­tá dis­pues­to a ele­gir co­mo com­pa­ñe­ro de via­je.

No hay na­da que ha­ya te­ni­do, es­tos úl­ti­mos años, y ten­ga, ac­tual­men­te, más in­ci­den­cia en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la que la si­tua­ción que se vi­ve en Ca­ta­lu­ña; de ahí que cual­quier co­sa que pue­da ocu­rrir con los lí­de­res se­pa­ra­tis­tas o cual­quier tro­pie­zo de cual­quier par­ti­do dán­do­les alas du­ran­te es­tas se­ma­nas de cam­pa­ña, se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra los co­mi­cios. Y aten­tos, por­que tam­po­co exis­te na­da que ha­ya da­do más pis­tas de lo que pue­de ocu­rrir en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les que el re­sul­ta­do de las au­to­nó­mi­cas en An­da­lu­cía.

Vox ha te­ni­do so­bre los par­ti­dos de de­re­cha, el mis­mo efec­to que Po­de­mos tu­vo en su día so­bre los par­ti­dos de iz­quier­da, pe­ro en sen­ti­do con­tra­rio. La irrup­ción del par­ti­do de Pa­blo Igle­sias su­pu­so la en­tra­da de una bo­ca­na­da de ai­re fres­co en las ins­ti­tu­cio­nes al atraer a las ur­nas a un mon­tón de ciu­da­da­nos que ha­cía tiem­po que es­ta­ban can­sa­dos del mo­de­lo de bi­par­ti­dis­mo que se ha­bía ins­tau­ra­do en España. Su dis­cur­so con­tra la cas­ta obli­gó a los par­ti­dos a in­ten­tar abrir­se a una so­cie­dad que le da­ba la es­pal­da y a po­ner en en­tre­di­cho un sis­te­ma por el que lle­va­ban años re­par­tién­do­se to­dos los ám­bi­tos del po­der. Vox ha te­ni­do jus­to el efec­to con­tra­rio. Los doce dipu­tados ob­te­ni­dos en el Par­la­men­to an­da­luz han traí­do una au­tén­ti­ca vuel­ta al pa­sa­do, con el cues­tio­na­mien­to de mu­chos pasos que creía­mos ya su­pe­ra­dos. Y no ya por ellos, cu­ya ideo­lo­gía no en­ga­ña a na­die. Sino por el efec­to que ha te­ni­do so­bre PP, e in­clu­so so­bre Ciu­da­da­nos.

Aho­ra, tras una cri­sis eco­nó­mi­ca que ha de­ja­do a mu­chas fa­mi­lias ti­ri­tan­do y con un con­flic­to te­rri­to­rial en Ca­ta­lu­ña que nos tie­ne em­pan­ta­na­dos, nos en­con­tra­mos fren­te a unas elec­cio­nes don­de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, en vez de po­ner­se en la ca­be­ce­ra del li­de­raz­go so­cial lle­van me­ses de­di­ca­dos a dar ban­da­zos ideo­ló­gi­cos pa­ra co­rrer de­trás de los vo­tan­tes que se les van es­ca­pan­do.

Vox ha te­ni­do so­bre la de­re­cha el mis­mo efec­to que Po­de­mos tu­vo en­tre la iz­quier­da

RO­SELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.