Plan Car­teia El com­ba­te al nar­co

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Ja­vier Cha­pa­rro

Un cen­te­nar de agen­tes es­co­gi­dos com­po­nen el ce­re­bro y las ma­nos de la lu­cha con­tra las ma­fias del ha­chís, ex­pan­di­das des­de el Es­tre­cho a to­da la cos­ta an­da­lu­za El ope­ra­ti­vo, in­te­gra­do por cua­tro uni­da­des de la Guar­dia Ci­vil, for­ma des­de ha­ce nue­ve me­ses una su­per­es­truc­tu­ra con am­plios po­de­res

Una do­ce­na de es­pe­cia­lis­tas en nar­co­trá­fi­co, blan­queo de ca­pi­ta­les, cri­men or­ga­ni­za­do y co­rrup­ción tra­ba­ja en una sa­la de pa­re­des blan­cas an­te las pan­ta­llas de sus or­de­na­do­res. La ha­bi­ta­ción es­tá pre­si­di­da por un es­cu­do que sim­bo­li­za a las cua­tro uni­da­des de la Guar­dia Ci­vil que des­de ha­ce nue­ve me­ses ope­ran de ma­ne­ra con­jun­ta y coor­di­na­da en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en An­da­lu­cía: una ba­lan­za en re­pre­sen­ta­ción de la Po­li­cía Ju­di­cial, en­car­ga­da de tra­ba­jar ba­jo las ins­truc­cio­nes de jue­ces y fis­ca­les; un ma­che­te por el Gru­po de Ac­ción Rá­pi­da (GAR); un gri­fo ram­pan­te por Asun­tos In­ter­nos –“so­mos los pri­me­ros en qui­tar nues­tra pro­pia por­que­ría”– y un águi­la por el ser­vi­cio de In­for­ma­ción, cu­yos miem­bros ma­ne­jan los con­tac­tos más re­ser­va­dos en lu­ga­res in­sos­pe­cha­dos.

Es­te se­lec­to gru­po de agen­tes com­po­nen el Cen­tro de Con­cen­tra­ción Con­tra el Nar­co­trá­fi­co (CCON Sur), el ce­re­bro de las ope­ra­cio­nes con­tra las re­des del trá­fi­co de ha­chís en las cos­tas an­da­lu­zas y cu­yo eje pi­vo­ta des­de ha­ce dé­ca­das en el Cam­po de Gi­bral­tar. En ese sur del Sur, a pie de te­rreno, se en­cuen­tra la otra par­te del equi­po, los res­pon­sa­bles di­rec­tos de eje­cu­tar las ope­ra­cio­nes, el Or­ga­nis­mo de Coor­di­na­ción del Nar­co­trá­fi­co (OCON Sur), com­pues­to por unos no­ven­ta miem­bros.

Al man­do de to­dos ellos se en­cuen­tra el ge­ne­ral Ma­nuel Con­tre­ras, má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Guar­dia Ci­vil en An­da­lu­cía, ade­mas de un te­nien­te co­ro­nel al fren­te del CCON –ubi­ca­do en el acuar­te­la­mien­to de Eri­ta­ña, en Se­vi­lla– y un co­man­dan­te en el Cam­po de Gi­bral­tar pa­ra di­ri­gir el OCON, con ca­pa­ci­dad pa­ra des­pla­zar­se allí don­de sea pre­ci­so.

El nom­bra­mien­to del ma­gis­tra­do Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka co­mo mi­nis­tro del In­te­rior en ju­nio del año pa­sa­do su­pu­so un sal­to cua­li­ta­ti­vo y cuan­ti­ta­ti­vo de­fi­ni­ti­vo a la ho­ra de com­ba­tir las ma­fias del ha­chís. El 24 de ju­lio de 2018, so­lo mes y me­dio des­pués de su lle­ga­da al mi­nis­te­rio, apro­bó una ins­truc­ción in­ter­na con el fir­me pro­pó­si­to de po­ner pie en pa­red an­te el nar­co­trá­fi­co, con­ven­ci­do de que el pro­ble­ma ha­bía con­ver­ti­do de­ter­mi­na­das zo­nas del Cam­po de Gi­bral­tar en un te­rri­to­rio ajeno a la ley. Con el agra­van­te de que esa si­tua­ción no ha­bría si­do po­si­ble sin la pa­si­vi­dad del Es­ta­do an­te el pro­ble­ma.

“En so­lo diez días di­se­ña­mos la es­truc­tu­ra que ne­ce­si­tá­ba­mos y en vein­te ya es­ta­ba com­ple­ta­men­te en mar­cha”, re­cuer­da con or­gu­llo uno de los res­pon­sa­bles del ope­ra­ti­vo. Ha­bía na­ci­do el Plan Car­teia, así lla­ma­do en ho­me­na­je al ya­ci­mien­to ar­queó­lo­gi­co pú­ni­co-ro­mano si­to en el mu­ni­ci­pio de San Ro­que, en el co­ra­zón de la Bahía de Al­ge­ci­ras.

Con ex­pe­rien­cia so­bra­da co­mo ma­gis­tra­do de la Au­dien­cia Na­cio­nal en la lu­cha con­tra el trá­fi­co de dro­gas, Gran­de-Mar­las­ka lle­gó a la con­clu­sión de que so­lo con un gru­po es­pe­cí­fi­co de agen­tes de­di­ca­dos no­che y día a la ta­rea era po­si­ble en­fren­tar­se al nar­co. La Guar­dia Ci­vil, al es­tar im­plan­ta­da en to­do el te­rri­to­rio, fue el cuer­po ele­gi­do pa­ra la mi­sión, lo cual no obs­ta pa­ra que tan­to la Po­li­cía Na­cio­nal co­mo el Ser­vi­cio de Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra (SVA) se man­ten­gan igual­men­te al fren­te del pul­so a las ban­das en sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos. De he­cho, los her­ma­nos An­to­nio e Is­co Te­jón, lí­de­res del clan de los Cas­ta­ñi­tas, fue­ron cap­tu­ra­dos en La Lí­nea por agen­tes de la co­mi­sa­ría de la Po­li­cía Na­cio­nal.

Los re­sul­ta­dos del OCON y CCON son la des­ar­ti­cu­la­ción de raíz de va­rias e im­por­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das al trá­fi­co de dro­ga, un in­cre­men­to es­pec­ta­cu­lar del nú­me­ro de de­ten­cio­nes y una ci­fra de aprehen­sio­nes de ha­chís que tri­pli­ca las exis­ten­tes an­tes de la pues­ta en fun­cio­na­mien­to del plan, con una me­dia de 20 to­ne­la­das al mes. Los je­fes de los prin­ci­pa­les cla­nes es­tán en pri­sión o hui­dos de España, si bien es cier­to que eso no im­pi­de que al­gu­nos si­gan te­le­di­ri­gien­do sus re­des a tra­vés de una ma­lla de lu­gar­te­nien­tes.

Las in­di­ca­cio­nes da­das des­de In­te­rior pa­ra la Guar­dia Ci­vil son cla­ras: “Te­ne­mos prio­ri­dad ab

so­lu­ta a la ho­ra de ac­tuar. El OCON y el CCON for­man una es­truc­tu­ra que se su­per­po­ne a la que ha­bía con an­te­rio­ri­dad. Se han prio­ri­za­do te­mas co­mo la in­ves­ti­ga­ción pa­tri­mo­nial y el blan­queo de ca­pi­ta­les, lo cual es cla­ve, y otros as­pec­tos co­mo la pre­sen­cia del GAR o la uti­li­za­ción de he­li­cóp­te­ros pa­ra gran­des re­da­das. Ca­da mes con­ta­mos con más me­dios, aun­que a ve­ces sea a cos­ta de los re­cur­sos de que ya dis­po­ne la Guar­dia Ci­vil”.

El pa­sa­do 1 de abril, en una vi­si­ta fugaz a La Lí­nea pa­ra re­unir­se con la coor­di­na­do­ra an­ti­dro­ga Al­ter­na­ti­vas, Gran­de-Mar­las­ka dio al­gu­nas pis­tas, sin en­trar en de­ta­lles, so­bre los re­cur­sos que su de­par­ta­men­to pre­vé des­ti­nar con­tra el nar­co­trá­fi­co: “Es­toy sa­tis­fe­cho con to­do lo que se ha he­cho has­ta aho­ra, pe­ro lo más gran­de del pa­que­te de me­di­das es­tá por lle­gar”. Las pa­la­bras del mi­nis­tro son una bue­na se­ñal por­que la es­pe­ran­za de los res­pon­sa­bles del Plan Car­teia es que el dis­po­si­ti­vo se man­ten­ga por tiem­po in­de­fi­ni­do, has­ta que el nar­co­trá­fi­co se vea si no aca­ba­do, sí re­du­ci­do a su mí­ni­ma ex­pre­sión.

Las puer­tas del CCON en Se­vi­lla se abren ra­ra vez a la pren­sa por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad. Los miem­bros de es­te equi­po an­ti­nar­co son lo me­jor de la ca­sa, una com­bi­na­ción de ex­per­tos agen­tes que co­no­cen bien el sue­lo que pi­san. Al­gu­nos de ellos han si­do tras­la­da­dos des­de di­ver­sos pun­tos de España pa­ra es­ta la­bor. Con una me­dia de edad que ron­da los cua­ren­ta años, su in­du­men­ta­ria de tra­ba­jo son pan­ta­lo­nes va­que­ros y ca­mi­se­tas o, en su de­fec­to, ca­mi­sas de cua­dros. Na­da de for­ma­li­da­des. De una de las pa­re­des cuelga un gran pa­nel blan­co don­de fi­gu­ran es­cri­tas con ro­tu­la­dor las ope­ra­cio­nes en cur­so, una lis­ta de nom­bres en cla­ve con una suer­te de es­ta­di­llo so­bre la si­tua­ción en que se en­cuen­tran ca­da una de ellas.

“Con­ta­mos con una es­truc­tu­ra de tra­ba­jo muy fle­xi­ble pa­ra po­der mo­ver a las uni­da­des ope­ra­ti­vas allí don­de sea ne­ce­sa­rio”, ex­pli­ca el te­nien­te co­ro­nel. La cla­ve es te­ner la má­xi­ma agi­li­dad a la ho­ra de dar res­pues­ta a las ban­das cri­mi­na­les y tra­tar de an­ti­ci­par a sus mo­vi­mien­tos. La ta­rea no es sen­ci­lla. Los res­pon­sa­bles del Plan Car­teia ad­mi­ten que si al­go le so­bra a las ma­fias del nar­co es per­so­nal, re­cur­sos ma­te­ria­les y di­ne­ro: pa­ra ha­cer­se con go­mas va­lo­ra­das en 300.000 eu­ros, pa­ra com­prar teléfonos sa­te­li­ta­les en­crip­ta­dos o pa­ra ins­ta­lar un radar en la Atu­na­ra –en pri­me­ra lí­nea de pla­ya, mi­ran­do a Ma­rrue­cos– con un ope­ra­dor muy cua­li­fi­ca­do a fin de con­tro­lar to­dos los mo­vi­mien­tos de los bar­cos en el Es­tre­cho, es­pe­cial­men­te de las pa­tru­lle­ras.

La pre­sen­cia re­for­za­da de las fuer­zas y cuer­pos de se­gu­ri­dad de Es­ta­do ha re­du­ci­do de ma­ne­ra muy no­ta­ble la en­tra­da de ha­chís por las cos­tas del Cam­po de

Gi­bral­tar, pe­ro el ne­go­cio con­ti­núa. Los je­fes de la dro­ga han des­pla­za­do la en­tra­da de los ali­jos a to­da la cos­ta an­da­lu­za, sur de Por­tu­gal e in­clu­so Mur­cia. “He­mos vis­to co­sas muy ra­ras, co­mo una go­ma que tras sa­lir des­de Ma­rrue­cos ha re­co­rri­do 400 mi­llas an­tes de de­jar su car­ga en la cos­ta de Má­la­ga”, apun­ta el man­do. “Cuan­ta más dis­tan­cia ten­gan que re­co­rrer , más pro­ble­mas lo­gís­ti­cos pa­ra las ma­fias. Ne­ce­si­tan na­ves pa­ra guar­dar las em­bar­ca­cio­nes, ta­lle­res pa­ra arre­glar­las, ví­ve­res, una red que les su­mi­nis­tre la ga­so­li­na en el mar, nue­vas co­llas en tie­rra pa­ra des­car­gar la dro­ga... Aun­que los je­fes si­guen sien­do los mis­mos y les gus­ta con­tro­lar to­do. He­mos de­te­ni­do a gen­te de La Lí­nea has­ta en Al­me­ría”, sub­ra­ya.

Siem­pre hay ex­cep­cio­nes, pe­ro las ban­das au­tóc­to­nas del Cam­po de Gi­bral­tar no se dis­tin­guen por ser es­pe­cial­men­te vio­len­tas, co­mo sí ocu­rre en la Cos­ta del Sol, don­de los en­fren­ta­mien­tos en­tre los cla­nes ex­tran­je­ros han con­clui­do más de una vez con un ca­dá­ver so­bre el as­fal­to. “La vio­len­cia es­tá muy mi­ti­ga­da. Se da en los vuel­cos (ro­bos de dro­ga que se dan en­tre ban­das) o du­ran­te ajus­tes de cuen­tas”, re­la­ta otro man­do de la Guar­dia Ci­vil, quien sub­ra­ya que los nar­cos no sue­len uti­li­zar ar­mas con­tra los agen­tes. “Ca­da vez que agreden a un com­pa­ñe­ro o ame­na­zan a una au­to­ri­dad ju­di­cial lo ha­cen con­tra to­dos no­so­tros. Y eso no lo va­mos a per­mi­tir”, ad­vier­te. La prio­ri­dad del Plan Car­teia fue des­de sus ini­cios res­ta­ble­cer el prin­ci­pio de au­to­ri­dad, pues­to en du­da, por ejem­plo, con la so­na­da fu­ga del nar­co Sa­muel Cres­po el 6 de fe­bre­ro de 2018 del hos­pi­tal de La Lí­nea mien­tras es­ta­ba ba­jo cus­to­dia de dos po­li­cías.

¿Hay com­pli­ci­dad en­tre las fuer­zas del or­den, los jue­ces y los fis­ca­les? La res­pues­ta es com­ple­ja por­que la fal­ta de me­dios en de­ter­mi­na­das ins­tan­cias de la ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la ca­li­dad de su tra­ba­jo. “Nos gus­ta­ría que hu­bie­se más agi­li­dad a la ho­ra de au­to­ri­zar pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos o re­gis­tros, me­di­das que mu­chas ve­ces hay que adop­tar de for­ma ur­gen­te. A ve­ces pi­des 25 re­gis­tros y te con­ce­den so­lo sie­te por­que no hay su­fi­cien­tes se­cre­ta­rios ju­di­cia­les pa­ra que es­tén pre­sen­tes en el mo­men­to en que en­tra­mos en un do­mi­ci­lio o una guar­de­ría”, la­men­ta un agen­te.

Ese tra­ba­jo de co­la­bo­ra­ción se da tam­bién con la Po­li­cía Na­cio­nal y el SVA, cuer­pos con los que son ha­bi­tua­les las ope­ra­cio­nes con­jun­tas. Y sí, se ad­mi­te que a ve­ces hay pe­lu­si­lla en­tre ellos por ver quién cuen­ta con más me­dios o se apun­ta un tan­to an­te la pren­sa co­lo­can­do su lo­go­ti­po en un ví­deo, “aun­que eso no es ma­lo por­que sir­ve pa­ra mo­ti­var­te”.

AN­TO­NIO PI­ZA­RRO

Va­rios agen­tes del CCOM Sur con se­de en el acuar­te­la­mien­to de Eri­ta­ña, en Se­vi­lla.

ERASMO FENOY

Un gru­po de guar­dias ci­vi­les del CCON Sur, en una re­da­da en La Lí­nea el pa­sa­do 2 de di­ciem­bre.

AN­TO­NIO PI­ZA­RRO

El es­cu­do del CCON Sur: una es­pa­da, una ba­lan­za, un gri­fo y un águi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.