MON­TO­YA, pa­sa­do y pre­sen­te

En­tre el ase­si­na­to de la jo­ven pro­fe­so­ra y el de una an­cia­na en Cor­te­ga­na hay más si­mi­li­tu­des que las de su au­tor, unos com­por­ta­mien­tos que re­sul­tan ca­si idén­ti­cos más de 20 años des­pués

El Dia de Cordoba - - Andalucía - Ós­car Le­za­me­ta HUEL­VA

El pa­sa­do jue­ves Ber­nar­do Mon­to­ya, acu­sa­do por la muer­te de la pro­fe­so­ra Lau­ra Luel­mo, vol­vió a vér­se­las con la Jus­ti­cia. Lo hi­zo an­te la juez de Ins­truc­ción de Val­ver­de del Ca­mino y me­dian­te una vi­deo­con­fe­ren­cia des­de el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio Se­vi­lla II de Mo­rón de la Fron­te­ra . No era la pri­me­ra vez que lo ha­cía, y vol­ve­rá a ha­cer­lo cuan­do se de­cre­te la aper­tu­ra del jui­cio oral, pe­se a que los tiem­pos ju­di­cia­les apun­tan a que to­da­vía pa­sa­rán mu­chos me­ses pa­ra po­der vol­ver a ver­lo.

El mar­tes 4 de no­viem­bre de 1997, la por­ta­da de Huel­va In­for­ma­ción se ha­cía eco de las inun­da­cio­nes que cau­sa­ron enor­mes des­tro­zos en la pro­vin­cia, es­pe­cial­men­te en Gi­bra­león, don­de el puen­te fe­rro­via­rio es­ta­ba su­mer­gi­do por las aguas del río Odiel. Los alum­nos del con­ser­va­to­rio man­te­nían un en­cie­rro an­te la fal­ta de pro­fe­so­ra­do; la huel­ga de trans­por­tes en Fran­cia blo­quea­ban a los ca­mio­nes en la fron­te­ra; el de­le­ga­do de Me­dio Am­bien­te pre­sen­ta­ba su di­mi­sión; se po­día com­prar un Opel Cor­sa con 241.000 pe­se­tas de des­cuen­to y los me­jo­res pi­sos de la ca­pi­tal no lle­ga­ban a los 20 mi­llo­nes...

En la pá­gi­na 15 se in­for­ma­ba de la aper­tu­ra del jui­cio por el ase­si­na­to de una an­cia­na co­si­da a pu­ña­la­das en Cor­te­ga­na. El fis­cal pe­día pa­ra su au­tor ca­si 20 años de pri­sión y su abo­ga­do de­fen­sor so­li­ci­ta­ba la li­bre ab­so­lu­ción o la apli­ca­ción de la exi­men­te por tras­torno men­tal tran­si­to­rio. El pre­sun­to au­tor de los he­chos se en­fren­tó por pri­me­ra vez a los cin­co hom­bres y cua­tro mu­je­res que for­ma­ban el re­cien­te­men­te ins­tau­ra­do jui­cio con ju­ra­do, con el con­ven­ci­mien­to de que

era inocen­te, se­gún les con­fe­só. La fo­to que acom­pa­ña­ba esa in­for­ma­ción era la de un jo­ven de 29 años, chu­les­co en­tre la es­col­ta de po­li­cías na­cio­na­les que lo cus­to­dia­ban en su en­tra­da a la Au­dien­cia. Desafian­te, le hi­zo el ges­to de los cuer­nos a la cá­ma­ra.

Era Ber­nar­do Mon­to­ya, el mis­mo que es­ta se­ma­na, con la tec­no­lo­gía de por me­dio, ha com­pa­re­ci­do pa­ra ofre­cer su ter­ce­ra ver­sión de un cri­men que dio la vuel­ta al país, uno de esos asun­tos me­diá­ti­cos que ha­cen que em­pu­jan a las te­le­vi­sio­nes has­ta una co­mar­ca po­co da­da a ser no­ti­cia en los in­for­ma­ti­vos. Sal­vo cuan­do ocu­rre un cri­men co­mo el de Lau­ra Luel­mo.

“Ber­nar­do di­jo en su pri­me­ra de­cla­ra­ción que se au­to­in­cul­pó del cri­men por la pre­sión a la que le so­me­tie­ron los guar­dias ci­vi­les que lo de­tu­vie­ron”. No es de la de­cla­ra­ción más re­cien­te, fue la que ofre­ció en 1997 un jo­ven “de tez mo­re­na, me­dia­na es­ta­tu­ra, con pe­ri­lla, que ves­tía pan­ta­lo­nes va­que­ros ne­gros, un anorak os­cu­ro y za­pa­ti­llas de­por­ti­vas de co­lo­res ne­gros y blan­cos”. Tam­bién de­cla­ró en su mo­men­to “no te­ner pro­ble­mas con sus ve­ci­nos de Cor­te­ga­na, aun­que la Guar­dia Ci­vil me co­no­ce por­que con­su­mo dro­gas”. Ca­sa­do y con dos hi­jos, vi­vió en Ge­ro­na y tra­ba­jó pa­ra el Ayun­ta­mien­to ven­dien­do ro­pa y, en oca­sio­nes, tras­la­dán­do­se a zo­nas fre­se­ras pa­ra ha­cer las cam­pa­ñas de re­co­gi­da del fru­to.

No hu­bo que es­pe­rar mu­cho. Al día si­guien­te se su­po que “el ju­ra­do con­si­de­ra a Ber­nar­do Mon­to­ya cul­pa­ble del ase­si­na­to de Ce­ci­lia Fer­nán­dez”. Po­co des­pués de las cua­tro de la tar­de, an­te los pa­dres del acu­sa­do, su mu­jer y su abue­la que fue­ra de la sa­la no pu­die­ron con­te­ner el llan­to, Mon­to­ya fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de ases­tar una pu­ña­la­da a la an­cia­na y re­ma­tar­la con otras seis cuan­do es­ta es­ta­ba ya en el sue­lo, en unos he­chos que tu­vie­ron lu­gar el 13 de di­ciem­bre de 1995.

Vein­te años des­pués ha vuel­to a des­de­cir­se de su au­to­in­cul­pa­ción, de ha­ber qui­ta­do la vi­da a otra per­so­na, en es­ta oca­sión una jo­ven pro­fe­so­ra que lle­gó des­de Za­mo­ra a Ner­va pa­ra una sus­ti­tu­ción en un co­le­gio y la per­ver­sa ca­sua­li­dad la lle­vó a vi­vir fren­te a la ca­sa que ocu­pa­ba su ase­sino que po­co an­tes ha­bía sa­li­do de la pri­sión, igual que su her­mano.

Las si­mi­li­tu­des son al­go más que con­se­cuen­cias, los com­por­ta­mien­tos si­mi­la­res, las ac­ti­tu­des pa­re­ci­das, re­mi­nis­cen­cias de un pa­sa­do que ca­si siem­pre se em­pe­ña en vol­ver. Ber­nar­do Mon­to­ya sa­lió de la pri­sión ape­nas dos me­ses an­tes de ase­si­nar –pre­sun­ta­men­te has­ta que ha­ya sen­ten­cia– a Lau­ra Luel­mo. To­do ha­ce pen­sar que en el jui­cio al que de­be­rá en­fren­tar­se por su muer­te, se­rá la úl­ti­ma vez que lo vea­mos.

MA­RÍA CLAUSS

M. G.

1. Ber­nar­do Mon­to­ya en­tra en la Au­dien­cia de Huel­va el 3 de no­viem­bre de 1997 de­te­ni­do por la muer­te de una an­cia­na en Cor­te­ga­na. 2. A la sa­li­da del juz­ga­do de Val­ver­de. 3. Mon­to­ya mi­ra de nue­vo a la cá­ma­ra, con otra ac­ti­tud, en 2019.

AL­BER­TO DOMÍNGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.