En torno a la di­men­sión de las em­pre­sas

La ac­ción de la Jun­ta ha es­ta­do tra­di­cio­nal­men­te di­ri­gi­da más a la me­ra per­vi­ven­cia de la py­me que a su cre­ci­mien­to Las ayu­das han si­do mu­chas pe­ro el im­pac­to real ha si­do es­ca­so

El Dia de Cordoba - - Economía Panorama -

SE ha con­ver­ti­do en ca­si un tó­pi­co, des­de ha­ce ya tiem­po, se­ña­lar la di­men­sión pro­me­dio de las em­pre­sas es­pa­ño­las co­mo un fac­tor in­flu­yen­te en la me­nor pro­duc­ti­vi­dad de nues­tra eco­no­mía fren­te a otras de re­fe­ren­cia, da­do que las di­fe­ren­cias en la dis­tri­bu­ción de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas no al­can­zan a ex­pli­car­la de mo­do su­fi­cien­te. Aña­di­do a es­to, esa me­nor di­men­sión se pue­de re­la­cio­nar con las di­fe­ren­cias de sa­la­rios pro­me­dio res­pec­to a otros paí­ses tam­bién de re­fe­ren­cia, ha­bi­da cuen­ta de que las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les no se co­rres­pon­den só­lo con unos u otros sec­to­res pro­duc­ti­vos o con di­fe­ren­tes for­mas de re­la­ción la­bo­ral, sino tam­bién con la di­men­sión de las em­pre­sas.

Sin em­bar­go, tal pa­re­ce que el com­por­ta­mien­to de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­clu­yen­do in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos de to­da ín­do­le, ha­ya es­ta­do más orien­ta­do a fa­ci­li­tar la per­vi­ven­cia de las pe­que­ñas em­pre­sas en su di­men­sión que a es­ti­mu­lar su cre­ci­mien­to. To­dos los lec­to­res re­cor­da­rán al­gún ac­to o al­gu­na con­fe­ren­cia en la que se ha­ya he­cho hin­ca­pié en la gran par­ti­ci­pa­ción de py­mes en la es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial es­pa­ño­la, dan­do lu­gar a la con­se­cuen­cia im­plí­ci­ta de que és­tas son las em­pre­sas que ha­brían de ser ob­je­to pre­fe­ren­te de la aten­ción pú­bli­ca.

Des­de lue­go, es­to ha si­do ca­rac­te­rís­ti­co en An­da­lu­cía. Has­ta bien avan­za­do el lar­go man­da­to del pre­si­den­te Cha­ves no se co­men­zó a asu­mir por el go­bierno la im­por­tan­cia de la ac­ción em­pre­sa­rial pri­va­da, el ras­go distintivo de una eco­no­mía de mer­ca­do. De al­gu­na for­ma, es­ta­ba en la men­te de los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas el con­cep­to de eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, que no apa­re­ce en nues­tra Cons­ti­tu­ción co­mo tal, pe­ro que fue la mar­ca dis­tin­ti­va de la eco­no­mía ale­ma­na des­de 1948 has­ta 1967, cuan­do co­men­zó su trans­for­ma­ción en un Es­ta­do de bie­nes­tar. No aje­na a ese pen­sa­mien­to ha si­do la gran vo­ca­ción pla­ni­fi­ca­do­ra de la Jun­ta de An­da­lu­cía y la con­si­de­ra­ción de las coope­ra­ti­vas co­mo el mo­de­lo de em­pre­sa desea­ble. Di

ga­mos que, por­que eran em­pre­sas ca­pi­ta­lis­tas, pe­ro al­go me­nos que las otras, ya que la uni­for­mi­dad en el re­par­to del ca­pi­tal im­pe­día o li­mi­ta­ba la apro­pia­ción ex­trac­ción de las plus­va­lías del tra­ba­jo por par­te del em­pre­sa­rio, co­sa que se su­po­nía in­con­ve­nien­te y ca­rac­te­rís­ti­ca en cual­quier em­pre­sa con­ven­cio­nal. Es ocio­so men­cio­nar la in­fluen­cia que el pen­sa­mien­to sin­di­cal, por unas u otras vías, ha te­ni­do en los pa­sa­dos go­bier­nos an­da­lu­ces, pe­ro tam­bién es de­bi­do re­co­no­cer que el pen­sa­mien­to ha­cia el em­pre­sa­ria­do se fue mo­di­fi­can­do en los úl­ti­mos go­bier­nos so­cia­lis­tas.

Ha si­do ca­rac­te­rís­ti­ca en los su­ce­si­vos ins­tru­men­tos an­da­lu­ces de apo­yo fi­nan­cie­ro a las em­pre­sas, la aten­ción pre­fe­ren­te a las py­mes, dan­do lu­gar a la fi­nan­cia­ción de mi­ría­das de pe­que­ños pro­yec­tos de in­ver­sión cu­yo im­pac­to, en el me­jor de los ca­sos, se tra­du­cía en la con­tra­ta­ción de al­gu­nos tra­ba­ja­do­res y en fa­ci­li­tar la ad­qui­si­ción de ma­qui­na­ria y equi­pos con muy po­co im­pac­to en el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa be­ne­fi­cia­ria. La dis­tri­bu­ción del apo­yo fi­nan­cie­ro, ade­más, ha ado­le­ci­do, si no de cri­te­rios ex­plí­ci­tos, sí de la ne­ce­si­dad po­lí­ti­ca im­plí­ci­ta de un re­par­to pro­vin­cial, lo cual lle­vó, ca­si, a la iden­ti­fi­ca­ción de cual­quier pro­yec­to sus­cep­ti­ble de ser fi­nan­cia­do. El aná­li­sis de los re­sul­ta­dos de eje­cu­ción de ca­si cual­quier Or­den de ayu­da del pa­sa­do mues­tra in­ver­sio­nes sub­ven­cio­na­das de cuan­tías ca­si in­sig­ni­fi­can­tes, pe­ro por­que el ma­yor va­lor era el sim­ple nú­me­ro de ini­cia­ti­vas aten­di­das. Se com­pren­de con fa­ci­li­dad que la pri­me­ra ac­ción tras una idea o pro­yec­to em­pre­sa­rial fue­se la de iden­ti­fi­car las ayu­das dis­po­ni­bles, que siem­pre, se su­po­nía, ten­dría que ha­ber al­gu­na. Co­mo es na­tu­ral, es­to se in­ten­si­fi­có cuan­do el em­pren­di­mien­to emer­gió co­mo fe­nó­meno eco­nó­mi­co y a su es­tí­mu­lo se apli­ca­ron las ad­mi­nis­tra­cio­nes de to­do ti­po, pa­re­ce que siem­pre más orien­ta­das a bus­car un pro­yec­to fi­nan­cia­ble que a fa­ci­li­tar la crea­ción de las con­di­cio­nes en las que el em­pren­di­mien­to sur­ge y pros­pe­ra.

En los su­ce­si­vos mar­cos de apo­yo co­mu­ni­ta­rio de los que nos he­mos be­ne­fi­cia­do se ha ve­ni­do per­fec­cio­nan­do, sin nin­gu­na du­da, la orien­ta­ción del apo­yo pú­bli­co de­ján­do­se atrás el me­ro apo­yo a ca­si cual­quier pro­yec­to em­pre­sa­rial por el me­ro he­cho de ser eso, un pro­yec­to em­pre­sa­rial. Pe­ro he de con­fe­sar que pro­du­ce un cier­to desáni­mo exa­mi­nar la re­la­ción ac­tua­li­za­da de pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les fi­nan­cia­dos en An­da­lu­cía den­tro del pro­gra­ma ope­ra­ti­vo re­gio­nal Fe­der, in­for­ma­ción que ofre­ce el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Di­go desáni­mo por­que, aun sien­do py­mes las beneficiarias, la in­ver­sión pro­me­dio en la lí­nea 001 In­ver­sión pro­duc­ti­va, es in­fe­rior a 650.000 eu­ros. El re­co­rri­do es de 49.000 a 13 mi­llo­nes de eu­ros, só­lo 13 su­pe­ran los dos mi­llo­nes de eu­ros, ex­clu­yen­do un pro­yec­to de do­ta­ción a ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros de apo­yo. Sal­vo ex­cep­cio­nes, no pa­re­ce que el ins­tru­men­to va­ya a te­ner una con­tri­bu­ción apre­cia­ble a la trans­for­ma­ción de la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va de An­da­lu­cía, ya sea por la pro­pia na­tu­ra­le­za del pro­yec­to –más de lo mis­mo, no po­cas ve­ces– o ya sea por su mon­tan­te, que no per­mi­te aus­pi­ciar una ga­nan­cia sig­ni­fi­ca­ti­va de di­men­sión em­pre­sa­rial. Es po­si­ble, des­de lue­go, que la dis­tri­bu­ción de pro­yec­tos se de­ba a la pro­pia reali­dad de la de­man­da em­pre­sa­rial de apo­yo y a que es ne­ce­sa­rio ir eje­cu­tan­do el pro­gra­ma. Es po­si­ble tam­bién que la par­si­mo­nia en la tra­mi­ta­ción no es­té re­fle­jan­do la reali­dad de las so­li­ci­tu­des y que es­ta si­tua­ción me­jo­re an­tes de 2020, siem­pre y cuan­do se lo­gre do­tar a la agen­cia res­pon­sa­ble de la pre­sen­cia y ac­ción de fun­cio­na­rios pú­bli­cos que, co­mo es sa­bi­do, vie­ne re­que­ri­da por una re­cien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Pe­ro, en to­do ca­so, creo que la ac­ción pú­bli­ca de­be­ría de es­tar muy orien­ta­da aho­ra y en el fu­tu­ro, el pró­xi­mo mar­co de apo­yo, al cre­ci­mien­to de las em­pre­sas, a la ga­nan­cia de di­men­sión ca­si co­mo con­di­ción pa­ra la ayu­da. Y a es­te ob­je­ti­vo in­sos­la­ya­ble po­dría con­tri­buir una ac­ción in­te­li­gen­te de la ofer­ta de fi­nan­cia­ción bancaria. Los ban­cos tie­nen ac­ce­so a un gran vo­lu­men de li­qui­dez prác­ti­ca­men­te sin cos­te, pe­ro no se es­tá tra­du­cien­do su­fi­cien­te­men­te en fi­nan­cia­ción em­pre­sa­rial. No nie­go que pue­dan adu­cir la in­su­fi­cien­cia de de­man­da sol­ven­te, pe­ro qui­zá ha­bría que re­exa­mi­nar si los re­que­ri­mien­tos de sol­ven­cia y la exi­gen­cia de ga­ran­tías son las ade­cua­das, lo cual, ob­via­men­te, no de­be tra­du­cir­se en fi­nan­cia­ción de ma­los pro­yec­tos, sino en la ca­pa­ci­dad pa­ra exa­mi­nar el va­lor in­trín­se­co del pro­yec­to em­pre­sa­rial, no siem­pre bien re­fle­ja­do por las ra­tios uti­li­za­dos pa­ra su es­cru­ti­nio y calificación.

Por otra par­te, es­ta­mos asis­tien­do a un gran in­te­rés en la ad­qui­si­ción o to­ma de par­ti­ci­pa­ción en em­pre­sas por par­te de fon­dos de in­ver­sión ac­tuan­tes en An­da­lu­cía, aten­tos a una gran di­ver­si­dad de sec­to­res pro­duc­ti­vos. Ten­go pa­ra mí que su ac­ción pue­de te­ner un gran po­ten­cial pa­ra con­tri­buir al cre­ci­mien­to de la di­men­sión en aque­llas em­pre­sas en las que in­vier­tan, ya sea me­dian­te ul­te­rio­res fu­sio­nes, el apro­ve­cha­mien­to de po­si­bles si­ner­gias en­tre em­pre­sas par­ti­ci­pa­das o la pro­pia pues­ta a dis­po­si­ción de sus re­la­cio­nes en otros te­rri­to­rios.

Pe­ro pa­ra el au­men­to de la di­men­sión, ade­más de re­mo­ver los obs­tácu­los re­gu­la­to­rios que sue­len se­ña­lar­se, es ne­ce­sa­rio que el go­bierno ha­ga uso de to­da su ca­pa­ci­dad re­la­cio­nal y de su ca­pa­ci­dad de coor­di­nar la ac­ción pri­va­da, sin di­ri­gir­la. Y so­bre to­do que se al­can­ce el gran ob­je­ti­vo de con­ver­tir a An­da­lu­cía en un te­rri­to­rio ami­ga­ble pa­ra la ac­ción em­pre­sa­rial. Las pri­me­ras ac­cio­nes del nue­vo go­bierno van en es­ta di­rec­ción y, en mi opi­nión, hay que te­ner con­fian­za.

El apo­yo fi­nan­cie­ro ha si­do pa­ra pe­que­ños pro­yec­tos sin im­pac­to en el cre­ci­mien­to

La ga­nan­cia de di­men­sión de­be ser ca­si la úni­ca con­di­ción de las ayu­das fu­tu­ras

RA­FAEL SAL­GUEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.