‘BERTINES’

El Dia de Cordoba - - Televisión -

LAS char­las de Ber­tín Os­bor­ne se de­ja­ron sus vir­tu­des cuan­do el pro­gra­ma pa­só a Te­le­cin­co. Aho­ra no de­ja de ser un es­pa­cio que ron­da el pu­bli­rre­por­ta­je (co­mo su­ce­dió es­te vier­nes) y cae en la cos­tum­bre. Sin ga­nas de sor­pren­der a na­die. En la tu­ya o en la mía per­dió to­do atis­bo de es­pon­ta­nei­dad con las tres en­tre­vis­tas a la car­ta a los sen­dos lí­de­res de la de­re­cha. De Pa­blo Igle­sias, en off, se acor­da­ba el je­re­zano la­men­tan­do que no hu­bie­ra ido. Por el re­tra­to tan fa­vo­re­ce­dor que ha­cen en es­te es­pa­cio el lí­der de Po­de­mos de­be­ría la­men­tar­se por su au­sen­cia. Pe­dro Sán­chez ga­na más vo­tos cuan­to más si­len­cio fa­bri­ca, jus­to lo que le ve­nía su­ce­dien­do a Vox me­ses atrás.

So­bre la fal­ta de fres­cu­ra val­ga es­te sim­ple de­ta­lle: Pa­blo Ca­sa­do no lle­gó ni a qui­tar­se la cha­que­ta. Al­bert Ri­ve­ra, in­for­mal de azul, es­ta­ba co­mo si fue­ra a ha­blar con Jor­di Évo­le; y Abas­cal, de blan­co, pa­re­cía re­cién ba­ja­do del ca­ba­llo. Tres lí­de­res que son tres se­ño­res de las pe­ri­fe­rias. Tres ma­ce­do­nios ale­jan­dri­nos que con Ber­tín re­co­lec­ta­ron sim­pa­ti­zan­tes. El pa­len­tino, el del PP, agre­gó al al­muer­zo un sin­ce­ro chu­le­tón; el vas­co es­pa­ño­lí­si­mo de Vox, pi­mien­tos de en­se­ña na­cio­nal con qui­noa an­di­na; y el bar­ce­lo­nés an­ti­se­pa­ra­tis­ta, em­pa­na­da he­cha con sus ma­ni­tas. Va­ya em­pa­na­da.

Ber­tín cru­zó los bra­zos unas cuan­tas ve­ces, ale­ján­do­se cuan­do le cues­tio­na­ba al de Ciu­da­da­nos su fal­ta de cla­ri­dad y su ac­ti­tud ha­cia Vox. Ri­ve­ra des­pe­jó a cór­ner a Ma­lú. En Mi ca­sa es la tu­ya, vino, ja­món y sol (só­lo fal­ta­ban las mu­je­res), to­do es­ta­ba pla­nea­do pa­ra ber­ti­near y agra­dar. Ca­da uno, con anéc­do­tas sa­nas, vino a re­cla­mar­se, jus­ti­fi­car­se y jus­ti­fi­car su es­pí­ri­tu be­li­ge­ran­te des­de el su­fri­mien­to res­pec­ti­vo: uno por las ame­na­zas de ETA (qué fo­to la de los caballos con pin­ta­das), otro por los se­ce­sio­nis­tas con el ne­go­cio fa­mi­liar y el otro al vi­vir de cer­ca el 11-M tras los re­la­tos de un abue­lo re­pre­sa­lia­do por el fran­quis­mo. El pro­gra­ma se hi­zo lar­go pe­se a las con­ver­sa­cio­nes en­tre­la­za­das. Val­gan los da­tos: en 2015 Pe­dro Sán­chez reunió a 3,7 mi­llo­nes; Ra­joy, 4,3 mi­llo­nes. Es­te vier­nes... 2,3 mi­llo­nes.

FRAN­CIS­CO AN­DRÉS GA­LLAR­DO

@FAGa­llar­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.