PE­LI­GRO­SO CLI­MA DE CRIS­PA­CIÓN EN EL PAÍS VAS­CO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

EL úl­ti­mo in­ci­den­te que se ha pro­du­ci­do en la Cá­ma­ra vas­ca a raíz del de­ba­te de una ley so­bre víc­ti­mas de abu­sos po­li­cia­les ha pues­to de ma­ni­fies­to el pe­li­gro­so y cre­cien­te cli­ma de cris­pa­ción que exis­te en es­ta co­mu­ni­dad. Con la mi­ra­da pues­ta des­de ha­ce al­gu­nos años en Ca­ta­lu­ña con la ló­gi­ca preo­cu­pa­ción por el desafío in­de­pen­den­tis­ta, la so­cie­dad es­pa­ño­la no pue­de ol­vi­dar que en el País Vas­co tam­bién se per­ci­ben sín­to­mas de una ra­di­ca­li­dad que hay que fre­nar por el bien de la con­vi­ven­cia en es­ta re­gión tan cas­ti­ga­da du­ran­te dé­ca­das por el te­rro­ris­mo. Un dipu­tado aber­tza­le, Ju­len Ar­zua­ga, com­pa­ró el pa­sa­do jue­ves a los po­li­cías na­cio­na­les y a los guar­dias ci­vi­les con los “na­zis de Nú­rem­berg” du­ran­te el de­ba­te de una ley pa­ra las víc­ti­mas de abu­sos de los cuer­pos y fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do en­tre 1978 y 1999, que sa­lió ade­lan­te en la Cá­ma­ra con los vo­tos fa­vo­ra­bles de PNV y PSOE, la abs­ten­ción de EH Bil­du y Po­de­mos, y los vo­tos en con­tra del PP. La ten­sión vi­vi­da en el Par­la­men­to vas­co re­fle­ja un cli­ma po­lí­ti­co que, por res­pon­sa­bi­li­dad, los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­ben im­pe­dir que se tras­la­de a las ca­lles de es­ta co­mu­ni­dad. El pa­sa­do mes de mar­zo, unas jor­na­das de puer­tas abier­tas del bu­que in­sig­nia de la Ar­ma­da Es­pa­ño­la, el Juan Car­los I, en la lo­ca­li­dad viz­caí­na de Gue­cho pro­vo­ca­ron pro­tes­tas de di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos ra­di­ca­les, a las que se su­mó in­clu­so el PSOE, que, jun­to a PNV, EH Bil­du y Po­de­mos, lle­gó a vo­tar a fa­vor de una pro­pues­ta con­tra la pre­sen­cia de “bar­cos de gue­rra” en aguas del País Vas­co. La po­si­ción de los so­cia­lis­tas vas­cos en es­tos y otros asun­tos em­pie­za a ser cues­tio­na­da por­que se acer­ca en ca­da vez más oca­sio­nes a los pos­tu­la­dos de una for­ma­ción in­de­pen­den­tis­ta co­mo EH Bil­du, que pro­vie­ne de la ex­tin­ta He­rri Ba­ta­su­na. A esas crí­ti­cas no han ayu­da­do na­da los úl­ti­mos apo­yos y has­ta pi­ro­pos de Ote­gi a los so­cia­lis­tas. Al igual que en Ca­ta­lu­ña, un par­ti­do co­mo el PSOE, que ha da­do su­fi­cien­tes mues­tras de sen­ti­do de Es­ta­do a lo lar­go de la re­cien­te de­mo­cra­cia, no pue­de dar su apo­yo a la ra­di­ca­li­dad en unos mo­men­tos en los que el sos­tén de los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les es más ne­ce­sa­rio que nun­ca. El pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez ha de­ja­do muy cla­ro en nu­me­ro­sas oca­sio­nes que ni en Ca­ta­lu­ña ni en nin­gu­na otra re­gión va a ha­ber in­de­pen­den­cia ni de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción. Su par­ti­do en el País Vas­co de­be es­tar a la al­tu­ra, ser cohe­ren­te con ello y no de­jar­se lle­var por quie­nes, por sis­te­ma, van en di­rec­ción con­tra­ria a la Cons­ti­tu­ción.

El PSOE tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en es­ta co­mu­ni­dad y no pue­de de­jar­se arras­trar por los par­ti­dos ra­di­ca­les he­re­de­ros de Ba­ta­su­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.