NEO­CA­TE­TOS

El Dia de Cordoba - - Opinión - LUIS SÁN­CHEZ-MOLINÍ

PER­TE­NE­CE­MOS al gru­po de oyen­tes in­dig­na­dos con Ra­dio 3, la fi­lial de RNE con la que se adoc­tri­na a nues­tra mo­der­ni­dad. Fre­cuen­ta­mos sus her­zia­nas en bus­ca de al­gu­nos pro­gra­mas con­cre­tos (Sal­ta­mon­tes, Mun­do Ba­bel, Ca­fé del Sur, El He­xá­gono, Me­lo­días Pi­za­rras, Dis­có­po­lis Jazz...) con mú­si­cas inen­con­tra­bles en el pá­ra­mo de la ra­dio­di­fu­sión es­pa­ño­la ac­tual (só­lo ba­ba po­lí­ti­ca, he­ces de­por­ti­vas, reg­gae­ton y bru­jas ti­man­do a ma­ru­jas), pe­ro tam­bién es ha­bi­tual que nos to­pe­mos con su la­do te­ne­bro­so . Cuan­do no sue­na la mú­si­ca, Ra­dio 3 tien­de a con­ver­tir­se en uno de esos me­dios en los que la or­to­do­xia

se dis­fra­za de he­te­ro­do­xia pa­ra apo­yar las cau­sas más tó­pi­cas del post­pro­gre­sis­mo. Es­cri­bi­mos es­to tras es­cu­char un frag­men­to de El bos­que ani­ma­do, un pro­gra­ma de cor­te eco­lo­gis­ta que mez­cla la sen­si­ble­ría ver­de más cur­si con la di­fu­sión de pan­fle­tos mi­li­tan­tes que se in­ten­tan ven­der co­mo in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca. Ayer to­có su­frir una de­fen­sa del neo­rru­ra­lis­mo que más bien pa­re­cía uno de esos cuen­tos con los que los Her­ma­nos Grimm edul­co­ra­ron la den­sa y os­cu­ra na­rra­ti­va tra­di­cio­nal in­doeu­ro­pea pa­ra ha­cer­la ap­ta al con­su­mo de la pe­que­ña bur­gue­sía ger­ma­na. En una ver­sión pe­des­tre del vie­jo elo­gio de al­dea y vi­tu­pe­rio de cor­te, el pro­gra­ma pre­sen­ta­ba al cam­po y a los pe­que­ños pue­blos de Es­pa­ña co­mo lu­ga­res de ar­mo­nía y fra­ter­ni­dad que con­tras­ta­ban con unas ciu­da­des en las que to­da vi­le­za en­con­tra­ba su mal asien­to. La uto­pía agro­pe­cua­ria y vir­gi­lia­na ver­sus la in­mun­di­cia ur­ba­na. Ca­da vez que es­cu­cha­mos es­tos dic­te­rios neo­ca­te­tos re­cor­da­mos la sen­ten­cia de la Par­do Ba­zán en Los Pa­zos de Ulloa: “La al­dea, cuan­do se cría uno en ella y no sa­le de allí ja­más, en­vi­le­ce, em­po­bre­ce y em­bru­te­ce”, una fra­se tan di­ver­ti­da co­mo in­jus­ta, pe­ro no me­nos que los des­de­nes pas­to­ri­les ha­cia la po­lis.

Apro­ve­chan­do la mo­vi­li­za­ción del agro es­pa­ñol pa­ra pe­dir (con ra­zón) ma­yor aten­ción por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, pro­li­fe­ra en es­tos días un dis­cur­so ram­plón y fi­lo­feu­dal en el que se con­tra­po­nen cam­po y ciu­dad co­mo con­cep­tos mo­ra­les y geo­grá­fi­cos irre­con­ci­lia­bles. En es­te re­la­to, la ciu­dad, el lu­gar don­de na­ció la de­mo­cra­cia y el ano­ni­ma­to (dos de los gran­des lo­gros de nues­tra ci­vi­li­za­ción), apa­re­ce co­mo un lu­gar co­rrup­to y per­ver­so (otra vez el mi­to de So­do­ma y Go­mo­rra) fren­te a un cam­po en el que sus ha­bi­tan­tes son pu­ros co­mo las ma­ña­nas de enero... pam­pli­nas de ciu­da­da­nos es­tre­sa­dos que ven en la cría de la chu­rra el al­to ideal que nun­ca al­can­za­rán en sus col­me­nas ur­ba­nas. Na­da que no se cu­re con un mes re­mo­vien­do es­tiér­col.

Al­gu­nos quie­ren con­tra­po­ner una ciu­dad per­ver­sa y co­rrup­ta a un cam­po ha­bi­ta­do por se­res pu­ros y ex­cel­sos

lmo­li­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.