LA CIU­DAD Y LOS PE­RROS

El Dia de Cordoba - - Opinión - RI­CAR­DO VE­RA

VO­TAN­TE ami­go: ha­brás no­ta­do que las cam­pa­ñas se so­la­pan. Pre­cam­pa­ña per­ma­nen­te. Te pa­re­ce­rá glo­ria ben­di­ta ter­mi­nar es­tos abri­les sa­bien­do que, tras el re­cuen­to, una se ter­mi­na (di­go yo), pe­ro al mis­mo tiem­po que to­da­vía no he­mos em­pe­za­do és­ta, ya vi­vi­mos en otras dos: mu­ni­ci­pa­les y eu­ro­peas. Sién­te­te afor­tu­na­do, un po­co más arri­ba te cae­ría otra del ti­rón: au­to­nó­mi­cas. En fin, vo­tar es un mi­nu­to es­ca­so tras una co­la nor­mal­men­te asu­mi­ble. A mí siem­pre me pa­re­ció que tu ri­tual pa­ra vo­tar con­te­nía in­clu­so al­gún ele­men­to fes­ti­vo. Pe­ro, qué quie­res que te di­ga, se me ha­ce pe­sa­do so­por­tar to­do el ca­mino pre­vio, tal co­mo aho­ra te lo ofre­cen.

Su­pon­go que, da­da la cer­ca­nía, aun­que an­des pen­san­do qué ha­cer con tu pa­pe­le­ta el día 28, es­ta­rás ya in­vir­tien­do al­gún tiem­po en re­fle­xio­nar acer­ca de la ciu­dad, así, en ge­ne­ral, pa­ra lue­go ir ba­jan­do a lo más con­cre­to. A mí la pri­me­ra idea que se vino pa­ra co­men­tar­te so­bre ese te­ma es la del ti­tu­li­llo de es­tas le­tras. An­tes de que pre­ci­pi­tes sé que na­da tie­ne que ver es­to con el li­bro de Ma­rio, pe­ro no me ne­ga­rás que el jue­go de pa­la­bras tie­ne su co­ña. Si a los elec­to­res les pre­gun­ta­ran hoy por la apor­ta­ción de los ayun­ta­mien­tos ac­tua­les a sus vi­das, pro­ba­ble­men­te la ma­yo­ría con­tes­ta­ría que bien po­co, que se ha­cen muy po­qui­tas co­sas des­de ahí pa­ra ellos. O sea, que nues­tros lí­de­res lo­ca­les son va­gos, que pier­den nues­tro tiem­po. Pues eso, la ciu­dad y los pe­rros. Eso es ma­lo.

Lo es por­que no de­be­ría ser cier­to: gran par­te de las cues­tio­nes que afec­tan de­ci­si­va­men­te a nues­tra vi­da or­di­na­ria (que tie­nen mu­cho más que ver con la re­co­gi­da de ba­su­ra que con cual­quier co­lec­ción de de­cre­tos de los vier­nes, por po­ner un ejem­plo neu­tro) se de­ci­den y se apli­can des­de los ayun­ta­mien­tos. Más allá de los es­ló­ga­nes ma­ni­dos de un mu­ni­ci­pa­lis­mo an­ti­guo, esos de que son la ad­mi­nis­tra­ción más cer­ca­na, y las pe­ro­ra­tas de los al­cal­des, al­cal­de­sas y al­cal­da­bles pa­ra “po­ner en va­lor” la pe­núl­ti­ma ro­ton­da, los go­bier­nos lo­ca­les son de­fi­ni­ti­vos pa­ra nues­tro bie­nes­tar. Y ha­cen co­sas. Pe­ro creo tam­bién que nos dis­traen con bas­tan­tes cho­rra­das. La va­gan­cia per­ci­bi­da de los que man­dan en las ciu­da­des no vie­ne tan­to por no ha­cer, sino 1) por no ha­cer lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta y 2) por no evi­den­ciar que se ha he­cho. Cla­ro, si lo que es im­por­tan­te no se ha he­cho o se ha he­cho po­co, ¿có­mo lo van a con­tar? Van al tran-tran, no hay un di­se­ño del fu­tu­ro sino, en el me­jor de los ca­sos, un go­bierno ram­plón del pre­sen­te.

Se cum­plen cua­ren­ta años de la re­cu­pe­ra­ción de los ayun­ta­mien­tos de­mo­crá­ti­cos. En­ton­ces, es­ta­ba to­do por ha­cer y lo hi­cie­ron. Ofre­cie­ron un mo­de­lo de ciu­dad que cons­truir. Sin me­dios, igual que aho­ra; sin apo­yos, igual que aho­ra; con am­bi­ción y con po­lí­ti­ca de la gran­de, ya, igua­li­to que aho­ra. Bueno, no de­ses­pe­res y si­gue bien, que to­do lle­ga, a pe­sar de to­dos no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.