RE­DEN­CIÓN DE LOS PUE­BLOS

El Dia de Cordoba - - Opinión - AL­BER­TO GON­ZÁ­LEZ TROYANO

HA­CE unos días ha re­so­na­do por to­da Es­pa­ña la voz per­di­da de los pue­blos des­ha­bi­ta­dos. De ma­ne­ra ca­si es­pon­tá­nea y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, aque­lla vi­da cam­pe­si­na que pa­re­cía con­de­na­da ya pa­ra siem­pre ha en­con­tra­do re­den­to­res. Por­que no se tra­ta só­lo de una ma­ni­fes­ta­ción más o me­nos lla­ma­ti­va. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es có­mo se ha fra­gua­do: a par­tir de re­ta­zos de gen­te de­sen­can­ta­da del vano ilu­sio­nis­mo de las gran­des ciu­da­des y del se­ñue­lo pro­me­te­dor de sus es­ca­pa­ra­tes. Gen­te, pues, que reac­cio­na con­tra un mo­de­lo úni­co

de vi­da ur­ba­na y sien­te nos­tal­gia del vie­jo mun­do ru­ral ex­clui­do. El pro­gre­so mo­derno y ur­bano pro­du­ce evi­den­tes be­ne­fi­cios, pe­ro tam­bién pro­vo­ca pér­di­das y frus­ta­cio­nes. So­bre to­do, al pres­ti­giar un so­lo ám­bi­to de con­vi­ven­cia, la ciu­dad ha des­man­te­la­do la vi­da de los pe­que­ños pue­blos y de sus en­tor­nos ru­ra­les. Con­ver­ti­dos en víc­ti­mas desecha­bles del cre­ci­mien­to, sus la­men­tos pa­re­cían des­ti­na­dos a no te­ner res­pues­ta. In­clu­so de los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Sin em­bar­go, esos re­ta­zos de gen­te ais­la­da han sa­bi­do ar­ti­cu­lar­se al mar­gen de la po­lí­ti­ca ofi­cial y dar una lec­ción del po­ten­cial que en­cie­rra una so­cie­dad ci­vil cuan­do de­ci­de ac­tuar. Se han mo­vi­li­za­do con tan­ta fuer­za que has­ta al­gu­nos po­lí­ti­cos se vie­ron obli­ga­dos a subirse al ca­rro, una vez en mar­cha. Mag­ní­fi­ca lec­ción: la so­cie­dad ci­vil de­be to­mar la ini­cia­ti­va si el es­ta­men­to po­lí­ti­co se re­trae. Con to­do, aún hay otra lec­ción que ex­traer de es­ta re­cien­te ofen­si­va, tan lle­na de sor­pre­sas y tan ex­pues­ta a pa­sar des­aper­ci­bi­da en­tre due­los elec­to­ra­les. En el cli­ma reivin­di­ca­ti­vo crea­do ha in­ter­ve­ni­do, qui­zás co­mo de­to­nan­te, al­go po­co usual en Es­pa­ña: una se­rie de li­bros y sus co­rres­pon­dien­tes au­to­res. Des­de ha­ce unos años, unos cuan­tos tí­tu­los cla­ma­ban y gri­ta­ban so­bre el nue­vo desas­tre que se cier­ne so­bre la geo­gra­fía de las po­bla­cio­nes es­pa­ño­las. No so­lo el ya cé­le­bre li­bro de Ser­gio del Mo­lino, tam­bién otros mu­chos han fi­ja­do su aten­ción so­bre es­te “ma­les­tar de la pa­tria”. Y es­to per­mi­te co­nec­tar la nue­va si­tua­ción reivin­di­ca­ti­va crea­da, con otra que sur­gió, en Es­pa­ña, ha­ce más de un si­glo. En­ton­ces una bue­na tan­da de es­cri­to­res tam­bién en­fo­ca­ron, co­mo prio­ri­ta­rio, el pro­ble­ma in­terno de los cam­pos, tie­rras y ha­bi­tan­tes de una Es­pa­ña que ya em­pe­za­ba a va­ciar­se. Aque­llos li­bros crea­ron una sen­si­bi­li­dad y una con­cien­cia que lue­go se lla­mó Re­ge­ne­ra­cio­nis­mo. ¿Es­te­re­mos re­cu­pe­ran­do aquel mis­mo es­pí­ri­tu crí­ti­co?

Mag­ní­fi­ca lec­ción: la so­cie­dad ci­vil de­be to­mar la ini­cia­ti­va si el es­ta­men­to po­lí­ti­co se re­trae

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.