EL ES­PA­ÑOL ES DE PO­BRES

El Dia de Cordoba - - Opinión -

QUÉ po­co le ha du­ra­do al pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, el im­pul­so trans­for­ma­dor. Muy mal tie­ne que ver la si­tua­ción pa­ra que se ha­ya ren­di­do tan rá­pi­do. Las es­truc­tu­ras in­jus­tas de do­mi­nio que con­cen­tran la ri­que­za en po­cas ma­nos des­de ge­ne­ra­cio­nes no tie­nen na­da que te­mer. Aho­ra es cues­tión de ga­nar la gue­rra de los me­xi­cas o pre­ser­var los de­re­chos de las ga­lli­nas y de las puer­cas, co­mo se­ña­ló una se­na­do­ra de su par­ti­do. “To­das las hem­bras de to­das las es­pe­cies son igua­les a los hu­ma­nos y de­ben ser igua­les a los hu­ma­nos”. Je­su­sa Ro­drí­guez nos da­rá tar­des de glo­ria y re­go­ci­jo. Y es que cuan­do la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad de la fal­sa iz­quier­da pos­mo­der­na re­si­de en lle­nar su agen­da con cual­quier ac­ti­vi­dad que no su­pon­ga el más mí­ni­mo que­bran­to al sta­tu quo, el re­sul­ta­do es la es­té­ril y la lu­cra­ti­va con­flic­ti­vi­dad pre­fa­bri­ca­da por los duo­po­lios te­le­vi­si­vos. Lla­ma tam­bién la aten­ción el pa­té­ti­co se­gui­dis­mo de Ló­pez Obra­dor de sus ve­ci­nos del nor­te. No pa­re­ce ca­sual que jus­to cuan­do la pre­sión con­tra lo his­pano se re­cru­de­ce en EEUU, el go­bierno de Mé­xi­co de­ci­da dar la ra­zón a aque­llos que de­ni­gran la he­ren­cia íbe­ra en be­ne­fi­cio de la an­glo­sa­jo­na. En los úl­ti­mos me­ses, he­mos asis­ti­do a una gue­rra abier­ta con­tra Co­lón y otros co­mo fray Ju­ní­pe­ro Se­rra. Re­cor­dar y va­lo­rar a los ex­plo­ra­do­res es­pa­ño­les es­tá muy mal. Sin em­bar­go, hay que adoc­tri­nar a los pe­que­ños his­pa­nos en la épi­ca del ge­ne­ral Cus­ter o en la sa­gra­da his­to­ria de her­ma­na­mien­to en­tre ex­ter­mi­na­do­res y ex­ter­mi­na­dos del día del pa­vo o ac­ción de gra­cias. La cues­tión es ado­ce­nar a una co­mu­ni­dad en­te­ra. Que se aver­güen­cen de par­te de su he­ren­cia cul­tu­ral, y so­bre to­do de su idio­ma, con el fin de que se asi­mi­len lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble a la cos­mo­vi­sión

blan­ca y pro­tes­tan­te en la que siem­pre pug­na­rán por no ser con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos de se­gun­da. Lla­ma la aten­ción la in­sul­tan­te de­ja­dez de los go­bier­nos es­pa­ño­les. No es que sor­pren­da. Si los na­cio­na­lis­tas de ca­sa les han ga­na­do la par­ti­da en la di­fu­sión in­ter­na­cio­nal del re­la­to, ¿no iba a sa­lir vic­to­rio­so el na­cio­na­lis­mo an­glo? Ha­ce unos días, Bo­rrell dio una lec­ción a iz­quier­da y de­re­cha de có­mo tra­tar al mal pe­rio­dis­mo. Pe­ro aun es una go­ta en el océano de las sub­ven­cio­nes se­pa­ra­tas y de la ne­gli­gen­cia cul­tu­ral his­pá­ni­ca.

Dos gru­pos po­lí­ti­cos se han sig­ni­fi­ca­do en su apo­yo a Obra­dor. El pu­jo­lis­mo vas­co de hoy ha sa­li­do rau­do a dar­le la ra­zón. Al fin y al ca­bo, los vas­cos que fue­ron a Amé­ri­ca eran unos ma­ke­tos. Los otros (efec­ti­va­men­te, su si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual se ase­me­ja, ca­da vez más, a los per­so­na­jes de la pe­lí­cu­la de Ame­ná­bar) se apun­tan a cual­quier co­sa que su­pon­ga tan­to abo­rre­cer a los es­pa­ño­les co­mo los idea­les clá­si­cos y bá­si­cos de la iz­quier­da: la cla­se y la jus­ti­cia so­cial. És­tos ha­ce tiem­po que re­nun­cia­ron a cual­quier cam­bio que no su­pu­sie­ra una mu­dan­za a un ba­rrio me­jor, apo­yar al na­cio­na­lis­mo obli­ga­to­rio o lle­nar su le­ga­ño­so dis­cur­so con cual­quier co­sa que no in­cor­die a sus ami­gos de la pas­ta. Al fin y al ca­bo, su gran con­quis­ta con Sán­chez en el po­der ha si­do lo­grar que se prohí­ba cor­tar la co­la a los pe­rros. Se su­po­nía que que­rían asal­tar los cie­los, pe­ro al fi­nal se han con­for­ma­do con la pe­rre­ra, que es­tá más a mano.

En Es­pa­ña hay di­ne­ro pa­ra te­le­vi­sio­nes, “em­ba­ja­di­tas” o pa­ra en­gor­dar la cuen­ta de re­sul­ta­dos de gran­des em­pre­sas con trans­fe­ren­cias im­pú­di­cas de re­cur­sos pú­bli­cos al sec­tor pri­va­do. Sin em­bar­go, no hay fon­dos pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes que po­drían ser­vir pa­ra re­ver­tir si­tua­cio­nes, co­mo la des­cri­ta en EEUU, pue­dan po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas que for­ta­lez­can nues­tra ac­ción ex­te­rior. Es­pa­ña ne­ce­si­ta ex­pli­car en el mun­do lo que es y ha si­do, y que ese re­la­to sea va­lo­ra­do y trans­mi­ti­do. Es­pa­ña no ha per­di­do la ba­ta­lla del re­la­to ex­te­rior, sim­ple­men­te, por­que nun­ca la ha li­bra­do.

Hay cues­tio­nes que no pre­ci­san de di­ne­ro pa­ra re­sol­ver­se. Ha­ce unos días nos en­te­rá­ba­mos de que los au­to­res ibe­roa­me­ri­ca­nos ha­bían sa­li­do del cu­rrícu­lo de ba­chi­lle­ra­to. La gen­te no lee­rá en los ins­ti­tu­tos Cien años de so­le­dad. Los es­tu­dian­tes es­pa­ño­les tam­po­co tie­nen ac­ce­so a una his­to­ria co­mún cohe­ren­te, que re­fle­je los pro­ce­sos his­tó­ri­cos que nos han con­du­ci­do has­ta nues­tro pre­sen­te, con sus cla­ri­da­des y ti­nie­blas. Sin li­te­ra­tu­ra e his­to­ria, nues­tros es­tu­dian­tes son pre­sa fá­cil de po­lí­ti­cos y me­dios a los que les vie­ne bien una po­bla­ción or­gu­llo­sa­men­te pre­sa de la in­cul­tu­ra o de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Se aver­gon­za­rán de ha­blar “el len­gua­je de las bes­tias sal­va­jes”, co­mo de he­cho ya su­ce­de en par­tes de nues­tra pe­nín­su­la, y pre­fe­ri­rán esa his­to­ria de bue­nos y ma­los que les cuen­tan en la te­le re­gio­nal. Se­rán bue­nos sier­vos, mien­tras la­men­tan el día en que apren­die­ron a ha­blar el idio­ma de los po­bres.

No pa­re­ce ca­sual que jus­to cuan­do la pre­sión con­tra lo his­pano se re­cru­de­ce en EEUU el Go­bierno de Mé­xi­co de­ci­da dar la ra­zón a aque­llos que de­ni­gran la he­ren­cia íbe­ra

ROSELL

RA­FAEL RO­DRÍ­GUEZ PRIE­TO

Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho y Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Pa­blo de Ola­vi­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.