‘NO’ ERA ‘ TAL VEZ’

El Dia de Cordoba - - Opinión -

RE­SUL­TA sig­ni­fi­ca­ti­va la vehe­men­cia con la que Pe­dro Sán­chez he re­cu­pe­ra­do en el co­mien­zo de la cam­pa­ña su le­ma No es no, es­ta vez en re­fe­ren­cia a la po­si­bi­li­dad de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, in­clu­so de la ce­le­bra­ción de un re­fe­rén­dum al res­pec­to, ba­jo un Go­bierno so­cia­lis­ta. El pre­si­den­te pa­re­ce ha­ber en­ten­di­do bien que la so­cie­dad es­pa­ño­la acu­sa un har­taz­go no­ta­ble por la con­ti­nui­dad de un na­cio­na­lis­mo ex­clu­yen­te de­di­ca­do las vein­ti­cua­tro ho­ras del día a de­ni­grar­la y a po­ner en per­ma­nen­te du­da su ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca, lo que ex­pli­ca, se­gu­ra­men­te an­tes que cual­quier otra ra­zón, el

as­cen­so de Vox en las en­cues­tas; y sa­be que, de ca­ra a las elec­cio­nes, no par­te pre­ci­sa­men­te an­te al elec­to­ra­do co­mo el hom­bre de con­fian­za ca­paz de po­ner las co­sas en su si­tio. Si al­gu­na vez pre­ten­dió Sán­chez dar a en­ten­der que acep­tó el apo­yo de los na­cio­na­lis­tas pa­ra ga­nar la mo­ción de cen­su­ra a su pe­sar, lle­gó de­ma­sia­do tar­de. De ahí que su de­ter­mi­na­ción de aho­ra sue­ne, sin re­me­dio, a vo­lun­tad hue­ca, a de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes más bien in­con­sis­ten­te. Tie­ne ra­zón cuan­do de­fien­de la ne­ce­si­dad de dia­lo­gar siem­pre, con to­dos, so­bre to­do con quie­nes ate­so­ran tan im­por­tan­tes ni­ve­les de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad pú­bli­ca. Pe­ro pre­ci­sa­men­te con­vie­ne ser más cla­ros. De acuer­do, no ha­brá in­de­pen­den­cia. Pe­ro en­ton­ces, ¿qué?

Por­que, co­mo re­cor­da­ba re­cien­te­men­te Fer­nan­do Sa­va­ter, el pro­ble­ma no es que ha

ya gen­te que quie­ra la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, mu­cha o po­ca. El pro­ble­ma es en qué me­di­da se va a pe­dir a la so­cie­dad es­pa­ño­la que re­nun­cie a su so­be­ra­nía pa­ra ver si así se arre­gla lo de los na­cio­na­lis­tas. El pro­ble­ma son las con­tra­par­ti­das, y no es un pro­ble­ma nue­vo: des­de la Tran­si­ción se ha ve­ni­do acep­tan­do sin más que de­ter­mi­na­das co­mu­ni­da­des his­tó­ri­cas, co­mo si al­gu­na no lo fue­se, te­nían de­re­cho a cu­pos, cuo­tas, con­cier­tos y de­más des­equi­li­brios fi­nan­cie­ros con tal de que no ar­ma­ran rui­do ni ame­na­za­ran con sa­car a un mi­llón de per­so­nas a la ca­lle, lo mis­mo con el PSOE que con el PP. Ha­ce bien Sán­chez en ce­rrar la puer­ta a la in­de­pen­den­cia, pe­ro de­be­ría ga­ran­ti­zar a la par que nin­gún ca­ta­lán va a ser con­si­de­ra­do ex­tran­je­ro a te­nor de su po­si­ción po­lí­ti­ca o ideo­ló­gi­ca. Por­que es­to, que es el prin­ci­pio esen­cial del to­ta­li­ta­ris­mo, se ha ins­ti­tu­cio­na­li­za­do en Ca­ta­lu­ña sin que el PSOE mue­va un de­do. Ahí es­tán los “es­pa­ño­les na­ci­dos en Ca­ta­lu­ña” pa­ra co­rro­bo­rar­lo.

A es­tas al­tu­ras, las pro­me­sas de ape­go a la Cons­ti­tu­ción no bas­tan pa­ra ha­cer fren­te a quie­nes ame­na­zan con cor­tar por lo sano a uno y otro la­do del desa­tino. Ha­ce fal­ta más po­lí­ti­ca. Aun­que ha­ya que to­mar de­ci­sio­nes.

Co­mo re­cor­da­ba Sa­va­ter, el pro­ble­ma es en qué me­di­da se va a pe­dir a la so­cie­dad que re­nun­cie a su so­be­ra­nía

PA­BLO BU­JA­LAN­CE @pbu­ja­lan­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.