El ham­bre, ¡ah, el ham­bre!

La es­cri­to­ra ame­ri­ca­na Al­ma Kat­su aca­ba de lle­gar a las li­bre­rías es­pa­ño­las con su úl­ti­ma no­ve­la, pu­bli­ca­da en Alian­za, que vie­ne pre­ce­di­da por un im­por­tan­te éxi­to de pú­bli­co y crí­ti­ca

El Dia de Cordoba - - Cultura Y Ocio - Jo­sé Abad

Si el wes­tern es a Es­ta­dos Uni­dos lo que los can­ta­res de ges­ta fue­ron a Eu­ro­pa, el weird wes­tern se­ría una ra­ma tor­ci­da, re­tor­ci­da, del ár­bol cen­te­na­rio de la épi­ca. A al­gún lec­tor qui­zás lo con­si­de­re el vás­ta­go mes­ti­zo de un ayun­ta­mien­to con­tra na­tu­ra, pe­ro es­te ti­po de his­to­ria debió de for­jar­se en pa­ra­le­lo a las gran­des epo­pe­yas, du­ran­te un al­to en la ru­ta ha­cia el Oes­te, al ca­lor de una lum­bre aten­ta, ba­jo el tol­do de una no­che que no se ase­me­ja­ba a nin­gu­na otra del pla­ne­ta.

La in­quie­tud le­gí­ti­ma de aque­llos co­lo­nos que se aven­tu­ra­ban en te­rri­to­rios cua­si inex­plo­ra­dos tu­vo que trans­for­mar­se a me­nu­do en te­rror an­te una reali­dad otra e in­com­pren­si­ble. (El in­som­nio ven­ció al can­san­cio en no po­cas oca­sio­nes). La pro­pa­gan­da des­cri­bía valles de le­che y miel más allá del Mi­si­si­pi; sin em­bar­go, las rue­das de los ca­rro­ma­tos hen­dían tie­rras me­nes­te­ro­sas, ame­na­za­do­ras o abier­ta­men­te hos­ti­les. En el weird wes­tern, la épi­ca se en­su­cia de som­bras y la con­quis­ta del Oes­te de­vie­ne un des­cen­so a los in­fier­nos.

El lec­tor en­con­tra­rá el ras­tro de es­tos re­la­tos obs­cu­ros en cier­tas pá­gi­nas de Am­bro­se Bier­ce y H. P. Lo­ve­craft. Ba­jo su ad­vo­ca­ción, Step­hen King com­pu­so la sa­ga La To­rre Os­cu­ra (19822012) y Al­ma Kat­su, exa­gen­te de la CIA, ha es­cri­to una mag­ní­fi­ca no­ve­la con uno de esos tí­tu­los que lo di­cen to­do: El ham­bre (Alian­za, 2019).

La au­to­ra se ba­sa en unos he­chos bien do­cu­men­ta­dos. En ma­yo de 1846, una ca­ra­va­na de co­lo­nos par­tió de Spring­field con di­rec­ción a Ca­li­for­nia. La ex­pe­di­ción es­ta­ba li­de­ra­da por Geor­ge Don­ner y Ja­mes F. Reed y com­pues­ta de unas no­ven­ta per­so­nas.

Los co­lo­nos eli­gie­ron una ru­ta al­ter­na­ti­va, el ata­jo de Has­tings, a tra­vés de las mon­ta­ñas Wa­satch y el Gran De­sier­to del La­go Sa­la­do, pe­ro no adop­ta­ron las me­di­das opor­tu­nas pa­ra un via­je se­me­jan­te ni ad­mi­nis­tra­ron ade­cua­da­men­te sus re­cur­sos: du­ran­te la pri­me­ra eta­pa del tra­yec­to, la más be­né­vo­la, se sir­vie­ron de los ví­ve­res sin cálcu­lo; ade­más, per­die­ron o ex­tra­via­ron la ma­yor par­te del ga­na­do en el de­sier­to; y cuan­do lle­ga­ron a las es­tri­ba­cio­nes de Sie­rra Ne­va­da acu­mu­la­ban un gra­ve re­tra­so so­bre el tiem­po pre­vis­to y te­nían las pro­vi­sio­nes se­ria­men­te mer­ma­das.

El in­vierno no aten­dió a ra­zo­nes. En no­viem­bre, los co­lo­nos se que­da­ron blo­quea­dos en las in­me­dia­cio­nes del la­go Truc­kee a cau­sa de la nie­ve. La par­ti­da de res­ca­te que dio con ellos en fe­bre­ro de 1847 en­con­tró so­lo cua­ren­ta y ocho per­so­nas re­du­ci­das a un es­ta­do las­ti­mo­so. Peor. Des­cu­brie­ron que ha­bían re­cu­rri­do al ca­ni­ba­lis­mo pa­ra com­ba­tir el ham­bre. El ham­bre, ¡ah, el ham­bre! Lo que es ca­paz de ha­cer el ser hu­mano en su nom­bre.

Al­ma Kat­su con­vier­te es­te episodio, de por sí es­pan­to­so, en una pe­sa­di­lla. La es­cri­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na pren­de fue­go a la le­ña y avi­va fan­ta­sías, fic­cio­nes, qui­me­ras no muy di­fe­ren­tes de las que de­bie­ron ba­rrun­tar aque­llas gen­tes. En la no­ve­la, al­go vo­raz si­gue de cer­ca la ex­pe­di­ción y arras­tra con­si­go a los in­cau­tos que se alejan de los ca­rro­ma­tos.

En un prin­ci­pio creen que se tra­ta de lo­bos, pe­ro los lo­bos no de­vo­ran a sus víc­ti­mas de­jan­do los hue­sos mon­dos y en per­fec­to or­den. Al­gu­nos ha­blan de hom­bres que re­tor­nan a un es­ta­do salvaje a cau­sa del ais­la­mien­to y se ali­men­tan de quie­nes fue­ron sus igua­les; otros men­cio­nan in­dios con la fa­cul­tad de con­ver­tir­se en ani­ma­les. En la ca­ra­va­na, al­gu­nas per­so­nas es­cu­chan, traí­das y lle­va­das por la bri­sa, las vo­ces de los muer­tos; exis­ten le­yen­das so­bre es­pí­ri­tus ma­lig­nos que se vis­ten con la piel y el ros­tro de sus víc­ti­mas, a las que su­plan­tan.

La idea de una en­fer­me­dad, una pes­ti­len­cia, una in­fec­ción, que alien­ta la avi­dez de car­ne hu­ma­na y con­vier­te al hom­bre en lo­bo pa­ra el hom­bre, li­te­ral­men­te, se in­tro­du­ce de ma­ne­ra pau­la­ti­na en nues­tro áni­mo. Kat­su crea una at­mós­fe­ra fe­bril que pro­vo­ca en no­so­tros los mis­mos sín­to­mas de es­tos en­fer­mos. Pa­sa­mos la pá­gi­na im­pe­li­dos por la im­pa­cien­cia. Con ham­bre.

Crea una at­mós­fe­ra fe­bril que pro­vo­ca en el lec­tor los sín­to­mas de es­tos en­fer­mos

Al­ma Kat­su lee un frag­men­to de su no­ve­la ‘El ham­bre’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.