UNA HIS­TO­RIA DE AMOR

El Dia de Cordoba - - Pasarela - SETEFILLA R. MA­DRI­GAL @sr­ta­ma­dri­gal

MÁS de 30 años de en­fer­me­dad son su­fi­cien­tes pa­ra de­ci­dir so­bre tu cuer­po. La in­mo­vi­li­dad, el pa­so de los días y el pe­so de la vi­da son ra­zo­nes con de­ma­sia­do fun­da­men­to co­mo pa­ra de­ci­dir so­bre al­go que es tu­yo des­de que el azar así lo qui­so. Ver có­mo se apa­ga po­co a po­co tu luz y la de los que te acom­pa­ñan en tre­men­da ago­nía, de­be ser una ta­rea frus­tran­te, ago­ta­do­ra y tris­te. Ha­cer­lo sin po­der ha­cer

na­da por evi­tar­lo, aún más. Ade­más de ser al­go que va en con­tra de la li­ber­tad in­di­vi­dual que to­do el mun­do ne­ce­si­ta. Siem­pre he pen­sa­do que qui­tar­se la vi­da no es una de­ci­sión que se to­me a la li­ge­ra. Den­tro de la pro­pia na­tu­ra­le­za de los su­ce­sos, me pa­re­ce la me­nor de las ac­cio­nes in­cons­cien­tes o re­pen­ti­nas que pue­da lle­var a ca­bo el ser hu­mano. Pe­dir­le a al­guien que lo ha­ga por ti, es aún peor. Una ta­rea no vá­li­da pa­ra cual­quie­ra y que re­quie­re del do­ble de co­ra­je. No es fá­cil de­cir­le a al­guien que te quie­re, te res­pe­ta y te apre­cia y, que ha de­di­ca­do tres dé­ca­das de su vi­da a es­tar a tu la­do y cui­dar­te, que tie­ne que se­guir su ca­mino so­lo.

En él, eterno cóm­pli­ce, siem­pre que­da­rá el pe­so de lo in­jus­to, del de­do acu­sa­dor, de la fal­ta de cohe­ren­cia de un pue­blo di­vi­di­do. Tú, por el con­tra­rio, te irás pa­ra po­der ser li­bre, pa­ra dis­fru­tar de al­go que te ha si­do ve­ta­do por el mis­mo azar del que ha­bla­ba al prin­ci­pio. En ti ya no re­pa­ra­rá na­die pa­ra opinar so­bre tu ru­ti­na, que que­da­rá es­cri­ta en un ti­tu­lar que no al­can­za­rá a de­fi­nir bien el ca­mino del cal­va­rio. Los do­lo­res, las no­ches de in­som­nio, las vis­tas des­de una ven­ta­na, las lla­gas... Que­da­rá to­do en ese mis­mo sus­pi­ro en que to­do se de­ci­de.

Por con­tra, al que te ten­dió la mano, le cae­rá de re­pen­te el pe­so del re­cuer­do, la du­da, la cul­pa y el arre­pen­ti­mien­to. Aquel que pu­so tus in­tere­ses por de­lan­te de los su­yos, se­gui­rá pa­ra vi­vir sin tu son­ri­sa ni tus ojos, has­ta que os vol­váis a en­con­trar.

Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co que­ría mo­rir y no po­día ha­cer­lo so­la por ser pre­sa de una en­fer­me­dad, la es­cle­ro­sis. Pa­ra ello, pi­dió ayu­da a su ma­ri­do que le su­mi­nis­tró una do­sis de pen­to­bar­bi­tal só­di­co, con el que se que­dó dor­mi­da. Po­dían ha­ber­lo he­cho clan­des­ti­na­men­te, pe­ro no qui­sie­ron. Ella era se­cre­ta­ria ju­di­cial y sa­bía lo que po­día pa­sar des­pués de lle­var a ca­bo su de­seo

La pri­me­ra no­che sin su es­po­sa la pa­só Án­gel Hernández en un ca­la­bo­zo. En esos mo­men­tos, el ca­so ya ocu­pa­ba las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos y se re­abría el de­ba­te so­bre la eu­ta­na­sia en nues­tro país. “Lo úni­co que que­ría es que no su­frie­ra más”. Aho­ra so­lo nos to­ca es­pe­rar a la des­fa­cha­tez de im­po­ner lí­mi­tes a es­ta tre­men­da mues­tra de amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.