‘PRO­DI­GIOS’, EL GRAN ACIER­TO DE TVE

El Dia de Cordoba - - Televisión - HE­LE­NA ARRIAZA www.lo­ca­por­la­te­le.com

AD­MI­RA­BLE. Así es Pro­di­gios, el ta­lent de mú­si­ca clá­si­ca que se emi­te los sá­ba­dos por la no­che en La 1. Los pro­ta­go­nis­tas son los ni­ños. Son los pe­que­ños de la ca­sa los que se suben al es­ce­na­rio pa­ra de­mos­trar sus do­tes pa­ra los ins­tru­men­tos, el can­to y la dan­za clá­si­ca. Ca­si siem­pre es­toy en con­tra de los con­cur­sos de te­le­vi­sión en los que los par­ti­ci­pan­tes son me­no­res de edad. Pe­ro es­ta vez es di­fe­ren­te, por­que Pro­di­gios de­mues­tra que hay es­pe­ran­za. Es­pe­ran­za en que

hay ni­ños que lle­van la cul­tu­ra por ban­de­ra y que sien­ten pa­sión ha­cia las dis­ci­pli­nas clá­si­cas. Se ve que los par­ti­ci­pan­tes tie­nen muy cla­ro lo que es­tán ha­cien­do en es­te for­ma­to. Quie­ren reivin­di­car su ta­len­to, dis­ci­pli­nas que ape­nas tie­nen ca­bi­da en te­le­vi­sión y dis­fru­tar. En es­te ca­so el pen­sa­mien­to al ver a los ni­ños no se re­du­ce a “qué gra­cio­so”, “qué mono”, o “po­bre­ci­to”. En es­te ca­so el pen­sa­mien­to va más allá. “Me­nu­do ta­len­to”, “qué ma­du­rez”, o “¿có­mo pue­de ha­cer eso con la edad que tie­ne?” son al­gu­nas de las re­fle­xio­nes que se vie­nen a la men­te.

Re­sul­ta ex­qui­si­to ver a ni­ños que to­can el vio­lín con maes­tría, que tie­nen vo­ces que ha­cen llo­rar a la mis­mí­si­ma Ain­hoa Arte­ta o que bai­lan con la de­li­ca­de­za de al­guien ex­pe­ri­men­ta­do. A es­te des­plie­gue de ta­len­to hay que su­mar que Pro­di­gios, sin gran­des pre­ten­sio­nes, es­tá bien he­cho. El Au­di­to­rio Mi­guel De­li­bes de Va­lla­do­lid, don­de se gra­ban las ga­las, es el lu­gar idó­neo. Con­tar con una Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca pa­ra po­ner mú­si­ca al pro­gra­ma es al­go de agra­de­cer te­nien­do en cuen­ta que es­te ti­po de for­ma­cio­nes ape­nas tie­nen ca­bi­da en te­le­vi­sión. El pre­sen­ta­dor, Bo­ris Iza­gui­rre, po­ne una vez más to­do su ca­ri­ño en el pro­yec­to que le han en­co­men­da­do. La co­pre­sen­ta­do­ra, Pau­la Pren­des, da el to­que inocen­te y de com­pli­ci­dad con los pe­que­ños. Y el ju­ra­do no po­día es­tar me­jor ele­gi­do. La so­prano Ain­hoa Arte­ta es la en­car­ga­da de los ni­ños que can­tan, el bai­la­rín y co­reó­gra­fo Nacho Dua­to de los que bai­lan y el di­rec­tor de or­ques­ta An­drés Sa­la­do de los que to­can ins­tru­men­tos. Tres nom­bres de re­le­van­cia que ha­cen ga­la de su hu­mil­dad y mues­tran ad­mi­ra­ción con­ti­nua ha­cia los con­cur­san­tes. Y so­bre to­do de­mues­tran na­tu­ra­li­dad, ne­ce­sa­rio.

Por po­ner una pe­ga, su du­ra­ción. Es­tá bien que el es­pa­cio em­pie­ce a las diez de la no­che y no cer­ca de las on­ce. Pe­ro aun­que re­sul­ta ameno, la ho­ra de fi­na­li­za­ción es tar­día in­clu­so pa­ra un sá­ba­do, por­que no hay que ol­vi­dar que es un for­ma­to fa­mi­liar y que los ni­ños for­man par­te de su au­dien­cia.

A prio­ri pa­re­cía que Pro­di­gios iba a ser un ta­lent más, del mon­tón. Te­nía va­rios fac­to­res en con­tra pa­ra fra­ca­sar, en­tre ellos que se emi­te los sá­ba­dos, una no­che en la que Sá­ba­do De­lu­xe y La Sex­ta No­che es­tán más que afian­za­dos. Tam­bién te­nía la som­bra de los pro­gra­mas que an­te­rior­men­te ha­bían ocu­pa­do es­te día y es­ta ho­ra, pe­ro por fin Jo­sé Luis Mo­reno no co­pa es­ta fran­ja. Pro­di­gios ha lo­gra­do ha­cer­se un hue­co tan­to en nú­me­ro de es­pec­ta­do­res co­mo en los co­men­ta­rios de las re­des so­cia­les, po­si­ti­vos en su in­men­sa ma­yo­ría. Pro­gra­mas así son ne­ce­sa­rios y más en una te­le­vi­sión pú­bli­ca. Ya era ho­ra de dar es­pa­cio a lo clá­si­co en La 1 y no en La 2. Es­ta vez RT­VE, al fin, ha acer­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.