El hé­roe de Ma­na­cor

El Dia de Cordoba - - Opinión -

Rafa Na­dal ja­más se rin­de. Qui­zá si tu­vié­se­mos su es­pí­ri­tu de tra­ba­jo, de es­fuer­zo, de pe­lear has­ta el úl­ti­mo sus­pi­ro, de no dar na­da por per­di­do y de que­rer su­pe­rar­nos, de es­ta ma­ne­ra otro ga­llo nos ha­bría can­ta­do. Na­dal: nun­ca te has apro­ve­cha­do de uno de esos mi­cró­fo­nos que te po­nen y ex­pli­cas que tú te can­sas, que ca­da bo­la te ago­ta, que de­di­cas mu­chas ho­ras a en­tre­nar pa­ra ha­cer de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal tu tra­ba­jo. En ho­nor a tus gran­des lo­gros, y apro­ve­chan­do tu na­cio­na­li­dad, nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos de per­te­ne­cer a es­ta tie­rra y tú nos per­mi­tes el lu­jo de pre­su­mir so­bre có­mo es­tá el de­por­te es­pa­ñol hoy en día. Sin em­bar­go, pro­ba­ble­men­te ca­da uno se­gui­rá en lo su­yo, con sus cos­tum­bres, ya que nos cues­ta to­mar ejem­plo de las per­so­nas no­bles, lea­les, sa­cri­fi­ca­das y cons­tan­tes con su es­fuer­zo de ca­da día. Nos he­mos acos­tum­bra­do a que ya ha­brá al­guien que to­me la de­ci­sión so­bre no­so­tros y que ya ten­dre­mos tiem­po de cum­plir nues­tros sue­ños, y ése es el pri­mer pa­so ha­cia el fra­ca­so. Por ello es en­vi­dia­ble y a la vez ad­mi­ra­ble la ar­ma­du­ra for­ja­da en ace­ro de la que a ba­se de san­gre, su­dor y lá­gri­mas ha lo­gra­do mol­dear nues­tro de­por­tis­ta de eli­te ma­llor­quín, sin du­da el me­jor de la his­to­ria de Es­pa­ña. Ra­fael Carrión (E-mail)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.