EL SOLILOQUIO, MANO DE SAN­TO

El Dia de Cordoba - - Opinión -

SO­LE­MOS idea­li­zar cier­tos epi­so­dios de nues­tra vi­da, y es­con­der ba­jo lla­ve y can­da­do otros en un des­ván de la me­mo­ria. Pue­de que, por lo pri­me­ro, us­ted ne­ga­rá –le atri­bu­yo una ge­ne­ra­ción arri­ba o aba­jo de la mía– que hu­bo un mo­men­to en que en su ca­sa, co­mo en to­das, se pros­cri­bió el acei­te de oli­va pa­ra co­ro­nar al gi­ra­sol, que de pron­to re­sul­ta­ba ser mu­cho más sano que el zu­mo de acei­tu­na de siem­pre. Di­cen que aque­llo fue co­sa del lobby yan­qui de la se­mi­lla, pe­ro sin du­da te­nía mu­cho de mo­da, en es­te ca­so mo­da ye­yé, de Seí

ta, Ves­pa y Du­ra­lex. Tam­bién en­tró en la lis­ta ne­gra la sar­di­na, cuan­do to­da­vía el Ome­ga-3 que re­bo­sa por las aga­llas del pes­ca­do azul no era glo­ria pa­ra las co­ro­na­rias, y qui­zá el tér­mino no exis­tie­ra si­quie­ra. El otro­ra ja­món se­rrano sin más, hoy ibé­ri­co, tam­bién ha sal­ta­do de la lis­ta del mal a la del bien, co­mo el mo­des­to hue­vo, in­jus­ta­men­te li­mi­ta­do en el al­muer­zo du­ran­te dé­ca­das.

Lue­go lle­ga­ron glo­rias del más allá, o sea, de un re­cón­di­to y muy an­ti­can­ce­rí­geno Ama­zo­nas, Al­ti­plano o is­la del Mar del Sur: se­mi­llas, ce­rea­les y fru­tos exó­ti­cos –es­to es: le­ja­nos y dis­tin­tos, que ahí es­tá el an­zue­lo de la su­ges­tión– que lle­na­ron no po­cas ala­ce­nas de di­ver­si­dad gas­tro­nó­mi­ca con po­de­res de po­ción má­gi­ca, aun­que el ta­rro de sa­lu­des im­por­ta­das so­lía que­dar­se me­dio lleno, ol­vi­da­do co­mo bue­na mo­da. Du­ran­te un tiem­po crié unos grem­lins con to­da la pin­ta de yo­gur pe­ro mu­cho más desabo­ri­do: ha­bía que po­ner­le fe al ké­fir, que así se lla­ma­ba. El in­quie­tan­te cul­ti­vo era un cóc­tel de le­va­du­ra, ca­seí­na y bac­te­rias. Vol­ví a glu­ta­ma­to y al po­ten­cia­dor de sa­bor del pack de seis.

Una de esas ba­ta­llas ca­si re­li­gio­sas en las re­des so­cia­les se li­bra aho­ra en­tre dos lí­neas de no­ti­cias, que bien pue­den ser bu­los, fa­kes que pes­can da­tos de in­cau­tos con quién sa­be qué pro­pó­si­tos. El de­ba­te es en­tre quie­nes de­fien­den a la cer­ve­za y al tin­to con­su­mi­do con mo­de­ra­ción y quie­nes no les atri­bu­yen sino per­jui­cios. Ra­ra es la se­ma­na en que no te lle­ga un es­tu­dio de Nort­hern Gro­me­nauer –un po­ner– so­bre lo be­né­fi­co que es un rio­ja en la ce­na, y lue­go otro que te di­ce que ca­da bi­rra te qui­ta unos po­cos de mi­nu­tos de vi­da. Sin em­bar­go, lo más es­ti­mu­lan­te –por ba­ra­to– ha si­do lo del psi­quia­tra se­vi­llano afin­ca­do en Nue­va York Luis Ro­jas-Mar­cos: “Há­bla­te mu­cho y con ca­ri­ño, vi­vi­rás más”. Quie­nes no só­lo ha­bla­mos a so­las, sino que nos acom­pa­ña­mos de ges­tos, es­ta­mos de en­ho­ra­bue­na. He­mos pa­sa­do de sos­pe­cho­sos de ma­ja­ro­nes a per­so­nas de há­bi­tos sa­lu­da­bles. Es­to no se lo es­pe­ra­ba uno. Dis­fru­te­mos de es­ta mo­da mien­tras du­re.

El psi­quia­tra Ro­jas-Mar­cos nos re­di­me de es­tar ma­ja­ras: ha­blar so­lo y su­su­rrar­te te ha­ce lon­ge­vo, ase­gu­ra

TACHO RUFINO

@Ta­choRu­fino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.