NO ES NO (Y TO­DO LO CON­TRA­RIO)

El Dia de Cordoba - - Opinión - MAG­DA­LE­NA TRI­LLO

LO im­por­tan­te no es lo que se pro­me­te sino el re­la­to que se cons­tru­ye pa­ra jus­ti­fi­car que se in­cum­ple. Por un “bien su­pe­rior”; pa­ra evi­tar un “mal ma­yor”. Lo vi­vi­mos en las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les –en la ver­sión del 15 y en la del 16– y, a só­lo unos días del arran­que ofi­cial de la cam­pa­ña del 28 de abril, la ca­rre­ra de los can­di­da­tos co­mien­za con un cur­so ace­le­ra­do de ven­da­je. Por­que las he­ri­das lle­ga­rán. Pe­dro Sán­chez no irá a re­zar­le a la Vir­gen del Ro­cío co­mo hi­zo Su­sa­na Díaz ha­ce cua­tro años con mu­cha me­jor for­tu­na que

el 2 de di­ciem­bre, pe­ro sí irá a Dos Her­ma­nas, el feu­do mi­la­gro­so de los so­cia­lis­tas, pa­ra po­ner a prue­ba las en­cues­tas que se­ma­na tras se­ma­na si­túan al PSOE co­mo fuer­za más vo­ta­da y con op­cio­nes ex­plo­ra­bles pa­ra go­ber­nar a dies­tra y si­nies­tra.

Si vo­ta­mos co­mo di­cen los gu­rús que lo ha­re­mos, Pe­dro Sán­chez po­dría for­mar go­bierno con la iz­quier­da de Pa­blo Igle­sias y con los na­cio­na­lis­tas. Es­ta­ría­mos an­te el Go­bierno Fran­kens­tein del que aler­ta la de­re­cha –es el leit mo­tiv de Ja­vier Ma­ro­to por el PP y Al­bert Ri­ve­ra por Cs en es­tos pri­me­ros com­pa­ses elec­to­ra­les– y só­lo se­ría fac­ti­ble si el ac­tual pre­si­den­te ha­ce una en­mien­da a la to­ta­li­dad so­bre el “no es no” con que es­te fin de se­ma­na ha ga­ran­ti­za­do que no ha­brá re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña, ni con­ce­sio­nes a los gol­pis­tas ni re­co­rri­do al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción.

Si mi­ra a Ciu­da­da­nos, a la op­ción de pac­tos que se es­tá con­so­li­dan­do co­mo la pre­fe­ri­da por los vo­tan­tes, ten­drá que ser al lí­der na­ran­ja a quien le to­que di­ge­rir el sa­po de la rec­ti­fi­ca­ción. Des­pués de asu­mir el cos­te de la fo­to en Co­lón con PP y Vox, Ri­ve­ra se ha em­pe­ña­do en vi­rar a la de­re­cha pa­ra si­tuar su prin­ci­pal lí­nea roja so­bre la su­per­vi­ven­cia del ave fé­nix del PSOE. ¡Jus­to cuan­do el san­chis­mo ha de­mos­tra­do su re­sis­ten­cia dar­wi­nia­na en el te­rri­to­rio co­man­che an­da­luz!

Y to­do ello cuan­do un exul­tan­te Or­te­ga Smith ase­gu­ra en Gra­na­da que tie­nen en­cues­tas in­ter­nas que si­túan a Vox por de­lan­te de Cs y, en al­gu­nas pro­vin­cias, “has­ta por de­lan­te del PP”. To­do ello cuan­do los ya ru­ti­na­rios son­deos pe­rio­dís­ti­cos de los lu­nes ra­dio­gra­fían la vo­lá­til si­tua­ción de Ma­drid con la fo­to más te­mi­da –y más bus­ca­da– del ta­ble­ro de pac­tos: la re­edi­ción del tri­par­ti­to del 2-D con que el PP des­alo­jó al PSOE de San Te­mo y Pa­blo Ca­sa­do sue­ña pa­ra re­con­quis­tar Mon­cloa. Ad­mi­tá­mos­lo: na­da va­le la pa­la­bra da­da; ni la mal­di­ta he­me­ro­te­ca; ni el pro­gra­ma. Son nú­me­ros y arit­mé­ti­ca: go­ber­na­rá quien pue­da. Vo­to útil y vo­to del mie­do. To­dos ape­lan a lo mis­mo y to­dos se va­cu­nan con­tra lo mis­mo.

Na­da va­le la pa­la­bra da­da, ni la mal­di­ta he­me­ro­te­ca ni el pro­gra­ma. Son nú­me­ros: go­ber­na­rá quien pue­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.